El País detiene arremetida de la vieja derecha. Análisis post electoral.

Nunca se había visto en El Salvador moderno y pro-democrático, que surgió con la Constitución de 1983 y su rediseño con la reforma surgida a través de los Acuerdos de Paz, un embate tan poderoso; dibujado éste, en el alineamiento del instrumento de la vieja derecha encarnado en Arena, con la comparsa de la ANEP y, la complicidad casi absoluta, de los dos grandes medios escritos del país, quienes trataron de incidir en el juego democrático buscando inclinar la balanza hacia un sector que, cada día, siente más rezagado sus intereses de grupo dominante”. Walter Araujo.

  Me tomó al menos un par de horas, en un profundo debate interno en la soledad de mi estudio, lograr definir el título para el artículo que ahora comparto con usted, mi estimado lector. Logré conseguir la definición después de tratar de descubrir, desde mi apreciación, lo que aconteció el Domingo 1 de Marzo. Primero, establecí quién fue el actor más importante, el que definió el rumbo del país para los próximos tres años; definición que logré alcanzar luego del analizar, a profundidad, un excelente editorial de la UCA titulado “Dos países en uno(Editorial UCA)” del 19 de Marzo de los corrientes, calzado por Ricardo Fuentes @ricardo7rey. Dejo su link para mayor profundidad a quienes nos leen http://t.co/9VNMviAtmm .

  Quien logró contener la arremetida de la vieja derecha fue uno de los dos países que hacen uno solo, nuestro El Salvador; descrito magistralmente por Ricardo Fuentes de la siguiente manera: “El Salvador funciona como si se tratara de dos países. Un servicio de salud para las clases medias y otro para las mayorías pobres. Un conjunto de colegios aceptables para los más o menos pudientes; y pequeños colegios y escuelas deficientes, sin servicios decentes, para grandes grupos de población empobrecida. Un salario mínimo insuficiente en la ciudad y la industria; y uno de miseria en el campo. Un sistema de pensiones cada vez con más problemas para asalariados formales; y uno público, no universal y escaso para los esforzados trabajadores, muchas veces explotados, que no pudieron cotizar con las administradoras de pensiones por ser pobres” …. A ese segundo país que es el inmensamente mayoritario, debemos agradecerle la contención electoral lograda en detrimento de la vieja derecha.

 El presente artículo, es el primero de una serie que buscará contextualizar todo lo relacionado con el proceso electoral del año 2015. En esta primera parte analizaremos tres aspectos: a) La campaña Electoral y sus actores, b) El Domingo 1 de Marzo, y c) el resultado electoral. Quedando pendientes de analizar en entregas posteriores: cada uno de los partidos políticos; el irreconocible Tribunal Supremo Electoral; los medios de comunicación social y; los poderes fácticos detrás de la democracia formal.

 Sin más preámbulos, manos a la obra. Nuestro aporte será juzgado por quienes nos importan, por esa gente del país al que tanto amamos.

 La campaña electoral y sus actores.

   Nadie puede negar que esta campaña electoral fue radicalmente distinta a cualquier otra. La decisión de la Sala de lo Constitucional de expulsar de nuestra carta magna la normativa que impedía el voto por candidatos de distintos partidos (voto cruzado), sumado a la anterior decisión de abrir el listado de los partidos políticos a la libre elección de la población por los candidatos (voto por rostro), produjo tangibles y sensibles cambios en la forma de hacer campaña electoral, al menos en los casos a diputados a la Asamblea Legislativa y al Parlamento Centroamericano.

ARENA

El impacto fue dramático. Cientos de fotografías de variados tonos, tamaños, diseños y colorido partidario comenzaron a irrumpir en los 262 municipios del país. Las pugnas internas no dejaron de llamar la atención, como el famoso incidente de los diputados de Arena en el departamento de La Paz, quienes se fueron a los golpes; o la expulsión de un candidato en la planilla de San Salvador previamente seleccionado a través de un cuestionado proceso interno, por adelantarse a la campaña de sus propios correligionarios.

