LOS MENSAJEROS DE LA BESTIA.

  Esta semana, me enteré de dos acontecimientos que pueden cambiar la historia política del país; lo anticipé en un artículo anterior denominado “DECISIÓN TOMADA. ¡INHABILITACIÓN PARA NAYIB BUKELE! El cómo, por qué y cuándo de esta acción antidemocrática”. Este artículo puede ser consultado en mi blog derechanueva.com; allí denunciamos una serie de acciones que se irían tomando para impedir la candidatura de Bukele a la Alcaldía de San Salvador. Las acciones en curso involucran a tres instituciones del estado: en primer orden, a la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia; luego, a la Fiscalía General de la República; y para finalizar la lista, a un Tribunal de Justicia de El Salvador.

  Los mensajeros de la bestia fueron despachados con recientes notificaciones que contienen “nuevos hallazgos” en la declaración de probidad de Bukele. Después de meses de ir y venir con explicaciones sobre cosas en extremo ridículas, creyendo que todo estaba aclarado, en esta última semana, la Sección de Probidad arremete con nuevas notificaciones en un claro y evidente espíritu de “no importa si no hay nada, pero algo hay que inventarle”. Puedo afirmar lo anterior, porque una fuente oficial, me ha permitido enterarme y conocer todos los detalles de los ridículos señalamientos. Coincide lo que mis ojos han podido constatar, con lo expresado por una fuente de Arena del más alto nivel, quién me expresó que la orden estaba ya girada para iniciar la inhabilitación a través de un juicio “express” por enriquecimiento ilícito, manifestándome, también, que no importaba si lo absolvían, – “porque no son metros, sino kilómetros de páginas que están listas para acabarse a Nayib; y no minutos, sino horas de cobertura televisiva, para terminar de rematarlo políticamente”.

  Los mensajeros de la bestia no solo están actuando en probidad, también alistan acciones en la Fiscalía General de la República, me dice la fuente antes mencionada, expresándome lo siguiente: – “Por órdenes de arriba, en el juicio que se realizará entre el 10 y 14 de Julio, le darán el jaque mate a Nayib Bukele. Ya los fiscales tienen preparada, en el juicio del caso “troll center”, la presentación de la configuración delictiva que vincula a Nayib Bukele; exista o no exista penalmente el delito. Ya es seguro que dos de los tres juzgadores, harán lo que tengan que hacer para que Bukele no salga de ésta”.  Me pregunté cuáles fueron las intenciones de este señor al decirme de antemano una confidencia de tal magnitud. ¿Será el tratar de infundir miedo y atacar psicológicamente a Nayib? ¿Tan grande es la arrogancia y el poder de manipulación sobre las instituciones, que no solamente lo harán, sino que quieren que sepa que ellos lo ordenaron? ¿Será un acto de conciencia y decencia personal de este amigo, por no estar de acuerdo con esta canallada? Créanme que dudé mucho en trasladárselo a todos ustedes. Tomé la decisión de creer, confiando en que la última de las interrogantes era la razón de quien me lo contó. Publiqué primero el artículo mencionado al inicio de este escrito, como advertencia, para medir las reacciones de los actores de la vieja derecha y de las instituciones involucradas; una vez recabé información posterior sobre éstas, no me quedó más remedio que comentarles, públicamente, lo que minuciosamente he ido enumerando, a través de información oficial y relatos confidenciales de fuentes calificadas.

  Es así como fui comprobando, paso a paso, lo que se está constituyendo en una de las más grandes conspiraciones, y la más importante violación de derechos humanos y políticos, en contra de la persona que el país ha escogido como el favorito en sus preferencias electorales. Porque lo que le están montando a Nayib Bukele, es antidemocrático, es vil y perverso; es el accionar de una bestia que está utilizando todos sus tentáculos, es la bestia de la vieja derecha en total y absoluto control de la manipulación institucional. Por esa razón, es que me veo moralmente obligado a hacer pública esta información; porque si nuestra democracia se construye sobre los cadáveres políticos de gente buena, decente y capaz, no tendremos un país, sino que viviremos en un cementerio de injusticias e ignominias.

  Ante el negro y tenebroso escenario de la conspiración que se avecina, considero sumamente importante y necesario, hablarle al país con plena claridad y transparencia. He decidido compartir con ustedes, los salvadoreños, las razones por las que he decidido apoyar políticamente a Nayib Bukele. Aclarando, de antemano, que no deseo ni pretendo puesto político alguno; que no soy su empleado, ni asesor, ni nada que me vincule contractualmente a él. Soy, simplemente, un amigo que cree que Nayib es la persona indicada, en este momento preciso, para El Salvador y para su pueblo. Soy un salvadoreño más, que opino con el peso que me da la experiencia de más de treinta años de transitar por altas responsabilidades públicas. Ya aclarado el punto, les presentaré mis argumentos para sustentar esta tesis política; la que he sometido a un riguroso análisis y estudio, no solo de encuestas, sino de una multiplicidad de factores de la realidad nacional.

  Nayib Bukele representa, por su edad y vivencia, una nueva generación de salvadoreños formada intelectualmente bajo el silencio de los fusiles; vivió la guerra hasta los nueve años, cuando se enteró que logramos la paz. Por esa corta vivencia de la guerra, es una persona que vive su adolescencia en un clima alejado del conflicto armado; por lo que él no está atado a ese pasado ideologizado que, sin darnos cuenta, muchas veces carcome nuestras acciones, impidiendo que superemos las heridas que ese trance nos dejó marcadas. Naturalmente, se puede expresar y afirmar que Nayib Bukele representa un verdadero relevo generacional.

  Fue formado y educado por un brillante y capacitado científico e intelectual del país; por su padre, Armando Bukele, hombre noble y culto, inteligente y humano. Las virtudes de su padre me fueron descritas, en una oportunidad, por alguien a quien le guardo un gran cariño y respeto, Don Boris Eserski, en un almuerzo que sostuvimos hace ya unos años. Don Boris lo describió con las siguientes palabras: – “Armando Bukele es uno de los pocos hombres que, con total certeza, está capacitado para ser un buen presidente del país, quién además de inteligente, intelectual y preparado, es un hombre sabio”. Si alguien duda que lo relatado sea cierto, puede consultárselo a Don Boris.  He tenido la oportunidad de confirmar y de poner a prueba la formación que obtuvo de su padre y la capacidad de Nayib; a través de meses de compartir pensamientos políticos, ideas y análisis en largas jornadas de reflexión sobre la realidad nacional, las que fueron posibles cuando Nayib buscó mi consejo o compartir alguna inquietud sobre el futuro del país. También he podido, al igual que todos los salvadoreños, escuchar su planteamiento público de los problemas nacionales, y he visto sus acciones cristalizadas en obras concretas para la capital. Nayib Bukele es analítico, culto en un nivel altísimo, inteligente y un asiduo lector e investigador de la historia, de la actualidad, y de las perspectivas del futuro. Sumado a una ventaja de la juventud actual: entiende, comprende y usa las nuevas tecnologías.

  Es el único personaje político con el peso suficiente para acelerar la modernización y democratización de la izquierda salvadoreña. La dirigencia del FMLN es una cosa, la militancia es otra; puedo, con certeza estadística, afirmar que más del 95% de la base izquierdista en el país apoyan a Nayib Bukele, por lo que se convierte en el personaje único con capacidad de generar e impulsar ese cambio. El Salvador necesita de una izquierda democrática, moderna, inclusiva y fuerte; porque solo así, los cambios democráticos se pueden concretizar y profundizar. Nayib entiende la premisa fundamental de ese cambio en la izquierda salvadoreña, premisa que da una ventaja de los ciudadanos por sobre los aparatos partidarios y piensa que los partidos no pueden dictar los destinos de la ciudadanía.

  El compromiso social lo acompaña permanentemente, pero a diferencia de otros liderazgos de la izquierda, Nayib Bukele viene de una familia de empresarios; sabe cómo funciona una economía social de mercado libre, porque no solo la ha estudiado, sino porque ha crecido actuando e interactuando en ella. Él cree en la libertad empresarial porque ha sido empresario, porque entiende, y así me lo ha expresado, que lo primero que hay que reconstruir es el marco de entendimiento y respeto mutuo con la empresa privada y con la oposición política. Entiende y cree plenamente, según mi sentir, en el funcionamiento del Estado, el compromiso con la libertad y el resguardo de la propiedad privada; cree en una auténtica economía social de mercado.

  Nayib Bukele tiene la mejor de las virtudes en esta vida política actual: es capaz de entender al ciudadano, al pueblo; la gente, al sentirse comprendida, rápidamente conecta con él. Nayib, hasta ahora, es el único liderazgo político real en el país; las encuestas lo demuestran numéricamente. No es un liderato en papel, ni mucho menos mesiánico, como algunos torpes lo describen; es un liderazgo construido con esfuerzo y tenacidad, en construcción permanente. El liderazgo de Nayib trata de cambiar las cosas de fondo; no es como los liderazgos falsos que pretende inventar Arena, los que solo buscan arreglar la fachada del edificio que se cae en pedazos, pero que en el fondo no quieren cambiar nada.

  El último argumento que ahora les daré, ya que tengo muchos más para reforzar mi tesis, es la de la voluntad popular como herramienta de la reconciliación y unificación nacional. El 70% de la población ve favorablemente a Nayib Bukele como el conductor del país; y si las matemáticas no me engañan, es más fácil buscar la unificación de visiones si uno parte de contar con un 70%, para luego trabajar en la construcción de los fines nacionales incorporando al otro 30% que puede tener sus dudas. Todas las encuestas respaldan estos números, considerando siempre un margen de error lógico muestral. El respeto a la voluntad popular es fundamental para una democracia sana.

  Hago un llamado directo a los Magistrados de la Corte suprema de Justicia, al Fiscal General de la República, a los miembros de la Sección de Probidad, y a los tres jueces que ventilarán el caso “troll center”: Nuestro país, ese que les ha permitido ser a ustedes funcionarios del Estado de El Salvador, ese mismo país que ha depositado en sus manos parte de su institucionalidad democrática, ese mismo país y su gente, es el que ahora les exige respetar la democracia, la voluntad popular y los derechos humanos y políticos de una persona como Nayib Bukele. No se dejen amedrentar ni manipular por la bestia de la vieja derecha, compórtense como salvadoreños de bien, porque los estamos observando. Este pueblo quiere saber si son funcionarios correctos, demócratas y rectos, o si evidentemente serán… los mensajeros de la bestia, sus serviles y lacayos.

Publicado en Política | Deja un comentario

DECISIÓN TOMADA. ¡INHABILITACIÓN PARA NAYIB BUKELE! El cómo, por qué y cuándo de esta acción antidemocrática.

  He sido informado que la vieja derecha salvadoreña acordó, en días pasados, activar el plan que ha venido preparando durante meses; que tiene como objetivo eliminar del mapa electoral, a su último gran obstáculo para retomar la conducción del Órgano Ejecutivo. Este artículo, expondrá todas las acciones que ejecutará la vetusta oligarquía criolla para impedir que Nayib Bukele se convierta en candidato a la Presidencia de la República. Pedimos al lector una mente abierta al análisis y a la comprensión de esta denuncia; para lograr de una u otra forma, tratar de incidir en decisiones inciertas e ilegítimas, las que se nos pretende imponer antidemocráticamente.

  Muchos nos preguntamos: ¿Por qué Arena decidió permitirle a Ernesto Muyshondt correr como candidato a la Alcaldía capitalina, en un aparente suicidio político de este individuo? Decimos suicidio porque, a pesar de que todas las encuestas de opinión pública de los últimos dos años favorecen ampliamente al actual alcalde, Muyshondt decide competir. En adición a esta duda lógica, podemos confirmar nuestra interrogante a través de la última encuesta publicada el pasado 22 de mayo, donde el departamento de investigación LPGDatos, del periódico La Prensa Gráfica, le preguntó a los ciudadanos en cuanto a la conveniencia de que siga gobernando el mismo alcalde o que llegue otro a la alcaldía de San Salvador en el 2018.  La ciudadanía respondió: en un 63% que siga Nayib Bukele, contra un 29.2% de que llegase otro, y tan solo un 7.8% manifestó no saber o no respondió. Si llevamos los datos al 100%, los resultados arrojan que un 68% están a favor de la reelección de Nayib, contra un 32% que preferiría un cambio de alcalde. De nuevo surge la interrogante: ¿Está ciego Muyshondt o a qué está jugando?

  Para que el lector haga una comparación y comprenda que es lo que estamos tratando de establecer, se deben de tomar en cuenta los resultados electorales de elecciones pasadas de San Salvador. Norman Quijano venció a Violeta Menjívar en el año 2009 con un 49.83%, contra un 46.50% de Violeta, y un 1.49% de Celina Monterrosa de la Coalición FDR-PDC. En el 2012, otra vez Norman Quijano, con un 63.40%, derrotó a Jorge Shafick Handal, quien solo obtuvo un 32.94% de los votos; Silvia Aguilar de Gana, un 1.63%; Andrés Espinoza, un 0.79%; y Marvin Prado, del PDC, un 0.69%. Lo que significa que, si Nayib Bukele logra convertir ese 68% de los que quieren que se reelija, según la encuesta de LPGDatos, en intención de voto, indicaría que estamos ante un escenario que dejaría una victoria de proporciones históricas en San Salvador para el actual alcalde; lo que predice a la vez, que la tendencia del 32% para toda la oposición, llevaría a Ernesto Muyshondt a la peor derrota de Arena en los últimos 20 años. Cabe preguntarnos: ¿Cuál es la estrategia de Arena al querer presentar al político peor evaluado en las mismas encuestas de La Prensa Gráfica? La última encuesta en la que Muyshondt fue evaluado, obtuvo un saldo negativo de -17.2 en imagen (LPGDatos Dic 3,16).

