EL PAIS QUE SOÑAMOS

Quiero agradecer la gran aceptación que obtuvo nuestro anterior artículo “Joven Nayib Bukele, usted está equivocado”. Superó las expectativas que, como autor, me había trazado; con más de 123,000 lectores a la fecha (dato total y absolutamente comprobable en WordPress), el artículo demostró que si hay motivo, hay respuesta; que si existe convicción, hay argumento. El joven Alcalde, Nayib Bukele, tiene un camino marcado, el cual solo se definirá por su deseo y certeza de hacer las cosas bien. Nosotros en derechanueva.com estaremos atentos y seremos fieles a nuestra palabra empeñada, votaremos por Nayib si continúa así, y lo respaldaremos en las acciones correctas, sin dejar de señalar los errores que, desde nuestra óptica, empañen su gestión. El futuro es de él, lo sabe y nuestro país lo entiende así.

Antes de continuar con éste artículo, deseo definir unos aspectos fundamentales y necesarios en cuanto a lo que deseo plantear, expresarle a usted estimado lector, lo que somos y lo que queremos representar. Mi participación política partidaria es definitivamente un punto finalizado. Su servidor, por voluntad propia y profundamente meditada, he decidido no participar más en un partido político; lo hice por más de 32 años en Arena. En un momento después, decidí aportar al cambio que había que lograr en nuestra capital, decidiendo afiliarme al partido GANA para poder participar como candidato a la Alcaldía de San Salvador; todo a sabiendas que era difícil triunfar, pero mi participación, la cual fue totalmente legítima y válida, tuvo como objetivo constituirnos en agentes del cambio en San Salvador, cambio que se cristalizó. Agradezco a GANA esa magnífica oportunidad que me permitió, a través de un par de meses en campaña, el poder conectarme con los problemas de la ciudad para comprenderlos, pero sobre todo con quién vive y sufre los problemas, la gente de San Salvador. GANA como institución debe de buscar su futuro, su espacio y su permanencia en la vida política del país, luchando solamente contra lo que constituye un gran enemigo: convertirse o parecerse a lo que motivó su creación, en algo parecido a la vieja derecha. Ellos sabrán definir su futuro, y yo he preferido caminar el sendero de la no participación partidaria, en la búsqueda de alcanzar altos niveles de objetividad. A GANA le agradezco su apoyo, cariño y la oportunidad brindada, deseándoles el mejor destino.

Soy un hombre de derecha, no puedo por naturaleza ideológica, ser un hombre de izquierda, pero reconozco que la izquierda, o ser de izquierda no es un pecado capital; no es un sinónimo de maldad, de totalitarismo, de antidemocracia. He logrado entender que hay personas que se definen así por su amor al “bien común”, “a una igualdad social”, “a la lucha contra la pobreza extrema”. ¿Es acaso malo tener esos ideales? La respuesta es clara: NO. Es una forma de entender la solidaridad desde la concepción política. Por eso creo necesario el crear una “derecha nueva” en El Salvador, una que no difiera con el fondo del planteamiento de las nobles intenciones de la izquierda buena; que lo único que la diferencie, sean los métodos para alcanzar una “mejor distribución de la riqueza”, “un mejor nivel de superación de la pobreza” y “un estrechamiento de la brecha social y económica del país”. Deseo una derecha nueva cristiana, social, humana e inteligente; una que luche al parejo con la izquierda democrática por construir un país más solidario y más humano. Deseo que la discusión de fondo entre la derecha nueva con la izquierda buena, sea el mantener encendidos los principios motores del crecimiento, la iniciativa privada, el rol subsidiario (pero fuerte) del Estado y la generación de la riqueza como factor de superación de la pobreza. ¡¡De esa derecha nueva somos y quiero ser parte yo!!