 Paradójicamente, el partido Arena que se pretende abrogar el liderazgo de la renovación moral de la política salvadoreña, arma una estrategia publicitaria llamando a la renovación de la dirigencia política, olvidando que los funcionarios actuales (diputados y alcaldes) son la esencia misma de lo que Arena es hasta el día de hoy. Solo así se logra entender la incursión de un Juan Valiente en el tinglado electoral del departamento de La Libertad, donde su consigna “un político menos” dinamitó las candidaturas de los cuadros históricos de ese departamento, desplazando a la casi totalidad de diputados que, con gran esfuerzo, habían logrado desarrollar un liderazgo político natural en esa circunscripción electoral.

 El caso más patético y delirante, lo constituyó la decisión adoptada por Jorge Velado al desplazar al hasta entonces Alcalde de San Salvador, de una candidatura que ya había sido seleccionada. Velado, quien ejerce la presidencia del Consejo Ejecutivo Nacional de Arena en representación de los grupos que financian a ese partido, decide, a la vez, trazar la cancha de la campaña electoral: elige como los puntos de potenciación la Alcaldía de San Salvador, la de Santa Tecla y el golpeo en Nuevo Cuscatlán- lo que considera la retaguardia estratégica del candidato a vencer por Arena: Nayib Bukele.

 Velado(dudamos que tenga la capacidad estratégica) diseña o le diseñan, al mismo tiempo, un plan de coaliciones en las candidaturas a la Asamblea Legislativa con un objetivo único y trascendental: Evitar que la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), se convierta en la fracción decisoria para la legislatura 2015-18. Lo anterior hace erogar fondos importantísimos al partido de Concertación Nacional (PCN)- fuentes de dicho instituto político hablan de un aproximado de seis millones de dólares ($6,000,000.00), entregados a ciertos dirigentes de esa nomenclatura partidaria.

 El apoyo y abandono financiero a otros departamentos, municipios y cuadros, fue evidente a través de toda la campaña electoral. Candidatos a diputados tradicionales como Mariela Peña Pinto, Ernesto Angulo Milla, Enrique Valdez, Mario Valiente, por señalar a algunos, se quejaron constantemente de la falta de apoyo del partido y la preferencia del COENA para con ciertos candidatos como René Portillo Cuadra, Juan Wrigt, Ernesto Muyshondt; lo que fue evidente en el despliegue publicitario de estos últimos.

 La campaña electoral de Arena se basó en tres puntos esenciales: El desprestigio de las acciones gubernamentales como el SITRAMS- ejemplo del manejo de la economía y mal gobierno; la renovación partidaria y el impulso al voto cruzado; y una constante campaña sucia sobre ciertos blancos previamente definidos: la candidatura de Nayib Bukele y su gestión en Nuevo Cuscatlán; los negocios del Presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, con su participación en la adquisición de unos terrenos del IPSFA; y la denominada alianza entre el FMLN y GANA, denominada por ellos como el bloque.

 Su estrategia publicitaria se concentró en comerciales llenos de música y colorido partidario, basando su eje principal en la campaña de Edwin Zamora, so pretexto de que había que venderlo por la falta de conocimiento de la población sobre él; tratando de atraer al casi medio millón de personas quienes, según su concepto, votaron adicionalmente por Arena en la pasada elección presidencial del 2014.

 Es importante señalar que Arena recurrió al juego de destrucción de los adversarios elaborando pauta de spots, donde con toda claridad buscaba vincular al FMLN con GANA. Todo en absoluta, total y comprometida acción de los dos mayores periódicos de circulación nacional y de los dirigentes de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP).

 Salvo por la actitud de un par de periodistas en programas específicos, los medios de comunicación electrónicos, llámense televisión, radio y redes sociales, incluyendo los espacios noticiosos de Telecorporación Salvadoreña (TCS), Canal 12, Grupo Megavisión, Canal 33 y otros, Arena no pudo, en esta ocasión, monopolizar y ejercer su agenda a plenitud, punto positivo para todos estos medios.

 La presidencia actual del COENA desarrolló una fase de “radicalización” en la denuncia constante sobre el proceso electoral. Los pavorosos llantos y quejas de Velado producen un envalentonamiento de cuadros a nivel nacional, que vuelven violentos a sus correligionarios en su accionar político. Posteriormente describiremos las consecuencias del plan orquestado por Velado a través de sus diatribas y lloriqueos constantes. Es de suma importancia advertir que ciertos cuadros como José Mario Bolaños, Selim Alabí, Gerardo Suvillaga, Neto Muyshondt, Erick Orellana , Alberto Romero y otros, han sobrepasado el hecho de solo proferir amenazas, pasando a una fase de acciones violentas. Fuentes en su interior nos han informado que se han dado un par de reuniones donde la escalada de violencia ha llegado hasta el plantear acciones físicas en contra de adversarios políticos. Hay que darle seguimiento e inteligencia a este preocupante aspecto que creíamos ya superado en el país.