  Para reafirmar lo anterior, tomaremos datos más específicos para las proyecciones electorales. La encuesta de LPGDatos presenta en la actualidad un 54% de intención de voto para Nayib Bukele; que, llevada al 100%, representa un 60.37% del voto efectivo, con la salvedad de que la pregunta que hace LPGDatos es: ¿Sobre cuál partido o bandera votaría para la Alcaldía? Hacemos esta acotación porque muchas otras encuestas han demostrado que, cuando se asocia la pregunta a la preferencia sobre el nombre o figura de Nayib Bukele, la cifra aumenta significativamente para el alcalde. En resumidas cuentas: la posibilidad de alcanzar una victoria histórica para Bukele aparece con una claridad meridiana, tangible, y alcanzable. ¿Qué información maneja Ernesto Muyshondt, que le hace tomar una decisión, que con total certeza, si el proceso es democrático y Nayib compite, le hará perder el fuero que lo protege por haberse reunido con delincuentes?

  Otro evento de gran importancia, que sucedió recientemente en las filas areneras, llama profundamente nuestra atención. ¿Cómo Ana Vilma de Escobar, la diputada que obtuvo el segundo lugar en cantidad de marcas sobre su rostro a nivel nacional; que, con 119,450 marcas, solo fue superada por Norman Quijano, quien llegó a esa elección del 2015 con una exposición altísima por la última campaña presidencial del 2014, toma la decisión de no reelegirse en el próximo período como diputada?  Son del dominio público las altas aspiraciones políticas que siempre ha tenido Ana Vilma, quien ya compitió una vez por la candidatura presidencial de Arena. Hay que tomar en cuenta que, tal y como se van desarrollando las cosas en Arena, ya sea Carly Calleja o Javier Simán, uno de ellos será el próximo candidato de ese partido a la presidencia; por lo que es sumamente importante balancear la fórmula con una mujer; así como aportar la experiencia en la administración pública, para complementar a Calleja en esa falencia. Como se va decantando el proceso de decisión en las huestes areneras, lo más probable es que él sea designado como candidato presidencial para el 2019. ¿Será que Ana Vilma busca esa posibilidad?

  Existe una hipótesis que me es imposible dejar de mencionar: se especula que Ana Vilma renunció a su reelección, no por la excusa que expresó al país, de creer en una renovación en Arena;  ésta renuncia es producto de un futuro “destape”, que a través de fuentes que merecen toda nuestra credibilidad, han expresado que pronto aparecerán los recibos de las “bonificaciones especiales” que  mensualmente recibía Ana Vilma por un monto que asciende a los $25,000 USD; pero que además, su esposo recibía, supuestamente, una cantidad de $10,000 al mes; lo que habría, en teoría, hecho llegar a través de ese mecanismo, la cantidad de $2,100,000 USD  al matrimonio Escobar. Lo anterior, en el período comprendido del 1 de junio del 2004 al 31 de mayo del 2009, en los 5 años que duró su cargo de vice presidenta. A lo expuesto, habría que agregarle los viáticos y gastos de representación de los 81 viajes que realizó Ana Vilma, así como el salario que cobró como Vice Presidenta.

  Si lo anterior fuese totalmente erróneo o falso, si Ana Vilma no renuncia para evitar daños colaterales a Arena, o busca suavizar el escándalo al tratar de estar menos expuesta que con una candidatura a diputada; si nos atenemos a lo expresado por “La Pica” ante la pregunta de Narciso Castillo, el pasado 22 de mayo en el programa Debate con Nacho, quien le cuestionó – ¿Usted recibió sobresueldo? A lo que ella, literalmente, contestó: “Nacho NO, no he recibido.” Si tomamos lo dicho por Ana Vilma como cierto, tal situación nos permitiría plantear una nueva pregunta: ¿Qué información maneja “La Pica” para tomar la decisión de no reelegirse, y a la vez anunciar en un video que está lista, y estará presente para cualquier otra misión que su partido o el país le requiera?

  Con la certeza de la información que manejo, me permito afirmar al lector que las preguntas formuladas en este artículo, sí tienen respuestas. De fuentes de primer nivel en Arena, nos han asegurado que a Ernesto Muyshondt le han garantizado que la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia mandará a un juzgado una demanda por enriquecimiento ilícito contra Nayib Bukele por una cantidad considerable; en la cual cuestionarán los gastos de vida del alcalde cuando fungía como tal, en Nuevo Cuscatlán y en San Salvador, pese a que él nunca ha cobrado un centavo del Estado por ser funcionario público. Con eso, pese a que Bukele, con total seguridad comprobará lo falso de esa demanda, la vieja derecha cree que le pegó el primer hachazo a su candidatura. Con una predicción anunciada, no dudo que la Fiscalía llevará los requerimientos a fueguito lento, para que el proceso dure la cantidad de tiempo necesario, para que los medios sumisos a la oligarquía ancestral hagan su feria de agosto. Ya veremos a La Prensa Gráfica y a El Diario de Hoy tratando de arrebatarse el palo para golpear esa piñata.

  Según nos han informado, su estrategia continuará utilizando a la Fiscalía General de la República. A Muyshondt se lo han expresado, y así lo anda pregonando en altas voces. Una persona, a quien él se lo dijo directamente, me trasladó que: “toparán a Nayib Bukele, ya sea por el caso Troll Center, por el contrato de las luminarias de San Salvador, o por las licitaciones que la empresa de su familia ganó con instituciones del Estado antes de ser alcalde; y que si eso no funciona, hasta con el contrato del Mercado Cuscatlán, lo van a chingar”. Apunto las palabras que Ernesto Muyshondt expresó, personal y literalmente, a nuestra fuente. En adición a lo anterior, Muyshondt le expresó que – “aún si Bukele llega a ser candidato y no lo meten preso, llegaría totalmente debilitado a la contienda”.

  Pero si todo lo antepuesto falla, y Nayib Bukele logra ganar la Alcaldía de San Salvador; si el FMLN, como muchos lo piensan, es capaz de comprender e interiorizar que él es la única opción para impedir que Arena retome la presidencia de la República, allí intervendrá la honorable Sala de lo Constitucional; dictará una sentencia de inconstitucionalidad, la cual dará el tiro de gracia a la candidatura de Nayib Bukele a la presidencia. Lo único que no han logrado precisarnos las fuentes areneras, es el momento en el cual la Sala emitirá la posible sentencia; porque para ello deben de tomar una serie de acciones previas.

  Lo harán de la siguiente manera: los sicarios políticos, contratados por la vieja derecha, promoverán, a través de un sacador, tipo “Danilo Vega”, una demanda de inconstitucionalidad; solicitarán que se declare inconstitucional que un funcionario, que hubiese sido electo para un cargo de elección popular, pueda inscribirse como candidato a otro cargo distinto para el que fue electo, obligando al funcionario a cumplir el mandato total para el que fue elegido. Todo con la idea de que no exista un “traslape” de tiempos entre un período y otro en el ejercicio de los cargos. Toda la argucia en el sentido de una falsa protección de los derechos del elector; inhabilitando así a una persona, a la posibilidad de renunciar o pedir permiso a su cargo mientras pretenda buscar ser electo en otro.

  Dicho en otras palabras: Nayib Bukele no podría optar a la Presidencia de la República en el 2019, sino hasta que concluya su período en el 2021. Aquí es donde tiene explicación la no reelección de Ana Vilma de Escobar; porque ella ha sido informada que esa sentencia viene. Si ella es reelecta como diputada, no podría tampoco ser candidata a vice presidenta o presidenta de la República. Ve mi querido lector, como las cosas se van aclarando como por arte de magia. Por un lado, Muyshondt quiere derrotar a Bukele metiéndolo preso, o destruyendo su imagen y credibilidad con un ataque constante; moviendo y manipulando algunas instituciones del Estado, las cuales entiende Muyshondt, son propensas a ser usadas en función de los intereses de Arena. Mientras que, por el otro lateral, los “jamelgos” de la vieja derecha se frotan las manos al saber, a ciencia cierta, que la sentencia de La Sala de lo Constitucional INHABILITARÁ a Nayib definitivamente, con lo que podrán “competir sin competencia real”.

  Las preguntas que debemos hacernos los salvadoreños justos, defensores de nuestra historia y realidad, son las siguientes: ¿Es este juego perverso, nuestra vivencia democrática? ¿Permitirá la sociedad salvadoreña la manipulación de las instituciones y del proceso electoral? ¿Traerá estabilidad política y social una victoria alcanzada a través de una victoria antidemocrática de la vieja derecha salvadoreña? ¿Por qué Norman Quijano siendo alcalde, pudo ser candidato a presidente de la República y al salir derrotado electoralmente, pudo regresar a concluir su período como alcalde? ¿Por qué unos si pueden atenerse al texto de la Constitución de la República y la legislación electoral, mientras a otros se le cambian esas mismas reglas? ¿De qué sirvió toda la sangre derramada en el conflicto armado? ¿En dónde quedó el espíritu de los acuerdos de Paz que rezaba y dictaba la vivencia y oportunidad para todos, en una plena incorporación a la vida política e institucional del país? ¿Vamos a tener país y democracia, INHABILITANDO con triquiñuelas legales los derechos políticos de los ciudadanos? ¿Tenemos o no tenemos una verdadera democracia? Y una última pregunta: ¿Vamos a permitir que esto suceda y nos quedaremos como simples espectadores?

  La destitución “temporal” del Magistrado Ulises Rivas, del Tribunal Supremo Electoral (TSE), no será tan temporal; nos manifiestan que, con seguridad, será definitiva. Nos contaron que no fue un acto aislado, que lo hicieron para garantizar que la última estocada de la Sala a la candidatura de Bukele, se cumpla. Tras la finalización del período de cuatro de los cinco Magistrados de La Sala de lo Constitucional, en Julio del 2018, solo el TSE podría impedir que Nayib Bukele se inscriba. ¿Tendrá que ver la separación del Magistrado y el ingreso de la Magistrada, “autodefinida” de derecha, con todo esto?

  Estos Magistrados salientes del Órgano Judicial, cambiaron la correlación equilibrada que, desde los Acuerdos de Paz, había logrado mantener el TSE. Jamás, la izquierda ni la derecha, habían logrado reunir 4 de los 5 votos de su integración para tomar decisiones en una misma dirección por conveniencia ideológica; siempre hubo la obligación legal de que, necesariamente, para las decisiones trascendentales y vitales, las que por ley exigen de 4 votos, fuesen adoptadas por consensos amplios; estabilidad democrática que desaparecieron con la destitución del Magistrado Rivas. Se puede intuir que esto no es por casualidad, sino que también fue parte de una milimétrica, planificada, y perversa conspiración.

  La Sentencia contra el “transfuguismo”, la que vistieron con apariencia de buen derecho, no fue sino otro eslabón más en la cadena de actos que han venido siendo ejecutados. La vieja derecha ha comprendido, lo que para algunos expertos en política creen que el FMLN no ha logrado comprender, que la figura de Nayib Bukele es imprescindible si quieren derrotar a Arena. La fuente nos reveló que la vieja derecha indicó y ordenó castigar el transfuguismo; porque si el FMLN decidía no llevar a Nayib Bukele como candidato a alcalde, o éste decidía no correr por el FMLN, había que impedir que pudiese saltar a cualquier otra candidatura distinta a la del partido oficialista, que Nayib no pudiese optar a otro partido o a una coalición electoral sin el FMLN. La Sentencia del transfuguismo fue para eso, para atar a Nayib Bukele por cualquier medio al partido de izquierda; todo porque la vieja derecha le tiene pánico y temor, porque consideran que es el único que los puede vencer y había que amarrarlo a los errores del partido en el gobierno; no querían perder la línea de acción de su matriz de tildarlo de comunista. Ven como ahora, mis queridos lectores, toda la gran conspiración va tomando vida y veracidad.

  La salida de Ana Vilma de Escobar no tiene otro sentido que el de proteger sus propios intereses. La candidatura de Ernesto Muyshondt se da porque está seguro que “inhabilitarán” antidemocráticamente a Nayib Bukele. Nada ha sido actuado o movido por casualidad, todo está debidamente planificado, estructurado, ejecutado y en plena marcha. Si nos dejamos, Arena ganará y gobernará – quien sabe si por 50 años más- y adiós democracia, adiós justicia social. Solo nos restará rezarles a todos los santos y aspirar a que, si gana Arena, si sucede esta catástrofe ¡Que nuestro Señor, se apiade de nosotros!

Publicado en Política | 15 comentarios

NADIE QUIERE INCENDIAR EL PAIS; ¡PROTESTAR NO ES DELINQUIR!

  Mucho y muchos, han hablado y comentado sobre el litigio jurídico que pende en la Sala de lo Constitucional sobre el Sistema Integrado de Transporte para el Área Metropolitana de San Salvador (SITRAMSS). Tratar de orientar a la ciudadanía, desde nuestra óptica, es una obligación ciudadana de aquellos que tenemos alguna incidencia pública. Por la importancia jurídica, política, y social que tiene el tema, este artículo será más extenso de lo que acostumbro.

  Extraordinariamente, me veo obligado a tocar el punto sobre si tengo o no la experticia y capacidad jurídica para analizar y proponer este tema. Explicaré, porque sí creo tenerla: estudié las materias necesarias de la carrera de leyes para tener una sólida base jurídica; he cursado diversos diplomados de Derecho Constitucional en universidades del país y en el extranjero; trabajé en la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales de la Asamblea Legislativa durante años; fui legislador durante tres períodos y ostenté el cargo de Presidente de la Comisión antes mencionada, así como la Jefatura de Fracción del partido de Gobierno; habiendo sido, también, Secretario, Vicepresidente y Presidente de ese órgano del Estado. Fui Magistrado del Tribunal Supremo Electoral durante diez años y presidente de esa institución; además, he trabajado, activamente, en procesos de preparación, aprobación y ratificación de reformas a nuestra Carta Magna, como las derivadas de los Acuerdos de Paz y la que modificó el derecho a la vida desde el momento de la concepción. Por todo lo anterior, es que puedo aportar una visión política tan necesaria para el análisis en cuestión. Políticamente, mi hoja de vida es lo suficientemente amplia y probada.