No seré del FMLN, no pasaré a constituirme en un cuadro de izquierda, no pretendo ser su empleado, ni ser su funcionario. Lo que más deseo es construir un país mejor, el país con el que todos soñamos. Ese que reconozca que ya estamos hartos de la confrontación innecesaria, que ya estuvo bueno de no buscar horizontes comunes, que sin anclarnos en posiciones estériles veamos un futuro común. He sido combativo; de un lado, al inicio de mi vida, y del otro, en la medianía de la misma. Es necesario que de ahora en adelante enfrentemos los retos juntos, con debate y diferenciación, cada uno con posición ideológica firme y con valentía, pero despojándonos del velo de la radicalización extrema. Tenemos que superar dos problemas fundamentales: La dureza cotidiana de la pobreza extrema y la inseguridad permanente que corroe nuestra patria. El país que sueño es aquel que deje al lado la fotografía que aspira un único triunfador y que en una foto de familia nacional, todos salgamos en ella, celebrando juntos la victoria como en el Acuerdo de Paz.

La vieja derecha y sus dueños, ya que tienen la capacidad de hacerlo, deben de crear el dinamismo necesario para superar este problema desde dos aportes sustanciales: el primero, abandonando la estrategia de hacer fracasar al actual gobierno; haciendo frente común a la solución contra la inseguridad, sin trampas y sin zancadillas, con verdadera voluntad. El segundo, cediendo lo que más les cuesta ceder- su dinero, parte de sus ganancias. Eso, que sé que les duele en la médula de su genética, es garantizar un país, es garantizar la gallina de los huevos de oro. El mecanismo de transparencia del gasto que genere este segundo aporte, es vital al futuro del país y así lo debe entender la izquierda. Nunca me he detenido para decir lo que creo – esto, señores de la vieja derecha, se llama: “los que más ganan, pagan más impuestos”.

La izquierda, hoy en el Gobierno, debe de comprender que la solución a la inseguridad necesita de una “victoria de todos”, que ceder a la gran empresa y al principal partido de oposición un espacio en la fotografía vencedora, es absolutamente necesario para la solución del problema, que no puede pretender ganar esta batalla sola, que no habrá fotografía de un vencedor único. El gran mérito y botón eyector de la izquierda será el lograr la conjunción de los supremos bienestares de la gente; compartiendo la victoria será reconocida históricamente por eso, más que por la guerra, que la mostrará como la izquierda evolucionada y madura que necesitaba El Salvador. Además, brindar y compartir la definición del destino de los fondos que aporten los privados a la lucha contra la inseguridad y la pobreza, la marcará de por vida en los caminos que siempre ha pregonado: la transparencia y la honestidad. En lo personal, creo que éste Gobierno, el Presidente Sánchez Cerén y su equipo, pueden llegar a ser recordados como una administración honrada. Habrá alguien que se saldrá del huacal y rápidamente hay que corregirlo ejemplarmente, ya que es un gobierno de humanos. No será nada parecido a lo que hemos estado acostumbrados a ver en los últimos tiempos en el país.

El país que soñamos necesita de sus mejores talentos, de los medios de comunicación, de las redes sociales, de los partidos políticos, de todos sus hijos. El país que soñamos necesita que soñemos juntos y que juntos logremos vencer, a corto plazo, la delincuencia y que derrotemos la pobreza. El país que soñamos necesita una conversión de nuestros corazones y de nuestras almas, de una confirmación de nuestra Fe. El país que soñamos es nuestro, no es de nadie más. Es el sueño que juntos debemos construir.

El país que soñamos, el país que sueño, es aquel, que quiere partidos políticos verdaderamente democráticos, probos, capaces, desarrollados en el arte y la ciencia de la función pública. El país que soñamos y que sueño, es aquel que tenga funcionarios como hasta ahora lo viene demostrando un joven Alcalde que hace de una premisa su máxima: “si no se roba, el dinero alcanza”. Siempre he creído en un futuro promisorio para mi país, por eso quiero soñar con una derecha nueva y una izquierda nueva. Quiero soñar que la solidaridad, la humanidad, el trabajo y la visión social, nos ayuden a minimizar “el contraste económico”, “la injusticia”, “las carencias” y “la violencia”; esas que Su Santidad el Papa Francisco desea ver superadas, a través del esfuerzo constante de toda nuestra nación y que para lograr alcanzarlo debemos de sumar la oración de todos los salvadoreños y del mundo cristiano.

¡¡Podemos construir el país de nuestros sueños!! Cuando se sueña, se inicia un camino; cuando se trabaja, se construye una ruta; cuando las acciones se concretizan, se erige un destino. Sí se puede salvadoreños, sí podemos, todo está en nuestras manos.