 FMLN

El momento más difícil para un partido político es enfrentar una campaña electoral a escasos meses de haber asumido el gobierno. Al FMLN le pasó factura. Por más que Velado y sus voceros se llenen la boca diciendo que este es el sexto año del FMLN en el GOES, la inteligencia del salvadoreño sabe y entiende lo que cualquier erudito en ciencias políticas es capaz de establecer: la Administración Funes no es la administración del FMLN al frente del ejecutivo; por más coincidencias y conjunciones políticas que se busquen, una cosa es Funes y otra el partido FMLN.

 Lo anterior es sustentable y comprobable. Tengo un artículo escrito que publicaremos en el momento adecuado- que se recuerde Alfredo Cristiani cuando al inicio de la administración de Mauricio Funes, nos convocó para acompañar a Donato Vaquerano a una reunión en una oficina cercana a Casa Presidencial y las instrucciones que giró sobre el nacimiento del partido político que ahora parece ser su más acérrimo enemigo. Llegará el momento en el cual los areneros conocerán los vericuetos y malabares de quienes verdaderamente ostentan el poder en Arena.

 El FMLN, ocupado en aprender a manejar la administración pública, lo que requiere de mucho esfuerzo y tiempo de sus cuadros ahora en el gobierno, a descuidado las incidencias políticas de detalle, de allí que su campaña fue sobrada en expectativas. Una autoconfianza falsa ha inundado de raíz al partido gubernamental, cometiendo errores que hemos visto anteriormente en otros. El pueblo achaca los aciertos de un Gobierno al Presidente y a sus funcionarios, pero los costos de las falencias y errores las paga el partido en el gobierno; esta es norma sacramental para los que hemos vivido esta realidad desde el gobierno y desde un partido.

 El otro grave error del FMLN es negarse a una renovación de los liderazgos históricos, sobre todo, aquellos que presenta a las elecciones populares. El rechazar la renovación política, la profundización de la reforma electoral y el constante choque con la Sala de lo Constitucional, han calado profundamente en sectores de clase media en los grandes centros urbanos, de allí su “ruralización” al revisar su comportamiento electoral.

 Su campaña fue errónea, casi una continuidad de la estrategia usada en la presidencial. En materia de fondos económicos el FMLN está sobrado, si algo tienen son recursos y el GOES. Olvidaron que en este tipo de elección, los detalles son indispensables: San Miguel no es Santa Tecla, ni Cacaopera es Conchagua; una campaña de este tipo es focalizada y definida por municipios y por departamentos. La gente vio los spots del FMLN presentando diputadas y diputados de todos lados, con el mismo escenario de fondo- craso error.

 Algunas piezas publicitarias fueron de buena calidad, especialmente la que “enmarcaba” las acciones en algunos municipios; la de la campaña de diputados, sin temor a equivocarnos, muy regular, nada sobresaliente. El FMLN banderilleó las ciudades, tapizó con posters de sus candidatos el país, en ciertos casos con saturación y exceso de presencia.

 Su más acertada decisión fue darle autonomía a Nayib Bukele en el manejo de su campaña. Eso les “salvó” San Salvador y el área metropolitana. Fue una campaña de manejo conceptual refrescante, diferente, innovadora e hizo bien en contraponerse a la de Arena, que fue tradicional y millonaria; ambas no escatimaron recursos. Mejor definida no podría haber estado la lucha por la denominada “Joya de la Corona”, que por una valla publicitaria con fondo celeste, que en letras blancas convencionales decía: “Esta es la lucha del pasado contra el futuro”; al final y por más de seis mil votos, el futuro triunfó.

 La muestra más acertada sobre el factor Nayib Bukele la definimos con números concretos: En el municipio de San Salvador, Arena bajó aproximadamente 25,000 votos, el FMLN subió aproximadamente 30,000 votos, y votaron aproximadamente 8,000 ciudadanos más que en las elecciones 2012. “Así perdió Arena y la conducción de Jorge Velado la Alcaldía de San Salvador, de esta forma Nayib Bukele y el FMLN obtuvieron la joya de la corona”.