  El ciudadano debe de entender que el caso SITRAMSS, es un litigio de carácter jurídico, que nace por la presentación de una demanda de inconstitucionalidad, presentada por ciudadanos que lograron la admisión, de su pretensión, ante la Sala de lo Constitucional. La inconstitucionalidad, versa en contra de la actuación de las autoridades gubernamentales ligadas al tema transporte, quienes han otorgado la operación de autobuses y su explotación económica en el SITRAMSS, a empresas privadas. Concretamente, los demandantes dicen que dichas actuaciones han vulnerado, específicamente, el artículo 120 de la Constitución de la República; artículo que obliga a someter, para su aprobación ante la Asamblea Legislativa, toda concesión. Alegando los demandantes, concretamente, que las obras materiales de uso público, como las calles, separadores de contención y terminales que componen la parte física del SITRAMSS, configuran la obligación de otorgar este negocio a las empresas privadas operadoras, mediante la figura constitucional de la concesión.

  El Gobierno, por su parte, se defiende escudándose en la legislación que, en materia de transporte, está vigente; específicamente las normas desarrolladas en los artículos 41 y 43 de la Ley de Transporte. El artículo 41 dice: “Podrán establecerse vías o carriles para uso exclusivo de determinado tipo de vehículos, de conformidad a estudios técnicos realizados o avalados por la Unidad de Ingeniería de Tránsito del Viceministerio de Transporte”. El artículo 43, faculta al VMT a decidir sobre las terminales que usan las rutas del transporte público. El gobierno, alega que no ha entregado la obra material de uso público a ninguna empresa privada en particular, que los carriles exclusivos, los separadores y las terminales están en posesión, poder y manejo del Estado, por lo que no opera la figura de la concesión. Agrega, en su defensa, que lo que hace es autorizar a diversos empresarios para explotar el servicio, mediante la autorización de unidades (autobuses) que tienen que cumplir con ciertas especificaciones y características; que deben, además, cumplir normas y regulaciones que están bajo la supervisión de la autoridad gubernamental del Vice Ministerio de Transporte, VMT.

  Así está planteado el problema ante la Sala de lo Constitucional, en un expediente iniciado hace más de dos años. En su tramitación, surgen ciertos pasos que han acelerado y derivado en una crisis política. Inicialmente, aparece la solicitud del ente gubernamental demandado, quien ha solicitado la recusación de cuatro de los cinco Magistrados que componen la Sala, alegando en dicha recusación, una serie de argumentos como: la no imparcialidad, y otras figuras que inhabilitarían a dichos magistrados para conocer sobre el fondo del asunto. En respuesta a esta solicitud del Gobierno, los cuatro magistrados sobre los que hay solicitud de recusación, adoptan una “medida cautelar” que obliga a poner a disposición de todos los usuarios, el uso de la obra pública; para el caso: el acceso de cualquier automovilista a las calles que han sido afectadas por el SITRAMSS.

  Y se preguntará el ciudadano, ¿qué es una “medida cautelar”? Es una resolución judicial dictada por la autoridad que está conociendo el caso, para tutelar o proteger ciertos derechos o bienes materiales, que corren un grave peligro; esto, antes de emitir una resolución definitiva. En este caso, es necesario conocer que la “medida cautelar”, dictada por los cuatro magistrados, ya había sido solicitada anteriormente y en dos ocasiones por los peticionarios; los mismo cuatro magistrados la habían rechazado. Es la adopción de esta medida, la que genera la crisis que se vive en este momento. La genera por dos situaciones: 1. aparentemente, es dictada como una respuesta caprichosa de los cuatro magistrados, ante el movimiento jurídico de la recusación; y 2. la resolución causó un viraje en la posición de los cuatro magistrados de la Sala, ya que representa un repentino y ficticio cambio de los elementos fácticos que habían servido de base en la solicitud inicial de la medida cautelar. Elementos que eran y siguen siendo los mismos, así como las situaciones existentes que predominaban cuando fueron rechazadas, por la Sala, las dos anteriores solicitudes. En palabras sencillas: la Sala rechazó dos veces la medida cautelar y la acepta la tercera vez, existiendo las mismas circunstancias.

  Como requisito para dictar una “medida cautelar”, es necesario cumplir con dos elementos: el fumus boni iuris, que es la apariencia de buen derecho; y el periculum in mora, que es el peligro o riesgo que puede suceder por el paso del tiempo. El primer requisito se cumple; ya que puede darse, efectivamente, el caso de que existiese la violación a la norma constitucional. No así, el segundo requisito; que es lo que convierte a esto, en el detonante de una crisis, ya que sin mayor sustentación del requisito del daño irreparable que se puede causar en el litigio en cuestión, se dicta la medida. ¿Acaso han cambiado las circunstancias que impulsaron a los cuatro magistrados a rechazar dos veces la medida cautelar? ¿Acaso el daño por no dictarla es irreparable?   Lo que es peor: sientan unas premisas totalmente cuestionables, extendiendo normas de equidad e igualdad nada sólidas ni convincentes, sino por el contrario, inconvenientes, contradictorias y de una fragilidad jurídica evidente. Tal como hemos podido describirlo, llegamos a la colocación del detonante de la crisis.

  Estas son las razones que me han llevado a elevar mi voz en actitud de protesta, y a lanzar una serie de advertencias de cómo puede devenir esta crisis, si no es tratada con el cuidado y delicadeza de una verdad determinante: la prevalencia del derecho, de la constitucionalidad. Hemos sido firmes en solicitar lo único que se puede solicitar: la “revocatoria” de la medida cautelar; el Gobierno ya interpuso tal recurso. Al mismo tiempo, hemos hecho una advertencia clara y enérgica como ciudadanos en ejercicio de nuestros derechos; hemos advertido que la emisión consuetudinaria de resoluciones arbitrarias por la Sala de lo Constitucional, puede llevar al país al desacato de esas resoluciones. Hemos hecho uso de la protesta, haciendo pequeños actos de desobediencia civil para llamar a la autoridad judicial a enmendar la plana. Es nuestro derecho de ciudadanos; pues nosotros no somos gobernantes ni funcionarios, a quienes, por mandato constitucional y legal, les corresponde “ACATAR” las resoluciones emitidas. No hagan aspavientos falsos, ni escándalos plañideros queriendo decir que los ciudadanos estamos incendiando al país, ni llamando a la insurrección. No confundan lo que es una protesta ciudadana con actos de desobediencia civil, a llamados a la insurrección o al desacato. Busquen en todas mis declaraciones, escritas y grabadas por los medios de comunicación, y descubrirán la veracidad de lo que apunto aquí.

  Por eso es que la solución a esta crisis, pasa por una secuencia de actos jurídicos; porque eso es lo esencial del problema, son alegaciones jurídicas. Volvemos, reiteradamente, a señalar que el primer paso es la revocatoria de la medida cautelar, por no cumplir con uno de los requisitos necesarios para haber sido dictada. Luego, debe de ser tramitada la recusación contra los cuatro magistrados; al estar esto evacuado, debe, a la brevedad, el Tribunal, compuesto como se determine luego de evacuada la recusación, tomar resolución definitiva en el sentido que el derecho, la justicia y la Constitución dictan. No hay otro camino para resolver esta crisis; o si lo desean llamar, esta bomba de tiempo que los mismos magistrados se han auto colocado.

  Las valoraciones políticas, son necesarias de cara a la verdad que requiere el país; por lo tanto, me permitiré hacer algunas de ellas. El SITRAMSS es un proyecto de gobierno. No hay que confundirlo con las empresas, llámense SUBES, SIPAGO, o como se quieran llamar. El gobierno está legitimado a impulsar sus proyectos; si son buenos o malos, técnicos o antitécnicos, populares o antipopulares, es algo que no debe de ser materia de la Sala de lo Constitucional, como tampoco de los demandantes. Lo único que la Sala debe de decir en este caso, es si hay o no violación al artículo 120 de la Constitución, y modular los alcances de la sentencia, nada más; y los demandantes ser notificados de la resolución. Digo “modular” la sentencia, porque en este caso, si es a favor de los demandantes; existirán efectos que determinar, por la certeza jurídica y los derechos que emanan de las actuaciones de entes del Estado.  Si es declarada inconstitucional, y esto obliga a la concesión que establece el Artículo 120, debe de procederse a la indemnización, liquidación, y a definir el lucro cesante para las personas naturales o jurídicas a las cuales se les autorizó el negocio, e hicieron inversiones en ello. Eso es así, aquí y en cualquier parte del mundo.

  Por eso es que he querido introducir el tema del SITRAMSS como proyecto de gobierno, pues posterior a un fallo definitivo de esa naturaleza, el Gobierno tiene todo el derecho de continuar con su desarrollo; ya sea por los caminos que emita la sala en su resolución, que puede ser el ordenar la concesión, u otro camino que la modulación de la sentencia permita; como, por ejemplo, la aplicación de la Ley que rige los asocios público-privados. Es importante, es más, es una obligación jurídica de la Sala, proteger la inversión en la obra pública que hizo el gobierno en los separadores, en las terminales, etc. Vemos aquí, como los ciudadanos tenemos derechos en este litigio; de nuestros impuestos, se ha pagado y se paga el préstamo que sirvió para levantar esa infraestructura. Lo anterior, es una de las razones por las que he protestado, porque tengo todo el derecho a protestar como dueño de los impuestos que he pagado. Si la Sala no protege esa inversión materializada en obra pública palpable y demostrable, que tenga la seguridad de que, si la obra pública se destruye, haré uso de mi derecho como ciudadano y exigiré, igual que muchos, la responsabilidad que los magistrados tienen como funcionarios públicos; por no prever la destrucción o daño de esa infraestructura, pues de ella somos dueños todos los salvadoreños.

  He protestado, porque comprendo la necesidad de crear un sistema de trasporte público; léase público, moderno, eficiente, seguro, ecológico y rápido, pero sobre todo un sistema de transporte digno y humano, no como el servicio deprimente, salvaje y “asesino” que quieren mantener, a toda costa, los Genaros Ramírez o los Juan Pablos Álvarez. Digo asesino, porque lo es; ya ha asesinado a miles de salvadoreños, comenzando por las altamente cancerígenas emisiones de sus destartaladas unidades, por la cantidad de accidentes que tanta muerte han causado a sus usuarios y a terceros, y por el degradante, indigno e inhumano trato diario que brindan a sus pasajeros y a los conductores en la vía pública. Dígame usted ciudadano, ¿está de acuerdo en que continúe existiendo ese sistema arcaico, delincuencial y troglodita? Ese que, aparte de “maldito y denigrante”, le lleva a la bolsa de los Genaros y Juan Pablos, más de 70 millones de dólares al año en subsidios de nuestros impuestos. Ese viejo sistema de transporte, estoy seguro, que lo quiere eliminar la totalidad de la población.

  Protesté e hice uso de acciones de desobediencia civil, acompañando a una parte de los más de 45,000 usuarios que a diario usan el SITRAMSS, porque entiendo el impacto que significa en sus vidas el tiempo que les hace ahorrar para llegar a su trabajo y regresar a sus hogares, tiempo para ellos y sus familias. Protesté, porque entiendo que el beneficio no solo es para los 45 mil que lo usan diariamente; potencialmente, está allí para las personas que viven en el sector oriental de la capital, que son más de 350,000 personas. Protesté, porque ese sistema, en su segunda etapa, abarcaría a otras 650,000 personas, hasta integrar toda el área metropolitana. El SITRAMSS, tiene que ser el soldado del pueblo que tiene nuestra orden clara y precisa de aniquilar al sistema que alimenta a los buses chatarra de los Genaros y sus gárgolas. Por eso protesté, y creo que cumplí con mi país; siendo solidario con los más vulnerables y desprotegidos por la sociedad, por los que no tienen carro y por los que, teniéndolo, aún no se han dado cuenta que van a salir ganando con un proyecto como el SITRAMSS.

  He protestado contra lo que me parece una permanente e incorrecta actitud y posición de los cuatro magistrados de la Sala de lo Constitucional; materializadas en resoluciones, generan una percepción evidente para dañar al Gobierno y a sus afines. Me comprometo con la ciudadanía a presentar, en los próximos días, otro artículo extenso, donde desarrollo y trato de sustentar lo antes expuesto. Estos cuatro magistrados, han asumido un papel que no les corresponde. El subjetivismo les está vedado por Constitución y por ley; más aún, el favoritismo partidario o la utilización del poder judicial en detrimento de ideologías. ¿Por qué el Magistrado de la Sala le contestó al Secretario de Comunicaciones del Gobierno, que él sí había viajado en bus cuando estudiaba en la universidad nacional, pero que los “guerrilleros” los habían quemado? ¿Por qué el otro Magistrado expresó un subjetivismo de esta envergadura: “Queremos que, si hay tráfico y lentitud que la sufran todos por igual”?

   Con el respeto debido, que como seres humanos estoy obligado a guardarles, como el político y funcionario que fui, además de un ciudadano que siempre seré, me permito enviarles un mensaje a los cuatro Magistrados cuestionados: “Ustedes no son quienes van a definir la política del país, ni en su presente, ni en su mañana; si esa es su pretensión, estén seguros que eso no será así”. Se los digo desde mi experiencia en esto de la política; soy mucho más joven que el menos viejo de ustedes, y más viejo y conocedor de las andanzas y manipulaciones que la vieja derecha hace al sistema político electoral, al que recién le llamamos y pretendemos que sea un proceso democrático, que el menos joven de ustedes. Sé de algunas de las manipulaciones que los poderosos amos de la vieja derecha han hecho en todas las Salas que conforman el Órgano del Estado que ustedes integran hoy. Dinero y poder, han comprado en el pasado, la justicia para el más rico, dejando la miseria y el dolor para el más desprotegido.