¡Con el mejor deseo, necesitamos juntos construir el país que soñamos!

¡¡¡Vamos, nuestro El Salvador!!!

Acerca de Walter Araujo

Político de derecha. Nació en San Miguel, El Salvador el 21 de Sep. de 1964. Hijo de maestros; formado desde sus estudios básicos en el Instituto Católico de Oriente - Hermanos Maristas de San Miguel. Casado; orgulloso padre de 4 hijos. Miembro de Alianza Republicana Nacionalista desde su fundación hasta el 26 Septiembre del 2013. Candidato a la Alcaldía de San Salvador por GANA (2015), Magistrado Propietario en el Tribunal Supremo Electoral (2009-2014), Presidente del Tribunal Supremo Electoral (2004-2009), Presidente de UNIORE y Presidente del Protocolo de Tikal (2005-2006). Presidente (2001-2002), Vicepresidente (2000-2001, 2002-2003) y Secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa (1994-1997), Presidente de Foro de Presidentes Legislativos del Caribe y C.A. FOPREL (2001-2002). Jefe del Grupo Parlamentario de Arena (1997-2000), Presidente (2001-2002) y Director de Información de Arena (1995-2000), Diputado por 3 períodos legislativos durante (1994-2003), Secretario de la Comisión de Diálogo del Gobierno de El Salvador (1990-1992), Miembro de la Comisión para la Consolidación de la Paz COPAZ (1992-1994) y Miembro de la Juventud Republicana Nacionalista desde su fundación. Estudios Superiores en Jurisprudencia y Ciencias Sociales en Universidad José Matías Delgado. Cursos de Especialización en Derecho en la Universidad de Salamanca, Cursos de Administración y Gerencia Política en el INCAE. Graduado del Official Candidate School OCS en Fort Benning, GA (1982). Graduado del Curso de Guerra Política, Fu Hsing Kang, República de China (1990). Oficial Mayor de la Asamblea Legislativa (1987-1990) y Jefe de Operaciones en el Consejo Central de Elecciones (1985-1987).
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a EL PAIS QUE SOÑAMOS

  1. Hector Reina dijo:

    Excelente artículo mi estimado Walter Araujo, y al igual que tu persona desea un mejor país, esté servidor es de la opinión que todos los argumentos que planteas pueden ser posibles, si y solo si, cada uno de los salvadoreños nos comprometemos con la defensa de nuestras libertades, con el compromiso fehaciente de hacer las cosas por convicción y no por conveniencia, con la plena confianza en que nuestros Salvador del Mundo, seguirá siendo el que guía nuestros pasos, y nos ilumina para encontrar el sendero de la justicia, igualdad e integridad… el país que todos deseamos se puede construir si juntos a una solo voz, proclamamos los principios del Reino, y dejamos que nuestro ser superior se manifieste en lo más profundo de nuestros corazones.

    Claro que podemos lograr el país que todos deseamos, y este servidor estará siempre dispuesto a luchar por el bien común de las grandes mayorías. Que Dios nos permita reencontrarnos con nuestro verdadero YO.

    Saludos amigo

  2. Gus Vilanova dijo:

    Usted estuvo todo este tiempo en el Gobierno y a sido parte directa de él todos estos años ,como es posible que hasta hoy Usted desea un El Salvador el cual todos soñamos . Ahora que esta afuera le dio tiempo de reflexionar . Qué bonito. Cuando tuvo la oportunidad que hizo?. Este artículo esta muy bien redactado lo felicito. Y eso que usted menciona,es lo que todos deseamos.

  3. JUAN DIEGO ORTIZ LOPEZ dijo:

    esta bueno esto ¡¡¡ like y adelante con todo tiene mi apoyo incondicional.

  4. Muy buen articulo, es digno de agradecerle que este poniendo un grano de arena para poder cambiar la mentalidad de las personas, porque para poder salir adelante necesitamos un cambio de conciencia y usted con sus artículos contribuye a que expandamos esa conciencia.

  5. Irene Sutter dijo:

    Le deseo de todo corazón que vea esos sueños hechos realidad en un futuro cercano .
    Que unidos , todos tengamos el mismo sueño y luchemos juntos por lograrlo .
    Animo firme. Siga adelante !
    Enviado desde mi iPad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s