 Es refrescante para la política nacional ver a un partido como el de Gobierno, alejado de la violencia de calles, con posturas cada vez más institucionales y pro-sistema. De eso se trató el Acuerdo de Paz. Acaso ya se le olvidó a Cristiani y compañía? A menos que sus intenciones hubiesen sido la de no permitir un verdadero pluralismo político en El Salvador, ese que con el esfuerzo de todos, se construye día a día.

 GANA

Por fin la Gran Alianza por la Unidad Nacional entendió que la política no solo es despliegue territorial y que necesita de liderazgo y comunicaciones fuertes. Su estrategia fue más defensiva que proactiva, aunque mejoró al utilizar la televisión como una herramienta fundamental para llevar su mensaje al electorado. Renunció, por falta de recursos, a pautar en los medios escritos grandes del país. Si bien es cierto que estos dos periódicos tradicionales trataron de “hacer invisible” su campaña y su existencia, no se puede obviar ese segmento del pastel publicitario, es importante aprovecharlo, pero en esta ocasión lo dejó a un lado.

 La utilización de la televisión para promover a su propuesta legislativa le permitió mantener su bancada, que es el “pívot” estratégico para cualquier decisión. El gran acierto fue destinar la masificación de su mensaje a la televisión, aunque le faltó una mayor calidad técnica a sus spots. La radio se convirtió en pilar estratégico en el oriente del país, donde se obtuvieron 4 diputaciones y 2 cabeceras departamentales, a pesar de la mínima derrota sufrida en San Miguel. El Oriente del país es la tónica a seguir por GANA.

 Quedó demostrado que la polarización extrema desfavorece a las fuerzas emergentes. Los grandes centros urbanos y especialmente la capital, fueron “engullidos” electoralmente hablando, por la inmensa cantidad de recursos desplegados en San Salvador por Arena y el FMLN. El esfuerzo de GANA, CD, DS y PCN, a pesar de contar con candidaturas importantes, no rindió frutos pues se hizo imposible presentar batalla ante la inmensa inequidad de los recursos desplegados. Un capitalino de nueva derecha, de centro y de izquierda moderada jugó al llamado “Voto ÚTIL”: en esta elección prefirió votar por Nayib, que por Walter Araujo (quien escribe este artículo), así como un votante de derecha conservadora molesto o de izquierda resentida al FMLN votó por Zamora aún así le gustase más Roberto Cañas, Fito Salume o Luis Cuenca. Nadie pudo interiorizar la existencia de la nueva modalidad de los Concejos Plurales.

 Para GANA el planteamiento general se cumplió: mantener la bancada legislativa, sacar a Arena de San Salvador, Soyapango y Mejicanos y crear nuevos bastiones políticos como San Francisco Gotera y Usulután. La pérdida de más de 5,000 votos no debe de asustar a GANA, pero le exige replantear su discurso, corregir los errores y abrir el partido a nuevos dirigentes y a personas con reconocimiento popular y sobrada capacidad. El futuro lo dirá todo.

 PCN

El re-conceptualizado partido de Concertación Nacional es uno de los perdedores en la contienda legislativa. Perdió un diputado, pero lo que es más grave es que perdió identidad electoral por su asocio con Arena; y esto pese a los millones que se rumora recibió por sectores de la vieja derecha. Así se logra explicar el despliegue de recursos de los diputados favoritos de Arena y de Guillermo Rodríguez, Secretario General del CN: Mario Ponce y Antonio Armendáriz.

 Muchos de los restantes cuadros de Concertación Nacional recienten el escaso apoyo y acceso que tuvieron a los recursos manejados por su dirigencia; pese a ello, sus campañas sobresalientes lograron colocar, con recursos propios, a diputados como a Francisco Merino, Reynaldo Cardoza y Serafín Orantes. Es un secreto a voces que no hay solo una línea dentro del CN. Muy a pesar del discurso formal institucional, hay un grupo comandado por Rodríguez, Ponce y Armendáriz quienes son totalmente plegados a Arena; y otro grupo encabezado por Merino, Cardoza y Orantes, quienes exigen independencia de criterio y la no subordinación a la vieja derecha.