  Tengan mucho cuidado, señores cuatro magistrados, por su nombre y por su prestigio. No se vayan a prestar a manipular la política, como se rumora; no se vayan a prestar al juego de querer allanar el camino a los amos eternos del dinero y del poder; a esos, que son al mismo tiempo, los responsables de la injusticia y la exclusión. Tarde o temprano, la verdad sale siempre a la luz, y el pueblo no perdona. Mírense en los espejos que ustedes mismos han potenciado; con claridad meridiana, mírense en los espejos de los antiguos guerreros de verde olivo, que cubiertos del poder y la gloria que otorgan las armas y la guerra, están hoy en el banquillo de los acusados. Magistrados, el poder es temporal. En lo personal, no tengo nada contra ninguno de ustedes; es más, guardo gratos recuerdos de aquellos que conozco y simpatía jurídica por muchas de sus posiciones.  Soy conocedor de lo que es esto, y estoy en la obligación ciudadana de advertirles.

  Convoqué y protesté en la estación del SITRAMSS del Parque Infantil; de allí me retiré a mi casa, como muchos de los que allí nos reunimos. Otros, decidieron marchar hasta las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia. Me di cuenta, por los medios, del intento de violentar uno de los portones de acceso al edificio. Eso no es correcto. Si es necesario individualizar ese acto fuera de lugar, háganlo y procedan conforme a la ley. Gracias a Dios, esos insensatos e imprudentes, no derribaron esas rejas porque ahora estuviésemos lamentando, quizá, la muerte de un par de imprudentes, que seguramente hubiesen caído abatidos por ese ejército de seguridad privada, que, con toda prepotencia y uso de armas de guerra, exhibieron las autoridades judiciales. No sean cobardes. Yo fui retenido dos días en la Asamblea Legislativa, hace años, por un grupo armado de ex combatientes del conflicto de la FAES. Recuerdo que entre los diputados que sufrimos esa privación, estaban Gerson Martínez y Ana Guadalupe Martínez. En aquellos años de 1995, aún estaba fresca la guerra, todavía se podía oler la pólvora en el País. Al salir libres, no salimos a llorar, ni a gritar, ni a demandar a los grupos violentos. Salí, junto al resto de diputados, a buscarle solución a la problemática. Jamás, Magistrados, ni su vida, ni su integridad han estado en peligro. Trabajen para resolver las diferencias entre las partes; apegados a la Constitución y la ley, demuestren que son valientes.

  No queda más que pedir el tratamiento lógico del tema: revocatoria de la resolución, procesamiento inmediato de las recusaciones y un pronto fallo definitivo. Eso se llama apagar el incendio y salir de la crisis. A todos esos abogados que hacen sus pininos ante la opinión pública, muy buenos por cierto algunos, quiero también dedicarles unas líneas:  El hombre para ser reconocido en una sociedad, necesita ser claro y definido, tanto en su posición como en su planteamiento. No jueguen a posturas de independencia jurídica, si lo que tienen es posición ideológica partidaria; será muy fácil comprobar los baúles que guardan en sus bodegas, ya que algunos lo que andan haciendo, es ganando puntos con las máximas autoridades de la Corte Suprema de Justicia en pro de sus litigios judiciales, así como tratando de conseguir arbitrajes o manteniendo los que ya tienen en otras instituciones que operan dentro del sistema de justicia. Esta sociedad es tan chica, que destapar los baúles de cada quién es fácil.

  No jueguen tampoco a querer ser la continuidad de esta Sala, queriendo inventar procedimientos que les favorezcan junto a tanques de pensamiento o gremiales empresariales; eso lo definirán las elecciones y los diputados que integren la próxima legislatura.  Estoy casi seguro de que, tanto el FMLN como ARENA, mantendrán el equilibrio que les ha venido dando el electorado; de conservar el veto para cada uno, en las elecciones que requieren mayoría calificada. Es decir: sin ellos no habrá 56 votos, sin uno de ellos no habrá paraíso. Así que, continuidad de esta Sala, tal y como hoy la perciben, muy difícilmente la tendrán. Me permito, desde esta columna, en público, pedirles a ustedes y a las asociaciones y gremiales que integran, un favor: “no acusen a los demás de querer incendiar el país, ya que protestar no es igual a delinquir”.

Publicado en Política | 7 comentarios

ARENA Y SU GRAN CONSPIRACION. Blanco definido: “Eliminar a Nayib Bukele”.

  Desearía, mi estimado lector, la seriedad de vuestra parte en la lectura, análisis y comprensión del presente artículo. Su relevancia, trasciende a un mero evento electoral; es el inicio de la definición del futuro del país. Más allá de la rimbombancia del título, su realidad excede el dramatismo escénico que un encabezado puede resaltar. El presente artículo es una advertencia clara y valiente de lo que nos está sucediendo, no de los que nos puede suceder. Por eso mi llamado a leer cada parte de su contenido con profundidad analítica y con actitud democrática, para poder tomar las posiciones más adecuadas para el futuro de El Salvador.

  La vieja derecha salvadoreña está determinada a reconquistar el poder político en el país; lo que no constituye, en sí, ningún pecado, pues es un derecho democrático dentro de una sociedad plural, el obtener las responsabilidades públicas mediante la concurrencia a procesos electorales. La vieja derecha tiene su instrumento válido y legal para ello, su partido político llamado ARENA; todo lo anterior encaja en un juego avalado y estipulado en la normativa constitucional. El problema es que la vieja derecha no está jugando solo ese juego válido y legal, sino que está iniciando un proceso perverso y maligno, antidemocrático e impresentable para la obtención del poder político: ¡Está manipulando las instituciones del estado para ese fin!

  Esto se venía cocinado y preparando, tal y como lo denunciamos en un artículo anterior, el cual titulamos “CAMINO HACIA UNA EMINENTE CONSPIRACIÓN”, publicado en el blog derechanueva.com y en los archivos de los artículos de opinión del Diario La Página, para relectura o ilustración de ustedes. Tan cierto es lo de la manipulación e instrumentalización de las instituciones públicas, que estamos próximos a ser testigos de diferentes eventos y acciones que realizarán algunas instituciones del Estado; a las que la vieja derecha ha tenido la oportunidad de manejar, al incrustar elementos de sus filas o a serviles de sus intereses- sin temor a señalarlos, venga lo que tenga que venir- nos referimos a la Sala de lo Constitucional, a la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia y a la Fiscalía General de la República. También utilizarán a sus comparsas, léase puntualmente a sus medios oficiales de divulgación e instrumentos conspirativos de primer orden: La Prensa Gráfica, El Diario de Hoy y un grupo de medios electrónicos tradicionales, cuyos dueños son, en esencia, totalmente pro oligárquicos.

  ¿Por qué la vieja derecha ha tomado esa decisión? Es la pregunta que, inicialmente, debemos tratar de responder. La respuesta es clara y contundente: “descubrieron el último obstáculo para recuperar el poder político”; este valladar tiene nombre y apellido, se llama Nayib Bukele. Nayib, es una persona que ha logrado ganarse la aprobación de la inmensa mayoría de la nación por tres razones fundamentales: 1. El país necesita inmediata y urgentemente un relevo generacional real, que conecte con las nuevas generaciones, dejando atrás el lastre de los personajes del pasado; 2. La necesidad de que las ideas sean legítimamente nuevas y se conviertan en obras palpables y tangibles; y 3. La urgencia de un liderazgo nuevo, fuerte y distinto, que derrote la corrupción y la incapacidad, así como la inamovilidad en la toma de decisiones que beneficien al país. Nayib Bukele llenó esas tres expectativas y se ha convertido, sin lugar a dudas, en el líder del cambio potencial para El Salvador.

  No es invento nuevo, no es porque su servidor desea reiniciar una segunda carrera política (que valga apuntarlo, no me interesa en lo más mínimo), tampoco es porque Nayib cae bien; es porque está estadística y científicamente comprobado. Todas, léase TODAS, las encuestas de los últimos dos años en el país, han puesto a la consulta popular, la prueba de su liderazgo; saliendo evaluado con altos estándares como el político mejor calificado, no solo en San Salvador  sino a nivel nacional. Y por eso, la última encuesta de la Universidad Francisco Gavidia, sacó de onda a la vieja derecha, enloqueciéndola y obligándola a tomar imprudentes decisiones. La encuesta de la UFG se atrevió a algo que ninguna antes se había atrevido: a preguntar sobre las figuras presidenciales. El descubrimiento para ellos fue atroz, les reveló que Nayib Bukele derrotaba por un amplísimo margen a sus jamelgos (los caballos que corren en la cancha de la vieja derecha por la silla presidencial). Ante la incapacidad de derrotarlo democráticamente (ya le lanzaron todo lo que tenían y solo lo han hecho más popular), decidieron operativizar su gran conspiración antidemocrática: Inhabilitar y eliminar a Nayib Bukele de la contienda.

  La vieja derecha no quiere competir, desea ganar a toda costa; no le interesa permitirle a la sociedad escoger entre una persona u otra, entre su trayectoria, obras o acciones. Por esto, se entiende la candidatura de un personaje como la del diputado Muyshondt, quien, aun siendo un político impresentable, sin la más mínima posibilidad de ganar la Alcaldía de San Salvador, termine siendo el candidato a ese cargo por Arena. Lo que se viene es la campaña más sucia de la historia salvadoreña, no solo por los contenidos y acciones que este personaje presentará y ejecutará, sino por el pecado mortal que pretenden hacer en un sistema democrático: ¡Impidiendo, a toda costa, la candidatura de Nayib Bukele!

  Esto es peligrosísimo para el país; ocupar instituciones públicas, Órganos del Estado y funcionarios, para eliminar contendientes y minimizar las opciones democráticas en el juego electoral. Por eso quiero hacer un enfático y directo mensaje a la Embajada de los Estados Unidos de América, a Jean Manes, su embajadora, haciéndole una serie de reflexiones sobre lo que una barbarie de este nivel significaría para nuestro país.

  La señora Manes debe entender que la inmensa mayoría de salvadoreños, entre los que me incluyo, y convencido estoy, que lo mismo ha de pensar Nayib Bukele, estamos a favor de la democracia en Venezuela; que bajo ningún pretexto podemos avalar las evidentes vulneraciones a las que ha sido sometida la democracia en ese hermano país. Es inconcebible que el poder judicial venezolano esté al servicio de una ideología política determinada; llegando al extremo, ese organismo estatal judicial, de encarcelar a personas por sus idearios políticos y partidarios, y de inhabilitar, a través de sentencias manipuladas, a los liderazgos más importantes de la oposición -como los casos de Leopoldo López y Henrique Capriles.

  Quiero advertirle, mi estimada Embajadora Manes, que una cosa similar quieren hacer las instituciones judiciales y fiscales salvadoreñas en contra de Nayib Bukele; las acciones irán demostrando que esta gran conspiración, ha sido urdida y tejida en el corazón mismo de los más prominentes amos de la vieja derecha salvadoreña.

  Me dirijo a usted Embajadora, porque “dejándonos de paja”, como se dice en buen salvadoreño, a usted sí le van a hacer caso los 4 “magníficos” de la Sala de lo Constitucional y también el funcionario que usted considera héroe. A usted si la oirán si les advierte que su país y su gobierno, quieren una democracia transparente en El Salvador. Hay que tener cuidado con la vieja derecha salvadoreña, embajadora. Si aquí se les permite manejar las instituciones a su ultranza, no es un Carly Calleja o un Javi Simán quien retomará el poder en El Salvador; va a engendrarse algo peor, que llegará con una voracidad insaciable- algo peor que un Trujillo, un Somoza, un Noriega, que un Stroessner o que un Pinochet. La vieja derecha es el monstruo nuevo, el monstruo corporativo que ha sumido a nuestro país, históricamente, en la pobreza y la exclusión social.

  No digo que Arena no pueda competir; lo que pretendo decir es que si Arena llega a ganar, que lo haga democráticamente. Lo que está en juego no es la Alcaldía de San Salvador; lo que está en juego es el sendero democrático de nuestro país. Por eso Nayib Bukele tiene que entender que esto ya no se trata de él solamente. ¿Tiene el valor para enfrentar, junto a nosotros, los otros ciudadanos, a estos arcaicos y retrógrados poderes fácticos y vencerlos en la arena democrática, y no por el FMLN, sino por la democracia misma? Nayib debe de ser el inicio de un cambio sustancial en la forma de cómo nosotros vemos a los gobiernos. Tenemos que entender que las alcaldías son electas por los ciudadanos para los ciudadanos. Las alcaldías no son de los partidos políticos, ni para los partidos políticos.

  Sentencias de la Sala de lo Constitucional, hermano salvadoreño, como las dictadas sobre el transfuguismo político de los alcaldes y la última sobre la “no inconstitucionalidad” para obligar a que se vote por el rostro en los Concejos Municipales (en contradicción total con las sentencias anteriores del voto por rostro en el caso de los diputados), no son lo que parecen ser. Estas sentencias son parte de la gran conspiración de la vieja derecha. La primera, buscó cerrar la posibilidad a Nayib Bukele de crear su propio partido político y competir en él por la Alcaldía de San Salvador; y la segunda, la de no votar por el rostro de Nayib para alcalde; que pretende presentarle como única opción al ciudadano, la bandera del FMLN versus la bandera de Arena, impidiéndole a las personas de escoger, sin disfraces, entre Nayib Bukele o Ernesto Muyshondt. Así está la Sala de lo Constitucional haciendo y siendo parte de esta gran conspiración. Que incongruencia más grande la de la Sala de lo Constitucional, o que malicia más perversa: por diputados si se puede votar por rostros, pero no por los alcaldes, quienes son los funcionarios de elección popular más inmediatos al pueblo. ¿La Sala al servicio de quién? Pregunta Jaime Obrero.

