LAS ELITES EN LA POLITICA

“El peor mal que la derecha salvadoreña (valga decirlo: los partidos políticos que se han autodenominado de derecha) ha sufrido, es la dirección y control de las élites económicas sobre el aparato político nacional.”

La naturaleza humana y el desarrollo sociológico del individuo, hacen surgir diversas diferenciaciones en los núcleos colectivos; por lo que es natural ver a personas llegar a la cúspide piramidal en diferentes situaciones. Existen fenómenos deportivos como  Leo Messi,  Roger Federer, Babe Ruth, Michel Jordan; mentes intelectuales brillantes al estilo de Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, Isabel Allende, Ernest Hemingway; científicos brillantes como Stephen Hawking, Albert Einstein, Leonardo Da Vinci; y así, podríamos rescatar listas de grupos de exitosos. No nos cabe la menor duda que eso es natural, positivo y  espontáneo.

Existen también grupos cupulares en las lides económicas; basta leer la lista de Forbes para sacar un buen listado de los más ricos a nivel mundial, regional y por países. Se puede ser millonario y a la vez exitoso, se puede nacer con dinero y se puede hacer el dinero. Son ascensos válidos siempre y cuando se obtengan con legalidad, legitimidad y decencia.

Pero hay otras categorías en niveles superiores piramidales, que son totalmente artificiales; creadas en una lógica distinta a la naturaleza, pero necesarias para la coexistencia. Estas son las élites políticas y gubernamentales; muy ligadas las últimas a la existencia de las primeras.  Sin políticos no hay Gobierno.

La derecha nueva pretende reconocer y valorar la existencia de éstas cúpulas. La derecha nueva debe de diseñar el camino para su conformación, debe de crear la base para su legitimación; pero sobre todo, debe de crear un proceso indispensable para  buscar una sociedad justa y correcta: construirlas y elevarlas con democracia.

La derecha salvadoreña está en pañales en este rubro. Es urgente y necesario que evolucione en esta materia. El camino es único: otorgarle el poder a quien de verdad debe de poseerlo….la base; quien debe de ser entendida en el sentido más amplio.  Por ejemplo: los comerciantes deben de elegir a sus dirigentes no por conveniencia de grupo ni por amistad, y lo que es más reprochable, algún interés político partidario. Así también, los industriales, los constructores, los químicos y farmacéuticos, como el resto de actores del aparato productivo, hasta lograr elegir a sus dirigentes de sector de una forma correcta; para que, revestidos de legitimidad democrática, logren de igual manera elegir a la dirigencia empresarial nacional. En nuestro país, eso no se hace así, no funciona así.

Así mismo, los partidos  políticos que dicen ser de derecha, deben inmediatamente, pasar a entregar el poder de elección de sus dirigencias, a sus militantes. Es la forma íntegra y legítima de emigrar hacia lo nuevo y decente. La derecha nueva pretende crear y desarrollar todo el andamiaje para elegir, democráticamente, a las autoridades partidarias en todos los niveles. Los liderazgos municipales, departamentales y sectoriales partidarios deben de ser electos por las militancias, de la forma más amplia posible. La derecha nueva pretende ser participativa y tomar sus decisiones de manera compartida. 

El peor mal que la derecha salvadoreña (valga decirlo: los partidos políticos que se han autodenominado de derecha) ha sufrido, es la dirección y control de las élites económicas sobre el aparato político nacional. ¿Qué razón tiene o qué explicación alguna hay para que un precandidato o candidato presidencial sea definido por estas élites? La única respuesta es el poder de ellas sobre la economía de las instituciones partidarias. Obviamente, son los intereses de éstas élites lo que impulsan su accionar, pero nuestra aspiración no es la corrección de ellas, sino la purificación de las instituciones políticas partidarias.

Debe de sumarse a lo anterior, otra especie: los grupos de poder enquistados y aferrados a mantener el control para su facción o su visión unilateral del rumbo partidario. Estos grupos cierran espacio y desechan a todos aquellos que no les permiten mantener su área de influencia en la institución, a la cual dicen amar y defender. Solo con democracia real estos grupos pierden poder y control partidario.

Por ello es necesario que las instituciones de la derecha nueva, pasen de pretender hacer democracia a verdaderamente ser democráticas. Esto se puede lograr únicamente en dos grandes áreas de acción: a) Una reforma estatutaria que otorgue el poder a todos los afiliados al partido político, para votar periódicamente por sus autoridades superiores  y candidatos a elección popular, y b) El desarrollo de un sistema de financiamiento amplio y autosuficiente para evitar el control de los grupos de poder económico.

El Estado debe de jugar su rol subsidiario de cara a uno de sus principales sostenes: los partidos políticos, estos hijos de la norma constitucional que sufren del abandono de su padre el Estado; quienes han sido raptados o adoptados por grupos poderosos, o personas con intereses particulares muy definidos. La derecha nueva, pretende solidificar a la institución constitucional llamada Partido Político, dictando un aparato legal serio, real y objetivo. Es necesaria una verdadera Ley de Partidos Políticos.