 Su campaña contó con los recursos necesarios para atender su pequeño universo electoral y a movimientos audaces, como la de impulsar a la ya actual diputada electa Cristina López. Aunado a un discurso anti Ciro Cruz Zepeda y todo lo que se le parezca, es lo más relevante en esa institución, que año con año y elección tras elección, ven reducido el número de sus votantes y sus curules.

 Las coaliciones con Arena que pretendieron quitarle curules a GANA, no les dieron ningún resultado; por el contrario, GANA les ganó los curules de Usulután y San Vicente. En San Salvador lograron capitalizar el residuo que antes estaba en manos de GANA, gracias a buenas y reconocidas personas como el Lic. Manuel Chacón, y a las audaces incursiones y a la fama de dos mujeres: una por ser una exitosa atleta y la otra por su activa denuncia pública del abominable asesinato de su hijita, el angelito Katya Miranda.

 CD

Víctima de una campaña polarizada con escasísimos recursos, Cambio Democrático (CD) asumió el reto de navegar sin aliados ni coaliciones, soñando que la comprobada capacidad, intelectualidad y lucha histórica desde sus orígenes con personajes de la talla del Doctor Manuel Ungo, Héctor Silva, así como las trayectorias de Juan José Martel, Héctor Dada Hirezi y Douglas Avilés entre otros, les aseguraría el mínimo éxito electoral que el sistema exige- craso error. Nuestro sistema electoral tiene defectos de inequidad profundos y CD los tuvo que comprobar.

 Su campaña, con excepción a las de Douglas Avilés y cierto apoyo a la candidatura de Roberto Cañas, fue exigua y casi inexistente. Cometió el error histórico de tratar de entrar en la difusión comunicacional del voto cruzado, lo que fragmentó su pequeño pero sólido nicho electoral, olvidando que los votos propios ni se regalan, ni se comparten.

 DS

Nació para morir; tuvo una importante pauta publicitaria, con el tercer nivel de inversión en pauta publicitaria, según datos que obran en nuestro poder; y con un despliegue territorial importantísimo. Lo anterior nos lleva a resaltar que el dinero, si bien es importante y necesario, no es el factor determinante en una campaña electoral. Ejemplo de esto es la infinita diferencia de pauta publicitaria para la candidatura de Fito Salume, fundador, Presidente y financista de DS a la Alcaldía de San Salvador, quien se ubicó en el quinto lugar, atrás de los candidatos de GANA en el tercero y CD en el cuarto, quienes contaron con un financiamiento al menos 30 o 40 veces menor que el de Democracia Salvadoreña.

 Su pauta publicitaria se basó en tratar de introducir una nueva marca en el espectro electoral, con lo que también se comprobó lo difícil de esa tarea. Fito Salume y Julio Valdivieso, fueron los actores únicos de su campaña, con esporádicas apariciones de pauta de la hasta hoy diputada Claudia Ramírez en Santa Ana, y el resto casi nada.

 El día de las elecciones. El día “D”.

 Si de algo estamos orgullosos los salvadoreños es de lo “cachimbona” que es nuestra gente. Desde la madrugada, decenas de miles de mujeres y hombres con convicciones patrióticas, tomaron la acción en sus manos; con poca o escasa preparación para asumir los cambios electorales e “inventando” soluciones, se lograron instalar las 10,621 Juntas Receptoras de Votos (JRV), poniendo a disposición de los ciudadanos que conformamos el padrón electoral, las tres elecciones a realizarse este 2015: los 20 curules al Parlamento Centroamericano, las 84 diputaciones a la Asamblea Legislativa y los 262 Concejos Municipales del país. Se inició tarde en muchos lugares debido a la inmensa cantidad y complejidad de las actas, pero la votación se dio totalmente.

 El proceso transcurrió con absoluta normalidad y tranquilidad, salvo las mínimas excepciones que nunca faltan en ningún país del mundo: como el incidente de la captura de una veintena de personas, a quienes se les acusa de haber falsificado las credenciales de Democracia Salvadoreña, evento que se suscitó en la escuela Concha vda de Escalón; así como el altercado del Alcalde y candidato a la reelección por Arena en Apopa, donde la PNC y la Fiscalía tuvieron que intervenir. Otros hechos de menor envergadura y cobertura se dieron, pero la pronta intervención de la autoridad y la auto contención de las fuerzas partidarias, permitieron uno de los cierres más tranquilos en cuanto a incidentes y disputas.