  Salvadoreños, no nos dejemos intimidar por la vieja derecha y sus poderes fácticos; aquí hay una ciudadanía comprometida con una democracia que nos costó, no solo sudor y lágrimas, sino sangre y muerte. Mi estimado Nayib, tú no necesitas de ningún partido político, ni siquiera del FMLN, porque tú no estás solo, tú tienes a la gente, a la que te has ganado por trabajar sin cobrar, por innovar ideas y hacerlas obras, porque cuando no se roba el dinero alcanza. No temas si te acusan de cosas bajeras y absurdas. Tu campaña es dura y doble. Primero vamos a combatir por tu candidatura, la que suciamente tratarán de impedir y luego vamos a competir, no contra Ernesto Muyshondt, al que hay que dejarlo que se hunda en su propio lodo; nuestra batalla será contra los problemas de nuestro San Salvador, contra la exclusión y la marginalidad de nuestra gente. Por ti, hablan las casi 1,000 obras ya ejecutadas, la iluminación de San Salvador, el moderno mercado Cuscatlán, tus programas sociales, tu apoyo a los jóvenes, la reparación de las calles, la reconstrucción de escuelas, el rescate de nuestro patrimonio, la biblioteca municipal, la recuperación de espacios públicos y todas las demás obras que has realizado y las que están por venir. Por ti, hablará lo que se creía un imposible, la recuperación de nuestro Centro Histórico. ¡ADELANTE NAYIB, NO ESTAS SOLO!

Publicado en Política | 9 comentarios

EL PROBLEMA HIPÓCRITA Y UNA POSIBLE SALIDA

  Todos nos preguntamos si la problemática del país tiene una salida. Por difícil que parezca encontrar esa ruta, la salida existe; para encontrar el inicio de ese sendero, debemos ser realistas y dejar a un lado la complicidad silenciosa, dejar de ser testigos ocultos y temerosos. La única forma en la que iniciaremos e incidiremos en la solución de los problemas del país, es con la toma de conciencia de parte del electorado, con una participación real e inteligente. Esta conciencia, debe de buscar iniciar un proceso de “extinción de dominio” del bien que han adquirido, ilícitamente, las dos grandes fuerzas políticas del país, llámense ARENA y FMLN. Ese bien, aparentemente intangible, es la decisión sobre nuestro futuro y destino.

  Estos partidos políticos, se han encargado de excluir cualquier posibilidad que permita la despolarización de la política nacional. Erróneamente, están luchando por sobrevivir a una realidad que los lleva al cementerio, pues ya no pueden seguir manteniendo los privilegios y la protección de los intereses de sus cúpulas partidarias. Ya no son ideologías, ni romanticismos políticos, lo que impulsa sus últimos movimientos en este proceso agónico; es el “shock” que causa el tránsito democratizador, el que los tiene inamovibles de cara a los intereses nacionales. Es solamente la supervivencia de sus nefastos intereses lo que vemos en sus últimos movimientos- como la generación del impago al que han llevado a El Salvador.

  El problema hipócrita es ver a sus dirigentes y diputados levantando un dedo acusador contra el opositor a su partido, al diputado arenero contra el funcionario de gobierno del FMLN, al ministro rojo contra el dirigente tricolor del COENA, culpas aquí y culpas allá. Por ejemplo: el tema de la reforma de pensiones que impulsó el Gobierno de Calderón Sol, la deuda que le heredó al país, el fideicomiso que aprobó el Gobierno de Saca para solo trasladar el problema más adelante, la solución de reforma que presenta el Gobierno actual del FMLN que ve esa reforma como una solución a sus problemas fiscales, y la contra reforma presentada por las AFP´s vía ASAFONDOS acompañada por la derecha salvadoreña. Como resultado y epíteto de todo lo anterior, el país cae en impago.

  Desenmarañemos este problema hipócrita: es cierto que la responsabilidad y deuda heredada, es de los gobiernos y decisiones de los areneros; pero igual de cierto es, que el electorado votó por un gobierno que, antes de postularse a la elección presidencial, sabía de esa deuda y se comprometió a resolver los problemas del país, entre ellos el de las pensiones. Por lo tanto, no es válido que el FMLN base su discurso en tirarle la pelota a Arena; y menos válido es, que Arena niegue sus votos en la Asamblea Legislativa para resolver el problema. Repito, de este problema hipócrita los afectados somos todos- el país en una situación de impago, pensionados con sus remuneraciones retrasadas, la calificación de riesgo del país por los suelos, créditos más caros- la sociedad salvadoreña paga los platos rotos del festín imbécil que produce la polarización.

  ¿Existe, entonces, una posibilidad y una salida a la polarización con sus nefastos efectos? Creo que sí. La solución no es mágica, no la traerán los reyes magos; menos la solución vendrá de la mano de la embajadora de los Estados Unidos de Norteamérica, no vendrá de la OEA ni de la ONU; la solución está aquí en el país, en nosotros mismos. Debe de ser buscada, directamente, en el seno e interior de los dos partidos mayoritarios bajo dos premisas: Liderazgos nuevos y una plataforma electoral basada en compromisos puntuales, que le den un giro de timón a la situación actual.

  No soy consejero, ni asesor, ni nada parecido, del FMLN; pero voté por su fórmula presidencial en el 2014, por lo que tengo la autoridad moral, para exigir los cambios necesarios y poder “sopesar” si es posible que volviese a votar por algún candidato que presente ese partido.  Yo no vuelvo a votar por partidos, yo voto por personas.

  En primer lugar, yo invitaría al Gobierno a estudiar la posible aprobación de la reforma que propone ASAFONDOS, y que es respaldada por los demás partidos políticos y las gremiales más importantes del país. ¿Por qué les sugiero esto?  Por razones prácticas y de realidades inmediatas. Arena no les va a aprobar, bajo ningún motivo, su reforma previsional -esa que quiere darle una mayor participación al Estado. Además, si lograsen conseguir el voto del resto de diputados, con una seguridad casi total, la Sala de lo Constitucional se las vetaría; en pocas palabras: esa reforma del gobierno, nació muerta y está muerta. En mi caso personal, no deseo que el Estado, ni ninguna institución estatal, se meta en el manejo de mis fondos de pensión.

  Al no tener viabilidad su proyecto de reforma previsional, la reforma de ASAFONDOS podría resolver en un 50% el problema del déficit en el tema pensiones; además, da la posibilidad de crear una movilidad y crecimiento inmediato de la economía, al permitir que los propietarios puedan retirar hasta un 25% de sus ahorros en su AFP. Esto podría inyectar decenas de millones de dólares directamente a nuestra tan necesitada economía, se resuelve el impago, y el país va para adelante.

  Por eso es importante que se explique, también, ante esta posibilidad, la veracidad y cálculos matemáticos que presentó el Superintendente de Pensiones, Ricardo Perdomo; quien explicó, mediante cuadros directos, el desmejoramiento que traería en las futuras pensiones, de hasta un 39% en el monto que recibirán los jubilados, si se aprueba la propuesta de ASAFONDOS de los que están afiliados en una AFP y la reducción de hasta un 44% a los que reciben pensión proveniente del antiguo sistema. Esta explicación debe de ser total, con las operaciones numéricas y basada en los estudios actuariales, para que nos quede claro si esto es así y brindar, entonces, los argumentos sólidos para botar al cesto de la basura la tan publicitada reforma propuesta por los dueños de las AFP’s.

  La solución temporal encontrada para salir del impago, fue la única posible ante las constantes puñaladas que la vieja derecha lanza contra las finanzas del país y contra el pueblo salvadoreño; con un señalamiento necesario y obligatorio: era preferible suprimir, los 4.5 millones que están asignados para el seguro médico y de vida de los diputados y personal de la Asamblea Legislativa en el presupuesto de este año y no haberlos movido del presupuesto de salud o educación. Ese es el tipo de cosas que hay que cuidar y no darle posibilidad de contraatacar a los buitres carroñeros de Arena.

  Otro de los movimientos que debe de evaluar el gobierno, es buscar un apuntalamiento importante de fondos a la Fiscalía General de la República. Que no quede duda alguna del compromiso del Gobierno del FMLN en la lucha contra la corrupción y la erradicación de la impunidad. Si el Fiscal General tuviese algún interés político partidario en particular, igual desarrollará sus acciones sin o con el tan necesario incremento presupuestal para la FGR. Esto es un punto de decencia y de principios. No puede frenarse esta lucha contra el crimen, por supuestas dudas contra un funcionario, debe privar la lucha por el fortalecimiento de las instituciones.

  Es de vital importancia asignar los recursos necesarios al TSE para llevar eficientemente los procesos electorales venideros. Los 39 millones solicitados por el Tribunal Supremo Electoral no solo son los necesarios, son vitales para tener un proceso en el 2018 con calidad y sobre todo con transparencia. En esta materia, debe el gobierno revisar su posición e inmediatamente tatar de entender que esto es no una concesión sino una obligación para con la democracia del país.

  En materia de política internacional, el Gobierno de El Salvador debe de sentarse a reexaminar su política para con el caso de Venezuela; sin pedirle la sujeción a los principios de soberanía, a otros intereses que no sean los de los salvadoreños. Es evidente, que la democracia en Venezuela está trastocada y las libertades individuales están siendo agredidas.

  Es necesario, también, un replanteamiento del Gobierno de El Salvador en defensa de la democracia, de una forma tajante y frontal.  Anunciar, con toda la potencia posible, el compromiso de no gravar, con NINGÚN IMPUESTO MÁS, a las clases medias y populares en lo que resta de este mandato. Paralelamente, no tocar ningún subsidio, ni política social. Todo lo anterior, debe de ser acompañado por muestras de austeridad impulsada en el Órgano Ejecutivo; e impulsar, a través de sus funcionarios, medidas de austeridad en todas las instituciones del estado; por ejemplo: no más contratos de seguros privados de salud o vida para ningún funcionario público, no más fiestas ni celebraciones innecesarias, mínimo de viajes con excepción de los verdaderamente indispensables para los intereses del país, y todo lo que pueda conllevar al ahorro público. En síntesis: “apropiarse, con inteligencia, de las banderas que, con falsedad, está esgrimiendo la vieja derecha salvadoreña”.

  Cuando di comienzo al esbozo de esta solución, hablé de que esto solo pudiese ser posible, si se cuenta con liderazgos nuevos. Creo, firmemente, que la solución es viable solo así. Es necesario tener visiones oxigenadas para liderar esta transformación y la extinción de la polarización. Por eso creo que, si el FMLN quiere tener una nueva oportunidad, debe de volcar sus ojos hacia su interior en la búsqueda de esa carta que no solo lo oxigene, sino que lidere las necesidades de una verdadera actualización y modernización.

  Se preguntará el lector, qué pienso de Arena con respecto a esta situación. Mi respuesta es clara y tajante: ellos están enfrascados en llevar a un par de candidatos que, en esencia y grado de pureza, son más de lo mismo, así que allá ellos. Yo por Arena, estoy seguro, 100%, que no votaré; porque si me enfada la incapacidad, detesto más la maldad y la mentira, y luego de 20 años de vivirla en sus cuatro gobiernos, sé que Arena es especialista en el arte de engañar.

  Dependiendo de lo que haga la otra opción, tomaré la decisión por uno de los dos caminos posibles para la elección presidencial del 2019: votar por un candidato que cumpla con lo que anoté en este artículo o anular mi voto. Para el 2018, sí decidí ir a votar. Ya tengo un candidato firme, si es que es electo en el proceso interno para candidato a la Alcaldía de San Salvador, de su partido. Votaré por Nayib Bukele. ¿Y por los diputados? A estas alturas, no siento motivación para ir a votar por alguno de ellos.

Publicado en Política | 4 comentarios

ARENA: EL ARTE DE ENGAÑAR

  Estamos ante una nueva modalidad de timo o estafa al electorado por parte de la vieja derecha salvadoreña. Los veinte años de ejercicio del poder formal, encarnados en cuatro gobiernos areneros, no le sirvieron a la oligarquía tradicional para cristalizar todas sus metas, entre las cuales destaca una por su importancia y nivel estratégico: “El control casi absoluto del poder político, para traducirlo en ganancias tangibles de sus intereses económicos”.

  La acumulación de efectos negativos que sufrieron las grandes mayorías, permitió el ascenso del principal partido de izquierda en el país al gobierno, no por virtud propia del FMLN, sino por los errores de la vieja derecha; los que podemos enumerar a groso modo de la siguiente manera: 1. La amplitud de las desigualdades económicas y sociales entre un 90% de la población contra un 10% de privilegiados; 2. El desmantelamiento del aparato productivo estatal en una serie de malogradas privatizaciones; 3. La falta de generación de empleos; 4. Una altísima corrupción demostrada por sus más altos funcionarios; y 5. Las erróneas decisiones tomadas en la designación de sus últimos dos candidatos presidenciales y cúpulas dirigentes.

  Este corto período de la vieja oligarquía fuera del poder formal total, la ha obligado a replantear su estrategia; tratando, fundamentalmente, de presentarse en la búsqueda de las opciones electorales como una novedad.  En el arte de engañar son especialistas de primerísimo nivel, ya que cuentan con recursos ilimitados, los que, sumados con los instrumentos principales para manipular la información, como son la prensa escrita y las televisoras más importantes, complementan este poderío, junto con el trabajo paralelo de las gremiales empresariales y centros de estudios integrados por ellos mismos. Esta es la maquinaria del engaño con la que cuenta el brazo político de la vieja derecha, su engendro, la Alianza Republicana Nacionalista ARENA.

  Los grandes timadores nos quieren engañar con el nuevo guion de una novela, novela más falsa que la Mona Lisa que, seguramente, pende de una de las paredes del estudio de alguno de los grandes señores feudales de El Salvador. En la búsqueda del timo exitoso, se han dado a la tarea de crear dos grandes grupos al interior de su realidad, dos grupos de poder que tienen un gran objetivo: Ungir al candidato a la presidencia de la República antes de que finalice el año 2018 y vender al vencedor como un “outsider”, alejado de la tradicional política de su obsoleta ARENA.

  Los dos grupos al interior del partido, tienen listos a sus jamelgos para la pretendida carrera al poder. Los grupos son antagónicos entre sí, pero sopesados los matices y tonalidades, representan lo mismo. Los supuestos “outsiders” son Javier Simán y Carlos Calleja, conocidos socialmente (por esa vieja manía de los popies), como el Javi y el Carly. El primero, miembro de una de las tradicionales familias areneras del país; y el segundo, hijo de uno de los siempre eternos financistas de ARENA, don Paco Calleja, miembro del generalato arenero (grupo conocido como los generales). Ambos personajes tienen ya montada su mesa estratégica y táctica, han contratado asesores, y están ya en plena búsqueda de los apoyos pertinentes al interior del partido.