La Ley de Partidos Políticos debe, en primer lugar, obligar a que ¨éstos¨,  los partidos, estén obligados a dictar un acta de nacimiento a sus militantes – un registro de afiliación. Este registro  debe de establecer y definir los derechos superiores de esos afiliados: el derecho a elegir autoridades, a ser elegidos y a escoger, mediante el voto secreto y directo, a sus candidatos a los cargos de elección popular.

Es así como se crearán nuevas élites políticas dirigentes, y autoridades gubernamentales legítimas, superiores y con mayor naturalidad. La derecha nueva tiene que ser creativa y debe impulsar, desde ya, la construcción del  proceso de establecimiento de nuevas élites, sanas y comprometidas con más y más salvadoreños.

Walter Araujo

Acerca de Walter Araujo

Político de derecha. Nació en San Miguel, El Salvador el 21 de Sep. de 1964. Hijo de maestros; formado desde sus estudios básicos en el Instituto Católico de Oriente - Hermanos Maristas de San Miguel. Casado; orgulloso padre de 4 hijos. Miembro de Alianza Republicana Nacionalista desde su fundación hasta el 26 Septiembre del 2013. Candidato a la Alcaldía de San Salvador por GANA (2015), Magistrado Propietario en el Tribunal Supremo Electoral (2009-2014), Presidente del Tribunal Supremo Electoral (2004-2009), Presidente de UNIORE y Presidente del Protocolo de Tikal (2005-2006). Presidente (2001-2002), Vicepresidente (2000-2001, 2002-2003) y Secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa (1994-1997), Presidente de Foro de Presidentes Legislativos del Caribe y C.A. FOPREL (2001-2002). Jefe del Grupo Parlamentario de Arena (1997-2000), Presidente (2001-2002) y Director de Información de Arena (1995-2000), Diputado por 3 períodos legislativos durante (1994-2003), Secretario de la Comisión de Diálogo del Gobierno de El Salvador (1990-1992), Miembro de la Comisión para la Consolidación de la Paz COPAZ (1992-1994) y Miembro de la Juventud Republicana Nacionalista desde su fundación. Estudios Superiores en Jurisprudencia y Ciencias Sociales en Universidad José Matías Delgado. Cursos de Especialización en Derecho en la Universidad de Salamanca, Cursos de Administración y Gerencia Política en el INCAE. Graduado del Official Candidate School OCS en Fort Benning, GA (1982). Graduado del Curso de Guerra Política, Fu Hsing Kang, República de China (1990). Oficial Mayor de la Asamblea Legislativa (1987-1990) y Jefe de Operaciones en el Consejo Central de Elecciones (1985-1987).
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a LAS ELITES EN LA POLITICA

  1. Juan Morales Osegueda dijo:

    A existido en nuestro país en alguna ocasión alguna derecha nueva?

    • roberto alvarado dijo:

      la verda que han querido existir grupos que pensamos de igual manera que el lic walter araujo hay muchas personas que estabamos esperando una respuesta a estos grupos con poder politico que siempre han abolido la idea de pensamiento que lo unico que deceamos es transformar la forma de hacer politica en el pais pero pienso que es el momento de unir esfuerzosy que hagamos realidad que nasca una nueva derecha donde cada salvadoeño se sienta agusto por que se brindan soluciones a los problemas nacionales

  2. luis dijo:

    Nueva derecha: en mi opinión si realmente se quiere rescatar ó mejor aún renacer dentro de todo este basural de corrupción, componendas, malas políticas económicas ( aceptadas por los mismos empresarios en reuniones privadas desde la época de Calderón Sol), y quizá peor aún: IMPUNIDAD, deberá ser una derecha que sin perder de objetivo el ejercicio del libre pero responsable mercado, acepte públicamente los errores del pasado. Una derecha valiente que acepte que su fundador fué involucrado directamente con atrocidades en la comisión de la verdad, una derecha que promueva el estudio de este documento de las Naciones Unidades, con una finalidad: que lo conozcan las nuevas generaciones para que sepan que generó el conflicto, y no volver a pisar el mismo camino que nos llevó a él.
    Una nueva derecha que limpie y fortalezca este deplorable sistema judicial, que establezca entes que realmente vigilen por los bienes del pueblo: CORSAIN, sede de las mas altas pudriciones que pueden existir y aquí sabe exactamente a que me refiero.
    Hasta entonces posiblemente El Salvador vea: NUEVA DERECHA, mientras sólo serán un balde mas donde halar tierra.
    Slds, la mejor de las suertes.

  3. Mauricio dijo:

    No logro dimensionar si es mejor hablar de una abolición total de ideologías de izquierda o derecha, (cuando esto a lo largo de la historia humana lejos de traer beneficios ha traído desgracias a los pueblos) o hablar de una ideología en pro de un El Salvador próspero, libre y armonioso. un sistema político, económico, social propio y nunca copiar modelos ni siquiera como ejemplo, tomando en cuenta que la sociedad es dinámica y mas aun que no toda sociedad es igual ni similar, simplemente somos humanos, con características propias y conducta distintas. Saludos…..

  4. Mauricio López dijo:

    El tema del financiamiento es la piedra en el zapato: lo mejor es democratizar el partido (elecciones de autoridades y candidatos) y establecer períodos máximos para estar en la dirigencia o ser candidato; asî se empieza a evitar el control. Además, ser muy exigente con los requisitos para optar a cargos. Ser de derecha no es equivalente a ser bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s