 Vino la desgracia, y el peso de la “inédita imprudencia e inoportunidad” de la sentencia fuera de tiempo de la Sala de lo Constitucional, generó el apocalipsis de la jornada electoral: el escrutinio de las JRV’s se tornó tedioso, complicado y frustrante; pero gracias a esas decenas de miles de almas voluntarias de las mesas electorales el proceso se salvó. Unas mesas terminaron de escrutar hasta el día siguiente en condiciones de absoluta incomodidad y falta de garantías humanas mínimas.

 No comentaré más en este artículo, pero si algo puso en verdadero riesgo este proceso electoral fue el colapso en el sistema de Resultados Preliminares. Con el único objetivo de que el TSE no vuelva a cometer los mismos errores, próximamente en este sitio, haremos un apartado extenso y con datos reales sobre lo acontecido. Es loable la actitud mostrada por todos los partidos políticos en esas primeras horas posteriores al evento electoral; tenemos la certeza de que no fue por inspiración divina o bondad ética, sino porque ninguno tenía datos electorales fiables, lo que los obligó a guardar una prudente compostura ante el “agujero negro” del que fue víctima el sistema electoral en las elecciones del 1 de marzo del 2015.

Llegó la tardía pero sensata decisión del TSE de dejar atrás el colapso del sistema de Resultados Preliminares y proceder a iniciar, con serias anomalías técnicas también, el Escrutinio Definitivo. Una por una, las más de 31,000 actas fueron procesadas, no sin una serie de interrupciones grotescas promovidas por el nuevo agitador profesional Jorge Velado, flamante Presidente del COENA, quién se dedicó a montar una estrategia de retraso y ambiente antidemocrático hasta el último momento del Escrutinio Definitivo; todo con un único fin: “minimizar sus fracasos estratégicos electorales como: la pérdida de San Salvador, Soyapango, Mejicanos y Nuevo Cuscatlán; desviar la atención pronta de su partido sobre la pésima política de coaliciones; y diferir los reclamos de cientos de candidatos que se sintieron abandonados por el COENA, a pesar de contar con una de las campañas electorales con mayor financiamiento”.

 Así terminó el Escrutinio Definitivo, con un partido político como Arena quejándose para no enfrentar sus realidades, y un escenario político con una auto estima democrática bajísima, por un retroceso claro y preocupante por la mala administración del proceso electoral, salvo por un hecho relevante: nadie duda que este proceso es legal y legítimo ya que el fraude ha sido erradicado de nuestro país; no por las palabras necias o solicitudes absurdas del Presidente del Tribunal Supremo Electoral, sino porque el sistema funciona a pesar del retroceso en las capacidades técnicas del TSE.

 Hay un hecho que no debemos dejar de escapar y es lo que significó la casi inexistente aparición del Presidente de la República y funcionarios del Órgano Ejecutivo en este proceso electoral, quienes únicamente aparecieron a través de un comunicado leído en la cadena nacional, donde prudentemente el Presidente de la República nos exhortó a todos a dar un respaldo al proceso electoral y a apoyar a las autoridades electorales para finalizar estas complejas elecciones. Esto es altamente positivo para la democracia y para la estabilidad del proceso salvadoreño.

 El resultado electoral.

 El pasado Viernes, nos encontramos casualmente con el hijo de un amigo, Juan Diego, estudiante de segundo ciclo de Ciencias Políticas en una universidad de Guatemala, quien regresó al país para sacar su Documento de Identidad Personal (DUI). Es un joven inquieto por los temas políticos del país -de esas raras excepciones-y nos preguntó sobre los resultados electorales, sobre cuántos diputados ganó cada partido, las victorias y derrotas de las principales Alcaldías, y sobre la cantidad de diputados al Parlamento Centroamericano(PARLACEN); ante esa alta curiosidad nos tomamos un tiempo y le contestamos lo siguiente:

 “En Parlamento Centroamericano Arena obtuvo 8 diputados, el FMLN 8, Gana 2, CN 1 y PDC 1. En la Asamblea Legislativa hasta hoy Arena 34, el FMLN 31, Gana 11, CN 6, PDC 1 y el CD está disputando el diputado por residuo con Arena en San Salvador. En cuanto a Alcaldías, le contamos que el FMLN había ganado San Salvador, Soyapango ,Mejicanos y San Miguel más otras 80, que Arena ganó Santa Tecla, Santa Ana y aproximadamente 130 alcaldías más; Gana logró ganar San Francisco Gotera y Usulután y unas 14 Concejos Municipales más y que el CN logró ganar Ahuachapán y el resto de los 262 municipios del país”.