  Cuando señalo que son antagónicos, me refiero a lo siguiente: en una reunión en RECEPTOR (agencia de publicidad creada por Manuel Meléndez bajo los “auspicios” de Francisco Flores), hace más de 8 años, siendo su servidor miembro del partido Arena, nos enfrascamos en una discusión sobre la actitud de un sector del partido. De los principales integrantes de este sector, estaban miembros de la familia Simán y Elías Bahaia, quienes se empeñaban en impulsar a uno de los precandidatos presidenciales de aquella época; específicamente, Luis Mario Rodríguez.  Había mucha sangre árabe en ese grupo por lo que uno de los grandes señores de la verdadera y original oligarquía criolla, presente en la reunión, expresó lo siguiente: “Que no jodan esos turcos, que se ubiquen, estos Simán deben entender, que a pesar de que han hecho dinero, no son más que los perros guardianes de la entrada de esta casa, porque la casa es nuestra y en ella solo entra quién nosotros decidimos”.

  El grupo de Carly, representa los intereses de ese gran capital perfumado, el que proviene originalmente de las grandes familias terratenientes, dueñas de la explotación del añil, café y del algodón; familias que reconvirtieron sus capitales dentro del proceso de industrialización de la economía salvadoreña, creando fábricas, compañías aéreas y empresas como las de refrescos de soda y cervezas. Los capitales se han, posteriormente, reconvertido en servicios como las de la construcción, banca, supermercados, comercio, medios escritos y electrónicos, y de comunicación.

  Carly es hijo de un español casado con una estadounidense. Su abuelo, quien llegó con lo mínimo a El Salvador, también español,  se ganaba la vida en el manejo de cárnicos. Por todo lo expuesto en los párrafos anteriores, puedo afirmar que Carly ha contado con todas las ventajas económicas de un sistema excluyente, en el que se basan los altos ingresos de todas estas familias; con el proteccionismo otorgado por el estado, la manipulación de las leyes para aprovecharse de la evasión y la elusión, una pobrísima tabla de impuestos y los bajísimos salarios de El Salvador.

  Prueba de ello, es el pretendido éxito de la empresa de supermercados de los Calleja, que ha crecido inmensamente por las bajas remuneraciones que eroga a sus empleados, y por la política de quedan post fechados que son cancelados a mediano plazo en deterioro de la economía de los productores y proveedores. Sumado, todo lo anterior, a la eliminación de competencia y nulo tratamiento que Arena le dio durante 20 años, a la creación y modernización de los mercados públicos. De allí proviene Carly Calleja, del cubil más conservador de Arena; de esa estirpe que apesta a explotación y exclusión social. Un niño bien arenero, hijo de financista arenero, amigo de los hijos popies de los areneros y un nacionalista que habla español  con un leve acento, que recién está conociendo El Salvador y que solo lo entiende como mercado para sus salas de venta. En síntesis, arenero popie y pura sangre; lanzado, antes de la Semana Santa, al estrellato pre presidencial por la lacra más grande del mundo arenero, el ilustre amigo de los mareros, Ernesto Muyshondt.

  El otro grupo, al cual sus competidores llaman el de “los turcos”, es impulsado e  integrado por un fuerte clan familiar, en donde destacan: Dicky Simán, financista público de ARENA y cabeza del conglomerado de tiendas como Almacenes Simán, Zara, Radio Shack para mencionar algunas; Miguel Ángel Simán, actual presidente de FUSADES, presidente de SIMCO, la división inmobiliaria del grupo Simán, y ex presidente del FIS en el gobierno de Paco Flores; y Rodrigo Simán Siri, ex miembro del COENA de ARENA que presidí en el año 2000-2001. Ellos son algunos de los miembros de ese grupo, que hoy impulsa a Javi Simán Dada a la carrera pre presidencial. Familia arenera completa, a tal grado que uno de sus integrantes guardó todas las referencias periodísticas de Arena desde su fundación. Areneros puros, no pura sangre, porque ese título está reservado para los oligarcas-criollos- “no turcos”.

  En la mesa de Javi Simán, se han unido: Edwin Zamora, el doblemente derrotado candidato, tanto a la Alcaldía de San Salvador y en su intento de presidir el COENA de Arena; el ex diputado y ex integrante de varios COENAS, Gerardo Suvillaga; y entre otros, Tom Hawk, viejo conocido en el Sector Profesional de Arena y señalado en el proceso penal CEL-ENEL. Esto indica que estamos hablando de más de lo mismo, que los grupos son de ARENA, integrados por Areneros, son Arena misma.

  Seguramente, el comentario que haré a continuación sorprenderá a algunos, pero quiero marcar una diferencia entre el grupo de Carly y el de Javi. Creo que Javi y su gente, guardan un mínimo de decencia con respecto al país, sobre todo porque dentro de sus filas está Hugo Barrera, quien de sobra conoce de lo que son capaces los oligarcas criollos.

   Lo que detallaré a continuación es un error táctico de parte del grupo Simán. Este grupo, el de los “baisanos”, ha tomado una decisión estratégica de la que seremos testigos los salvadoreños en los próximos días: atacar frontalmente a Nayib Bukele para tratar de demostrar que tienen “punch político”, y buscar granjearse así, el favor de las bases más duras y recalcitrantes del partido Arena. Menuda tarea les espera, pues el grupo de Carly les lleva gran ventaja en eso; entre sus adeptos están José Roberto Dutriz y Fabricio Altamirano con sus panfletos, quienes la tienen montada contra Nayib Bukele. Esta visión de ser anti Bukelistas es uno de los puntos coincidentes en este momento; lo que reafirma para mí, la tesis que he venido esgrimiendo desde hace días: “Parece ser que consideran a Nayib Bukele el último obstáculo para recuperar el poder total”.

  Es necesario que el electorado tome conciencia de lo que pretende la vieja derecha, de lo que pretende ARENA. Quieren engañarnos una vez más, presentándonos a un par de sus cachorros más leales y de grado de pureza política extremo, de pedigrí arenero total, como salvadoreños independientes, externos a Arena; cuando a todas luces se puede comprobar su pensamiento, su procedencia y su filiación. Es totalmente comprobable que son más de lo mismo.

  Para concluir, quiero dejar una frase del maestro y pensador argentino, Ernesto Sábato, para poder definir y concretar lo que pienso de Carly Calleja y Javi Simán. Decía el connotado periodista: “El presente engendra el pasado”. Para mí Carly y Javi, engendran más Arena.

 

Publicado en Política | 4 comentarios

LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y SU RUTA AL CEMENTERIO – 1ra Estación

ANÁLISIS DE COYUNTURA PREELECTORAL. EL PLAN 56 Y EL EJERCIO DE LA AUTOCRÍTICA

  Este escrito será la primera contribución que aportaré al debate nacional democrático; esto desde la dinámica de la etapa electoral. Trataré, con un ejercicio disciplinado, de realizar una lectura desapasionada y a la vez comprometida, de aquello que, desde mi óptica, aprecio y leo de la realidad nacional. Con mucho valor, haré un ejercicio sincero y leal, para que el noble lector pueda contar con la información de los “secretos políticos”, de las verdades que se entretejen en las cúpulas partidarias y en las élites económicas de la patria.

  Existe en las filas de la derecha económica y partidaria, un plan oculto y secreto que denominaré “el plan 56”. Este plan tiene tres objetivos fundamentales, los que ordenaré, a mí juicio, según la prioridad e importancia que tienen dentro de los sectores que lo quieren desarrollar. 1.- Ganar, como mínimo, 56 diputados entre los partidos Arena, GANA, PCN y PDC; 2.- Reelegir, con esos votos, a los 4 Magistrados afines a la poderosa élite económica del país y; 3.- La recuperación del control del Ejecutivo en el 2019 con un candidato proveniente y perteneciente a esas élites económicas.

  Las primeras acciones para “el plan 56” ya han sido desarrolladas. Baso la anterior aseveración en la consignación de actos y hechos concretos que pretenden descabezar cualquier probable candidatura de la izquierda, sobre todo aquellas que pudiesen permitir una competitiva elección presidencial en el año 2019.

  Uno de estos actos concretos, es la sentencia emitida por los cuatro Magistrados, a los que la militancia arenera ha decidido llamar “los magníficos”. Esta sentencia, pudiese o pretende impedir la candidatura de cualquier ministro y/o secretario, que bajo criterios amplios hubiese ejercido o colaborado con las funciones de la Presidencia de la República. En otras palabras: amplían la prohibición constitucional que expresamente abarca solo al Presidente de la República, hacia otros funcionarios, para que estos no puedan presentarse como opción para el período 2019-2024.

  Si esto no es así, reto a los cuatro Magistrados que emitieron dicha sentencia para que expliquen sus alcances. Que no se excusen diciendo que no pueden adelantar criterios, pues en numerables ocasiones han opinado sobre los alcances de otras resoluciones; es más, han amenazado a otro órgano del estado u otras instituciones, con los efectos que ocasionarían si éstos tomasen ciertas decisiones. Hay suficiente documentación para probar esta afirmación.

  Para que el lector se ubique con claridad: esa sentencia estaría abriendo el camino para que el TSE, en primera instancia o la Sala de lo Constitucional ulteriormente, no admitiera, por ejemplo, una posible candidatura de Ministros o Secretarios como: Gerson Martínez, Hugo Martínez o Roberto Lorenzana.

  Otra acción que nos pone a pensar, en plena secuencia coherente con la primera, es la separación de sus funciones de un Magistrado del Tribunal Supremo Electoral. Sobre este hecho, la separación no es el único problema. Lo crítico, es el haber nombrado en una “sustitución automática”, a su suplente; una Magistrada que, públicamente, se ha declarado afín a uno de los sectores ideológicos del espectro nacional, además de ser socia y directora de las empresas de un Presidente o Secretario General de un partido político contendiente. ¿Será que están allanando el camino para que se impidan las inscripciones de candidatos, con tres votos en el TSE? ¿Será que los patrocinadores del “plan 56” no quieren ver inscritos a ciertos candidatos para las elecciones del 2018 y para el 2019?

  Una vez esbozadas las primeras evidencias y acciones electorales desde el sector de la derecha, pasemos a analizar lo que está sucediendo en la izquierda. Tomaremos como punto de partida para este análisis, el primer gran suceso público que se ha dado en los afectos a esta denominación: la decisión del Alcalde de San Salvador, quien busca competir en las internas del FMLN, para ser opción a una reelección en su cargo.

  El contexto de la decisión tomada por Nayib Bukele, se da en circunstancias especiales, con características jurídicas que le impusieron limitantes y restricciones. Otra vez, la Sala de lo Constitucional metió su mano con otra de sus ya famosas sentencias, la sentencia que reafirmó a través de una ampliación, la que impide a diputados, concejales y alcaldes en funciones, a optar a ser electos por otro partido que no fuese el que los eligió originalmente. Esto cerró, teóricamente, por ejemplo, la posibilidad de que Bukele pudiese haber optado por buscar la opción de otro cargo público, o que tal vez hubiese sido impulsado por un partido diferente, que, sin excluir al FMLN de integrar una coalición, ampliase el abanico de posibles electores. Por lo anterior, Nayib tenía jurídicamente solo dos opciones: cumplir con sus obras pendientes en su actual mandato y retirarse a sus ocupaciones empresariales y personales; o definir ser opción y defender sus nuevas ideas liderando al FMLN en esta contienda.

  Nayib Bukele toma la única opción posible dentro de su compromiso con el país. Lo hace, como brillantemente lo describió el jurista salvadoreño Félix Ulloa, “haciendo un ejercicio de autocrítica”. Ejercicio que no solo abarcó al actual sistema político, sino que señaló directamente a su propio partido; al que impulsó a reflexionar y corregir rumbos, diciéndole con fortaleza y valentía, que no se convierta en lo que tanto señala permanentemente, que no se convierta “en Arena 2.0”.

  Las palabras de alcalde sobre los puntos para una posible corrección del FMLN, son tajantes y están expresados literalmente así:  -” …Y entonces a quién vamos a dejar allí? ¿a los mismos de siempre? ¿A que gane Arena de nuevo la alcaldía y que retroceda todo lo que hicimos? A que el Frente siga yéndose al camino de parecerse a Arena, o convertirse en Arena 2.0, quitando subsidios a la gente pobre, poniéndole más impuestos, no persiguiendo la evasión y la elusión fiscal, dejando todos los privilegios de las clases poderosas, manteniendo todos los poderes fácticos intactos y haciendo todo lo que… todo lo que el pueblo esperaba que no hicieran, todo lo que el pueblo. por la razón que el pueblo salvadoreño votó por el FMLN y hacer lo contrario? ¿A ser Arena y como les digo una vez … para ser Arena? Arena nos va a ganar en originalidad …”.

  Menuda tarea es la que le ha planteado Nayib a su partido. Y es que el FMLN debe de revisar a profundidad algunas de sus actuaciones. En adición a lo expresado por Bukele, desde mi perspectiva, el caso de Venezuela es importante en este proceso de corrección. Nadie en su sano juicio, puede o debe pretender defender lo indefendible: la democracia venezolana está siendo trastocada. Si bien es comprensible y entendible el agradecimiento que el FMLN puede tener al Chavismo; es y debe de ser más importante, la posible afectación que, de una actuación tomada como gobierno, se puede generar contra el pueblo salvadoreño.

  Separarse de una visión generalizada en la OEA no es lo correcto, pero es peor el hecho de alejarnos del trabajo conjunto en el orden hemisférico, con el Gobierno de los Estados Unidos. Eso puede tener efectos prácticos que devengan en un daño importante, no solo para las relaciones entre los gobiernos, sino en condiciones que afecten a los salvadoreños. El Salvador necesita del TPS, necesita que no deporten masivamente a nuestros connacionales y necesita de apoyos económicos puntuales que otorga la gran potencia del mundo.

  El FMLN debe de revisar sustancialmente sus posiciones sobre las relaciones internacionales, porque a mi juicio, se comporta internamente siguiendo los cánones de la democracia, pero no hace, internacionalmente, una defensa coherente de la democracia misma.

   La historia y el pasado no nos debe anclar. Ahora, hay algunas personas de izquierda que avalan mi comportamiento de cara a las críticas constantes que hago a la vieja derecha y a las injusticias de las élites económicas, al señalamiento permanente que desarrollo en contra de la exclusión social, moral y económica que ambas producen en nuestro país. Así como fui capaz de girar en ese sentido, es y debe de ser capaz el FMLN de girar hacia la defensa de la democracia y los derechos políticos. No solo en Venezuela, sino en pro de la democracia en el mundo.

   Los dados comienzan a rodar en esta etapa preelectoral. La derecha más conservadora cuenta con un plan, plan con el que trata de sacar ventaja, “el plan 56”. La vieja derecha cuenta con los sucesos en Venezuela y con los megáfonos de sus medios afines, que no dudarán en hacer de ello una campaña pre electoral. La izquierda tiene un proceso: la constitución de un liderazgo, de una nueva visión, la construcción de un candidato. La izquierda tiene por ahora a Nayib Bukele.

  Desde mi perspectiva, más allá de los intereses de izquierdas o derechas, el mensaje de Nayib Bukele indica un nuevo camino a transitar; el camino de aquellos salvadoreños que no deseamos ni a Arena 3.0, ni a un FMLN convertido en su anterior versión, Arena 2.0.  El mensaje de Nayib significa la construcción de una esperanza para El Salvador, la construcción de una nueva política basada en la justicia, la inclusión, la libertad, el desarrollo económico y una plena democracia. El mensaje de Nayib Bukele trasciende al mismo Bukele: es profundo y de nuevos contenidos democráticos y exige que la acción sea retomada por una nueva generación, para la construcción de un renovado país.

  Una de las conclusiones primarias que pretendo dejar en este análisis de coyuntura, es la gran decisión que tienen que adoptar los sectores democráticos: la trascendencia de los intereses de todos los salvadoreños sobre los de los partidos políticos o de los económicos particulares. Llegó la hora en la que tanto Arena, el FMLN y el resto de los actores políticos entiendan que ellos son un medio para que las personas ejerzan funciones y políticas públicas. Llegó la hora en la que deben de entender que ellos no son el fin, si no el medio para que las personas desarrollen lo mejor de sí en beneficio de la sociedad salvadoreña.

Publicado en Política | 2 comentarios

¿CAMINO HACIA UNA EMINENTE CONSPIRACIÓN?

  Nuestro proceso democrático, está en peligro por primera vez desde 1992; ni novela de espías, ni cuento chino. Los riesgos de lograr descarrilar el futuro del país están más latentes y presentes que nunca. Por tal razón, este artículo, muy a pesar de los riesgos que me pueda significar, representa un esfuerzo de un salvadoreño por tratar de recoger la verdad y lanzarla en forma de advertencia a los actores nacionales e internacionales, que algún interés tienen en lo que aún nos atrevemos llamar nuestro El Salvador.

  El supuesto objetivo de esta conspiración parece ser claro y conciso:

“Inhabilitar jurídicamente a todo posible candidato competitivo a la candidatura presidencial del 2019, que pertenezca a la izquierda salvadoreña”.

Los métodos, medios, instituciones e intereses nacionales e internacionales que se pueden olfatear, serán develados en el presente contenido.

  Estoy convencido de que el pueblo y el gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, son amigos del pueblo salvadoreño y de sus instituciones. Creo, también, que el interés geopolítico de la gran nación del norte, interés normal y natural de una gran potencia, está nublando y afectando la visión de mediano y largo plazo de la forma de cómo tratar a El Salvador. La lucha frontal contra el Socialismo del Siglo XXI, marca la agenda hacia El Salvador, al incorporar al FMLN como un enemigo a vencer. Craso error, desde mi perspectiva; y la que desarrollo a continuación.

  El FMLN no ha sido, ni por cerca, un partido que haya puesto en peligro el sistema constitucional de El Salvador. El FMLN se ha convertido, contra la creencia y deseo de algunos de sus cuadros más ortodoxos, en un partido pro-sistema y dentro del sistema. Las pruebas contundentes son las siguientes: mantiene la dolarización, nunca se ha abierto caso jurídico alguno contra un medio de comunicación, la banca nacional es protegida y abierta al manejo de capitales extranjeros, el sistema judicial es independiente del Órgano Ejecutivo, existe una Asamblea Legislativa equilibrada y con debate plural, las leyes al acceso y fiscalización de la cosa pública se han dictado, promulgado y sancionado bajo los gobiernos de izquierda.

  El FMLN, no pasa más allá del discurso de alineación con las políticas de izquierdas; pues en la práctica, el Gobierno de la República, sigue las recomendaciones de los organismos financieros internacionales como el FMI y el Banco Mundial. Su comportamiento en los foros y cónclaves mundiales, es el de un país abierto y democrático. Su confrontación con los contralores de la constitucionalidad es solo retórica, pues los fallos de la Sala de lo Constitucional se han acatado y cumplido a cabalidad. La Policía Nacional Civil (PNC), es una organización que combate el crimen y brinda seguridad ciudadana, sin mezclar los aspectos de política partidaria, ni ideológica en sus labores. El acompañamiento de la Fuerza Armada, es de plena subordinación al poder político y las funciones que emanan de la Constitución.

  Nadie en El Salvador puede señalar que la Fiscalía General de la República ha estado ligada al FMLN; ni la de Martínez, ni la del actual Fiscal. Es más, los señalamientos hacia ambos, si apuntan hacia algún lado, es hacia las cercanías con el partido Arena; para muestra: ¿Acaso no hay pruebas evidentes de que Martínez protegió a Francisco Flores y a Arena en el caso de los Fondos de Taiwán? ¿Contaba Luis Martínez con el apoyo para su reelección con financistas de Arena, como los Regalado? ¿Qué ha hecho el actual Fiscal General en los casos de los fondos Taiwán, los señalamientos contra la ex Vice Presidenta, y los demás casos contra personeros de Arena? ¿Qué busca la Fiscalía montando investigaciones ridículas que aparentemente buscan una afectación política como el caso del hipopótamo del zoológico, pretendiendo ligarlo a la construcción de un parque ecológico? ¿Cuál es la intencionalidad de presentar cifras sobre desapariciones en el año 2016 carentes de robustez y basadas en avisos? ¿Destruir las estadísticas positivas en la lucha contra la delincuencia?

  La intención de este escrito, con base en argumentos, es trasladarle un mensaje a la Embajada Americana en nuestro país, a la señora embajadora, para que, cuando analice a El Salvador, lo haga con base en su realidad; ya que, ni por cerca, nuestro país está viviendo lo de Venezuela, Bolivia o Ecuador. Por lo que hay que tomar con sumo cuidado la situación del país. Mucho ojo, señora Embajadora, con los del otro lado de la mesa, con mis anteriores aliados de lucha política, con la nada prestigiosa oligarquía, con la vieja derecha salvadoreña y su brazo político: El partido Arena.

  Arena, controla los medios de comunicación del país en un 95%. Revisemos: 100% del La Prensa Gráfica, El Diario de Hoy, y el Diario El Mundo; no maneja el pequeñísimo periódico Co Latino. Controla casi todos los canales de Televisión y sus medios noticiosos, con excepción de uno o dos canales que luchan por ganar algo de audiencia; manejan las radios casi en su totalidad. El único aspecto que no han podido controlar son las redes sociales y la mayoría de periódicos digitales emergentes, los que, en alguna medida, han logrado hacerle frente al todopoderoso control oligárquico de los medios de comunicación.

  Las gremiales históricas están controladas por personeros de Arena: ANEP, CAMARESAL, ASI, FUSADES, ABANSA. Basta con revisar los nombres de sus directores: o son financistas, ex miembros del COENA, ex ministros o viceministros de Arena, y en casos evidentes, hasta candidatos a cargos de elección popular por el mismo partido. Los financistas de Arena controlan más del 90% del aparato productivo nacional (fábricas, propiedades, bancos, directorios de las AFP’s, ventas de autos, desarrolladoras de bienes raíces, constructoras; en fin, el 90% del aparato productivo privado).

  Todo lo anterior, pareciese producto y consecuencia del desarrollo histórico del país, del pecado original de la mala redistribución de la riqueza y del desbalance evolutivo que significa el pecado original de haber tenido desde siempre una oligarquía criolla. El problema es, que eso no se queda allí. Aparentemente, la vieja derecha ha comenzado no solo a buscar el copar algunas instituciones, sino lo peor, su instrumentalización antidemocrática.

    La punta de playa parece haber sido la Sala de lo Constitucional. Existen “fuertes rumores” de que algunos personeros de ésta, tienen profundas relaciones ideológicas y comerciales con un par de los más multimillonarios oligarcas de El Salvador, y que pudiese existir un diseño estructural, a través del cual pretenden inclinar la balanza electoral. La primera acción aparente fue desfinanciar al Gobierno. Parecen comprobarlo las sentencias o resoluciones que han ido maniatando las finanzas públicas. Paralelamente, la bancada de Arena, ha ido negando sistemáticamente los préstamos que le permitiesen al órgano ejecutivo sanear las finanzas del Estado (los 900 millones, inconstitucionalidad sobre impuestos, no apoyo a los préstamos).

  El segundo aspecto que llama la atención, es el supuesto sesgo partidario en los casos escogidos por probidad. Da la casualidad que han sido opositores, en su casi totalidad, al partido Arena. No se cuestiona el hecho de investigar y perseguir situaciones incorrectas o ilegales, lo cuestionable es que solo apuntan a ciertos sectores relacionados a la función pública, siempre y cuando no sean de Arena. En apariencia, la Sala esperó hasta que pasaran los 10 años de la prescripción, para que no se afectara desde el gobierno de Flores para atrás, ya que la Ley con la que procesó los casos públicos, es la misma desde hace décadas. Da la sensación, que lo que se busca es el desprestigio de todo opositor de Arena.

  Mucho más dramáticas, son dos sentencias de la Sala de lo Constitucional. La primera, la referente a que los Ministros y otros funcionarios no pueden ser candidatos a la Presidencia de la República sino hasta un período posterior al siguiente del cual ejercieron el cargo. Para ser claros, no podrán, por ejemplo, los Ministros Gerson Martínez, Hugo Martínez o el secretario Técnico de la Presidencia Roberto Lorenzana, ni siquiera ser candidatos a su partido; ningún ministro o miembro del Ejecutivo que hubiese hecho gobierno. La otra es, si algún Diputado o Alcalde decidiese correr bajo una bandera que no fue la que originalmente lo eligió, este no puede ser candidato por otra fuerza política hasta dos elecciones después; lo que también limita la libertad y posibilidad de buscar nuevos posicionamientos políticos.

  Es imposible dejar de notar la saña y el matiz de persecución que existe en las expresiones del Fiscal General de la República contra el Alcalde de San Salvador; pareciese ser que la estrategia mediática de La Prensa Gráfica y El Diario de Hoy, es llevar, a toda costa, al Fiscal a buscar, bajo cualquier pretexto, procesar y condenar, por cualquier causa, a Nayib Bukele. Lo amenazan con el caso inventado del Troll Center, con procesar a su familia con la publicidad del Ministerio de Turismo, con las luminarias, y recientemente con el ridículo caso del Hipopótamo Gustavito – Proyecto de Mega Parque Ecológico. El Fiscal no está mostrando absolutamente nada de imparcialidad, respetuosamente estaremos pidiéndoselo y lo haremos hasta el último día de los 20 meses que le restan para la conclusión de su mandato.

  Por último, y lo que a mí me parece más delicado, es la búsqueda del proceso judicial de los Comandantes del FMLN y de los Miembros del Alto Mando de la Fuerza Armada de El Salvador, hasta lograr inhabilitarlos para el ejercicio de sus derechos políticos y electorales. Cuando se declaró la Inconstitucionalidad de la Ley de Amnistía, era lógico que se vendría una serie de demandas contra los comandantes guerrilleros y los militares que estuvieron al frente del conflicto. ¡Ojo, señores Generales y Coroneles! A la vieja derecha oligárquica poco le importan ustedes. Ya es público en los círculos políticos que los utilizarán de moneda de cambio para inhabilitar al Vicepresidente Oscar Ortiz.

  Si un gobierno es malo, hay que permitir que sea la gente, el pueblo, quien lo cambie; no cambiando a los Magistrados del TSE, como lo hizo la Sala para que llegue uno de derecha- palabras de la Magistrada Suplente. Que sea el voto libre, igualitario y secreto el que decida si cambia al FMLN del ejecutivo o no; no las conspiraciones o triquiñuelas de la vieja derecha oligárquica. Pensemos en el mañana, en el futuro que tendría un gobierno emanado de la trampa, de la utilización antidemocrática de las instituciones. Que sea el pueblo el que decida, no una gran conspiración.

Publicado en Política | 3 comentarios

LOS DOLORES DE ARENA

Renuncié públicamente de Arena, el 26 de septiembre del 2014. Transcurridos casi dos años y medio, las causas que me motivaron a romper con 33 años de vida realmente activa y partidaria no solo siguen intactas, se han multiplicado.

El principal motivo de mi renuncia fue la creciente visión elitista de su dirigencia. Arena, desde su fundación fue una mezcla de composiciones sectoriales, es decir, un conjunto de almas y seres humanos provenientes de los más diversos y disímiles sectores del tejido social. Habíamos jóvenes, campesinos, empresarios, mujeres, profesionales, agricultores, ricos, pobres, comerciantes; en síntesis, representantes de la amplia y real composición de nuestra sociedad. Nuestro fundador era un ex militar, proveniente de una familia de clase media promedio, con relaciones de parentesco con distinguidas familias de la sociedad de 1980.