 Nos llamó la atención ver a Juan Diego mirar al piso, buscando un punto fijo en el ladrillo frente al que estaba parado, casi se escuchaba su pensamiento y luego de hacer cálculos por un par de minutos y rompiendo su profundo silencio nos dijo: “Híjole, hoy entiendo tanto berrinche de Jorge Velado, los datos dicen que no le salieron las cuentas de conseguir la mayoría en la Asamblea, perdió la Joya de la Corona. Pobre Edwin, el Velado lo quemó por gusto, Arena perdió las Alcaldías más importantes como la de San Salvador, ya no tendrá capacidad para mover gente en la capital y en la asamblea verá que el FMLN logrará la gobernabilidad con GANA y hasta con el PCN, porque estos del PCN solo se le pegan a Arena en elecciones. Le ganó la partida Nayib a Edwin, quizá lo pongan por ese triunfo de Presidente, tanto que lo confunde a uno el Diario de Hoy y La Prensa Gráfica, hasta llegué a pensar que Arena había ganado, pero ya veo…..no ganó nada”

 Las palabras sencillas de Juan Diego son la expresión más profunda, versátil y sincera de lo que fueron los resultados del Domingo 1 de Marzo del 2015. Gracias a este país que odia las injusticias, sufre las desigualdades y todavía sigue creyendo en la democracia y la libertad, gracias a ese “nuestro” país, se detuvo la arremetida de la vieja derecha!!!

Acerca de Walter Araujo

Político de derecha. Nació en San Miguel, El Salvador el 21 de Sep. de 1964. Hijo de maestros; formado desde sus estudios básicos en el Instituto Católico de Oriente - Hermanos Maristas de San Miguel. Casado; orgulloso padre de 4 hijos. Miembro de Alianza Republicana Nacionalista desde su fundación hasta el 26 Septiembre del 2013. Candidato a la Alcaldía de San Salvador por GANA (2015), Magistrado Propietario en el Tribunal Supremo Electoral (2009-2014), Presidente del Tribunal Supremo Electoral (2004-2009), Presidente de UNIORE y Presidente del Protocolo de Tikal (2005-2006). Presidente (2001-2002), Vicepresidente (2000-2001, 2002-2003) y Secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa (1994-1997), Presidente de Foro de Presidentes Legislativos del Caribe y C.A. FOPREL (2001-2002). Jefe del Grupo Parlamentario de Arena (1997-2000), Presidente (2001-2002) y Director de Información de Arena (1995-2000), Diputado por 3 períodos legislativos durante (1994-2003), Secretario de la Comisión de Diálogo del Gobierno de El Salvador (1990-1992), Miembro de la Comisión para la Consolidación de la Paz COPAZ (1992-1994) y Miembro de la Juventud Republicana Nacionalista desde su fundación. Estudios Superiores en Jurisprudencia y Ciencias Sociales en Universidad José Matías Delgado. Cursos de Especialización en Derecho en la Universidad de Salamanca, Cursos de Administración y Gerencia Política en el INCAE. Graduado del Official Candidate School OCS en Fort Benning, GA (1982). Graduado del Curso de Guerra Política, Fu Hsing Kang, República de China (1990). Oficial Mayor de la Asamblea Legislativa (1987-1990) y Jefe de Operaciones en el Consejo Central de Elecciones (1985-1987).
Esta entrada fue publicada en Filosofía Política, Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El País detiene arremetida de la vieja derecha. Análisis post electoral.

  1. George dijo:

    Estoy bien seguro Magistrado,que tambien Su campaña ha sembrado “Buena semilla”

  2. Alex Arias dijo:

    Gracias por esta completa radiografía de las pasadas elecciones, solo queda confiar que los resultados obtenidos permitan un sano equilibrio y sobretodo una factible gobernabilidad, tan necesaria a nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s