Aquella visión de élites, comenzó a sembrarse al interior de Arena en 1989, con el ascenso de Alfredo Cristiani a la presidencia del país. Con Cristiani al frente, aparecieron en los actos partidarios quienes solo eran financistas. Se hicieron visibles tras su regreso de Miami, los personajes que hasta entonces aportaban parte del financiamiento de Arena; y desde entonces, trataron de imponer su visión. La pregunta lógica que nace de lo anterior es la siguiente: ¿En qué consiste esa visión elitista?

Es, sencillamente, la creencia inherente de un grupo social económicamente poderoso que, verdaderamente, se siente superior. Este pequeño grupo de personas, está convencida que ellos son los únicos que pueden ostentar la verdad política, intelectual y moral del país. Lo creen porque son dueños de los sectores productivos más ricos de la empresa privada del país; porque gracias a sus inagotables riquezas, han tenido la oportunidad de brindar la educación a sus descendientes y empleados de confianza; porque en su mente y convicción, se sienten los dueños de El Salvador.

Cristiani inició el proceso de liberalización de la economía. La privatización de la banca, fue el factor que potenció y devolvió a la oligarquía salvadoreña el poder, le devolvió el control del dinero y los capitales en el país. Este proceso se desarrolló  desde 1989 hasta la toma del control total de Arena en el año 2001, cuando Francisco Flores le entregó al COENA SA de CV presidido por Roberto Murray Meza,  las llaves de Arena a la oligarquía criolla.

Quiero apuntar que yo creo en la libertad de empresa, pero lo que no es posible en un país como el nuestro, es que, en un proceso de 20 años, un pequeño grupo económico se halla lucrado de la riqueza generada en el país en ese período. Las pruebas son evidentes, se quedaron con la banca privada, la cual adquirieron por una miseria y financiados por el estado, para luego venderla a capitales extranjeros por miles de millones de dólares. Crearon en esos 20 años, un sistema de pensiones del que han explotado dinero de quienes cotizamos, quedándose con cientos de millones de dólares anualmente vía la famosa comisión por el manejo de esos fondos.

Se han negado, paulatinamente, a pagar impuestos sobre sus millonarias ganancias, no quieren pagar patrimonio; han multiplicado sus ganancias gracias a privilegios adquiridos a través del control del aparato estatal, por ejemplo: han creado un muro invisible, que permitió a la familia dueña de los aviones, saquear el bolsillo de los salvadoreños con tarifas impresentables. Han protegido, durante años, a las empresas productoras de cervezas y licores al no gravar con impuestos reales  estos productos,  que tienen un impacto y altos costos en la salud del pueblo, igualmente pasa con el tabaco. Así hay miles de ejemplos en constructoras, ventas de vehículos y otros sectores que han contado con la coraza del aparato estatal controlado por la oligarquía.

Concluyamos, entonces, que la visión elitista consiste en colocar en el aparato partidario, en Arena específicamente, a personas que pertenecen sanguíneamente a las familias o a empleados leales a ellos, solo así se puede entender las tres últimas presidencias de Arena: Cristiani (El héroe que les devolvió el poder económico), Jorge Velado (Gerente de una empresa de los Poma) y Mauricio Interiano (Director de una AFP). Así se puede entender la bancada de Arena: Johnny Wright (Hijo de Juan Wright), Ernesto Muyshondt (Un torpe apoyado por Cristiani), Juan Valiente (Empleado de Bobby Murray en Agrisal), y así muchos otros ejemplos. Para ser dirigente de Arena ahora o se es hijo o pariente de los “popies” o se es empleado de los “popies”. Si se es rubio, si se tiene piel blanca, ojos claros o apellido extranjero y vistes “fashion”, se cumplen los requisitos secundarios. Esa es la “visión elitista” que ahora existe en Arena, que tiene un fin: proteger los intereses y negocios de los popies, de los que se creen dueños de El Salvador.

La segunda causa por la que renuncié a Arena fue “la falta de debate democrático”. En la actual Arena, el debate es inexistente. La élite o los dueños de Arena (Poma, Kriete, Calleja, Simán, Dueñas, Regalado y un par más), se reúnen y toman las decisiones de lo que debe ser y tiene que hacer el partido, luego contratan a un par de especialistas en politología o todología para que les den forma a sus decisiones y las hagan presentables. Allí se generan las decisiones y los empleados las trasladan a su COENA, quien dicta la línea.

En Arena no se puede hablar de las formas de democratizar el partido realmente, de ampliar la afiliación, de debatir posturas diversas. En las últimas horas, se exhibieron al sacar a la luz esa gran verdad, cuando expulsaron a un miembro de la Juventud Republicana Nacionalista (JRN). Las dos versiones públicas del hecho demuestran la falta de la cultura de debate democrático en esta actual Arena. La versión oficial es que el joven filtró al periodista, Paolo Luers, información sobre unas decisiones del COENA, lo que motivó una publicación del periodista; la otra versión, la no oficial, es que la expulsión fue por el contenido de una entrevista que el joven organizó con el periódico digital El Faro.

Ambas versiones caen por su peso mismo. ¿Cuál es el problema de hacer públicas las decisiones del COENA a un periodista, al decirle que el COENA les había exigido revisar todo lo que la juventud pudiese plantear? ¿Cuál es el pecado en el caso de la entrevista con El Faro, que los jóvenes expresaran su posición en temas que atañen a decisiones de estricta decisión personal? En ambos casos, lo que se nota en la dirigencia de Arena es la falta de debate democrático, es la falta de lo que tanto se llenan la boca al decirlo: LIBERTAD. Arena no cree en la libertad. El comunicado oficial del partido sobre este hecho los desnuda totalmente al terminar diciendo: “Finalmente, como la gran familia unida que es Alianza Republicana Nacionalista, las diferencias o coincidencias internas las analizamos o discutimos en nuestro seno.” ¿No se han dado cuenta los señores dueños de Arena, que Arena es un partido político, una institución pública, por lo que no puede utilizar la vieja política de que los trapos sucios se lavan en casa? Hay derecho de los afiliados y el joven tiene derechos. ¿Le aplicaron al joven el reglamento para separarlo de su cargo?

Y la tercera razón de fondo por la que renuncié a Arena, fue por “ser un partido excluyente”. Arena se alejó de las grandes mayorías; se alejó de sus principios de solidaridad, y de su humanismo cristiano. Los pobres y marginados, no significan ya nada para Arena; los programas sociales (no hablo del despilfarro) son para su visión, innecesario: no reconoce la existencia del hambre, de la miseria, del triste devenir de un niño sin zapatos para ir a estudiar, el dolor de tripas de una criatura que no tiene que comer, la angustia de una madre con hijos a los que no puede darles salud y seguridad. Arena se olvidó de los pobres, por eso principalmente renuncié a Arena.

Es excluyente porque solo obedece al bienestar y seguridad de los intereses de los popies, porque su fin es simplemente electoral, porque su visión política es rescatar el poder por el poder mismo, para brindarlo en bandeja a sus dueños y verdaderos amos. Por eso, renuncié a Arena, luego de haberle sido fiel durante 33 años, 33 años en los que voté por ese partido siempre, muy a pesar de haber estado en contra de algunas de sus decisiones. El 26 de septiembre del 2014, renuncié formalmente y públicamente de Arena; y de la misma forma, el COENA aceptó mi renuncia. Así que, terminado el contrato legal y moral que un día firmamos, desde entonces nunca más he votado por Aren; no por ser Arena, sino porque siguen por el camino incorrecto.

Yo nunca más votaré por partidos. He decidido, desde aquel año 2014, votar por personas; así que no se si alguna vez votaré por alguna persona que Arena le presente a la población, pero si un día lo hago, lo haré público y significará que al fin reencontraron el camino. Hoy por hoy, no es posible, porque están más perdidos que Adán en el día de la Madre.

Publicado en Política | 4 comentarios

CON LA MISMA VARA…SERAS MEDIDO

LA NOTA DEL DÍA POR WALTER ARAUJO

💻☀️Con la misma vara …serás medido☀️💻

Resulta ahora, que el tema ya no es la demanda del Alcalde Nayib Bukele por calumnia y difamación en contra de La Prensa Gráfica. Ahora el tema es, que no se le dejó entrar a la conferencia de prensa a un periodista de el Diario de Hoy; vale la pena aclarar que nunca se impidió el acceso a periodistas de Diario El Mundo, el único que intentó y no pudo entrar, fue un periodista de El Diario de Hoy, confirmé esto para asegurarme. Es posible que lo anterior no sea exacto, que yo no me haya enterado, que ya unieron las planillas de sus empleados EL Diario de Hoy y La Prensa Gráfica, lo que entonces implicaría, que se le negó el acceso a ambos medios, cosa que a todas luces sonaría lógica, porque sus preferencias político-partidarias en favor de Arena son idénticas, así como su odio visceral contra Nayib. Desde aquí arrancan los pasquines, con la continuidad existencial de sus permanentes mentiras.

Tramposamente La Prensa Gráfica trata de utilizar ese suceso, para desviar la atención de lo fundamental, la demanda que se presentará contra ellos. Convocarán a sus “cagatintas” , harán todo tipo de berrinches, aparecerá nuevamente el “cirquillo” permanente, primero Zamora, luego Roberto Rubio, después Arena. No pararán allí, pegarán el grito en el cielo invocando a su club de amigos, a la Sociedad Interamericana de Prensa SIP, de la cual Fabricio Altamirano y José Roberto Dutriz se cambian periódicamente la estafeta de presidente y miembros de sus directivas, asociación donde concurren reiteradamente, junto a otros millonarios dueños de periódicos José Roberto y Fabricio, para tirarse un par de tragos y de paso, darse carreta ellos solos, que son los próceres de la libertad de expresión y los únicos guardianes de la verdad.

Lo que no es válido, es que un periodista, a quién yo así lo considero, cometa el error de hacerles el juego. Este periodista, se ha puesto a criticar al resto de sus colegas por no haber abandonado la conferencia de prensa, en una pretendida acción de solidaridad con su colega de El Diario de Hoy. Por eso a Carlos Dada le pregunto lo siguiente: ¿Crees que El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica te acompañarían en una situación similar a ti, a los de Co Latino, u otro medio que no sean los de ellos?, ¿Cuándo Carlos, han ellos defendido o querido desarrollar un periodismo libre, objetivo y veraz?.

A mí no me gusta mentir, es más trato de dar elementos para confirmar mis argumentos, para que estos sean sostenibles; por eso Carlos te pregunto, ¿Por qué no pegaste el grito en el cielo, cuando cuatro de los Magistrados de la Sala de lo Constitucional, no permitieron acceso a los periodistas de TVX y a otros a la rueda informativa en FUSAL? , ¿ Cuál es la diferencia entre unos y otros? , ¿Que unos son de un medio de patrones millonarios y otros tienen patrones con no tanto dinero?, ¿O será que eso es válido solo paro los que defienden los intereses de Arena, no para los que no se pliegan a sus dictados?.

Nayib no le ha negado la información a nadie, revisemos Facebook. Es imposible que los pasquines areneros no tengan en sus cuentas acceso a Facebook. Todos podemos confirmar, las más de 500,000 visualizaciones en Facebook que tiene la conferencia , confirma un acceso más universal a la conferencia por parte del pueblo, es más, la podemos revisar una, dos, tres o las veces que se nos venga en gana. Lo que sucede y les duele a los panfletos, es que tienen que hacerlo al igual que el resto de los mortales, sin privilegios.

Alguno pensará, que le negaron al jinete solitario de El Diario de Hoy, la posibilidad de formular preguntas. Mis queridos lectores, lo que Nayib Bukele hizo, es evitarle la vergüenza al periodista de ese medio de lanzar una pregunta que no tendría respuesta, pues tengo entendido que no les contestará ni a ellos ni a La Prensa Gráfica pregunta alguna, al menos hasta que muestren ser decentes en el ejercicio del periodismo.

Nayib Bukele tiene el derecho de permitir el acceso a su despacho a quién él quiera, lo que no puede hacer el Alcalde, es impedirle el ingreso al mismo periodista a sacar una partida de nacimiento, una constancia o cualquier otro servicio a los que por obligación, la Alcaldía debe prestar. Y es que tiene razón Nayib, porque en los casi 20 meses de su mandato, El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica no han publicado NINGUNA (literal) obra de las más de 500 que lleva realizadas. Preste el lector atención al siguiente ridículo comportamiento de esos parcializados medios: Han decidido no publicar su nombre, a menos que sea cuando se le difame o calumnie en sus páginas. Ambos pasquines no dan cólera, dan lástima.

Por eso apelo a la real fuente de sabiduría, a la inteligencia nata de nuestra gente, a la que invito a responder este par de preguntas: ¿Permitiría usted dejar entrar a su casa o a su oficina de trabajo, a la vecina chambrosa que pasa difamándolo y hablando mal en su colonia, barrio, edificio o en su empresa?, ¿Permitiría usted que el Viejo Lín entre a su sala o a su despacho a cuestionarlo? . La respuesta es clara y suena rápidamente en nuestro cerebro: ¡NO!

Para rematar, al final del día anterior, nos hemos dado cuenta de los despidos masivos ejecutados por los dueños de El Diario de Hoy, según información recibida por fuentes confiables, son al menos 28 los empleados de ese medio y entre ellos más de diez periodistas. Escenas desgarradoras se dieron ayer en el ocaso del día en esas viejas instalaciones, entre lágrimas y sollozos solo se repetía una misma frase: ¡No es justo!. ¿Será que con un escándalo armado con total intencionalidad, se trató de ocultar esa salvajada?, ¿Dónde están los relatores de APES para proteger a estas familias?.

Si quieren ingresar a las conferencias del Alcalde Nayib Bukele, hagan algo serio……¡Cambien! , traten de nuevo de ejercer periodismo objetivo, auténtico, imparcial. Porque si no, cada día seguirán “involucionando” en lo que se han convertido: “pajaritas areneras de papel”.

PD. El Lunes publicaré un artículo de fondo sobre el mismo tema en mi blog de Derecha Nueva.

Publicado en Política | 4 comentarios