¿ QUIÉN MANDA EN ARENA?

La Asamblea General del partido, es la respuesta formal que hemos escuchado en los últimos 34 años; la cual, como organismo máximo de ejecución, cobra vida bajo dos figuras: una Ordinaria, una vez al año; y la otra, a través de convocatorias extraordinarias solicitadas por el COENA para la toma de decisiones trascendentales. Eso es en papel y como bien dicen: el papel aguanta todo.

El Mayor Roberto d’Aubuisson ejerció el control absoluto en Arena desde 1981 hasta 1991. El COENA y las decisiones eran alineados por él, recibían instrucciones de él y se hacía lo que él determinaba correcto. Quiero señalar que el 99 % de las decisiones, gozaban del respaldo y apoyo de la inmensa mayoría de los areneros, por no decir que con unanimidad, ya que siempre hubo personas que no estaban conformes con las decisiones del Mayor; como el caso de Hugo Barrera, quien en 1983 quiso saltar trancas y desplazar al “Jefe” de la candidatura presidencial- esa Asamblea General Extraordinaria fue fiel testigo de lo que aquí apunto. Hugo trató de traicionar a mi Mayor entonces, pero le fue imposible. Roberto d’Aubuisson era el líder y el Jefe, gozaba del apoyo de la inmensa mayoría de la gente del partido.

Cuando supimos que “el hombre” tenía cáncer, que el padecimiento era serio en realidad, que no se trataba de una infección de las cordales como se especuló al inicio, que en su problemática salida a los Estados Unidos confirmaron la gravedad del asunto, que la metástasis era tan seria que necesitó de una intervención inmediata y casi lo deja sin lengua; fue entonces cuando el partido se planteó por primera vez cuál sería el destino del mando en Arena ¿Quién asumiría el control? Hubo mil versiones; unas de ellas inverosímiles, como las del “testamento político” del Jefe. En honor a la verdad, he de decir que las personas cercanas al poder y los herederos del partido eran muy pocos; unos por su relación familiar, como Roberto Angulo hermano de su esposa, Marta Luz; otros por el peso político adquirido por sí mismos, como Armando Calderón Sol, Alcalde de San Salvador; alguno por camaradería y amistad, como el Cnel. Ochoa Pérez; otros por el peso económico y su trayectoria, como Billy Sol Bang; y otros por el innegable peso del cargo y de la realidad, como Alfredo Félix Cristiani, entonces Presidente de la República. Ellos y nadie más, compartieron el peso político de la conducción de Arena. Hubo otros cercanos, como Juan José Domenech, pero que por sí solos, no constituían poder unitario. El “Conejo” llegó, posteriormente, a ser Presidente de Arena, luego del primer presidente del COENA sin mi Mayor; el doctor Armando Calderón Sol, fue el segundo presidente de Arena y futuro presidente de El Salvador.

El 20 de Febrero de 1992, por la tarde, la época de la fundación de Arena, la época auténtica del nacionalismo republicano, murió. Todos creímos, por momentos, que la historia del partido llegaría a su fin. Propios y extraños pensaron que Arena no sería capaz de superar la crisis de la orfandad política del liderazgo del Jefe; pero pasó todo lo contrario, por primera vez se tuvo la necesidad de “equilibrar el poder” interno, los grupos, liderazgos y financistas, se vieron obligados a buscar el consenso al interior. Ese camino fue exitoso, no solo porque superó la crisis de una Arena sin d’Aubuisson, sino por la sencilla razón de que se pensó en conjunto, y se institucionalizó el COENA, para hacerlo, por primera vez, representativo de corrientes y pensamientos al interior del Instituto.

El Presidente de aquel COENA fue Armando Calderón Sol. En esa época don Armandito luchó sin pelear, imponiéndose con carisma y esfuerzo, con tenacidad y respaldo partidario, a Bobby Murray Meza, en ese entonces Presidente del Fondo de Inversión Social FIS, quién era el favorito de Cristiani. El partido, por única vez, se impuso al mando de la Presidencia de la República e hizo candidato y presidente de El Salvador, a su presidente del COENA. En aquellas elecciones, en las que por primera vez participó el FMLN, hubo necesidad de una segunda vuelta, y con el 68.35% de los votos (nótese con cuanto ganaba Arena antes), se eligió como Presidente de El Salvador a un Arenero; y esta vez, uno de verdad porque a Cristiani lo escogió d’Aubuisson, no el partido. Recuerdo cuando en un coctel del partido me dijo ya con un par de “cachimbazos” adentro: “Seco, mirá a ese que se le empieza a caer el pelo, al alto de bigote, se llama Freddy. Te le vas a pegar porque ese será el próximo presidente del país”. Eso fue dicho en 1986.

En aquellos tiempos, ingresar al COENA era sinónimo de triunfo político interno, era alcanzar representatividad territorial o sectorial, y por eso fueron exitosas las bancadas legislativas de entonces. Existían equilibrios, tanto cuantitativamente como cualitativamente. Los “popies” eran una parte de Arena, quienes financiaban; no era Arena una parte de los “popies”; entonces, no mandaban en Arena. Así se llegó al 1994, con COENAS representativos y equilibrados. El Presidente de la República, el Dr. Calderón Sol, fue sustituido al frente del partido por Domenech, pero he aquí un pecado de la época- los equilibrios que con tanto trabajo se construyeron durante la enfermedad y muerte del Mayor, se empezaron a romper. Una de las decisiones más discutidas y de pulso en aquel entonces, fue la designación de la Presidencia de la Asamblea Legislativa. Cristiani en su salida, quiso imponer a dos personas al frente del Primer Órgano del Estado: a Roberto Angulo, en primera instancia, y a Oscar Santamaría. Al interior de la fracción hubo tremendos forcejeos, pero al final se logró un acuerdo importante: se logró frenar las intenciones de Cristiani, y los Calderón lograron impulsar a Gloria Salguero Gross, quién fue designada Presidenta de la Asamblea. Para confirmar la veracidad de esta historia, cito como testigos, en primer lugar, al entonces recién electo presidente de El Salvador, Armando Calderón Sol, y a otros altos funcionarios del partido, como JJ Domenech y Roberto Angulo. Insisto y me permito apuntarles algo, en ese entonces los “popies” no mandaban…aún.

Para datar parte de esta historia, no puedo dejar de mencionar una anécdota donde uno de los actores, es quien esto escribe. Oscar Santamaría pretendía ser diputado y formaba parte del listado de los que impulsaba Cristiani, pero él no quería ser un diputado más, quería la Presidencia de la Asamblea. En esa discusión dentro del COENA se esgrimían los argumentos en favor de Santamaría, habían los que priorizaban el hecho de que él había sido el Jefe de la Comisión de Diálogo y que para el cumplimiento de los Acuerdos de Paz,  era necesaria su conducción en la Asamblea; a lo que otro grupo se adelantó y dijo que si por eso se requería de Oscar, allí estaba Walter Araujo, que había desempeñado el cargo de Secretario Ejecutivo de la Comisión de Diálogo y que si alguien sabía de eso, es era Walter. Aparte de sumarse dos argumentos más en favor de quien esto escribe: gozaba de la aprobación de Cristiani y era arenero de verdad. Así se definió que yo fuese el segundo candidato por Arena en la Plancha Nacional presentada para 1994. Todo esto sucedió sin enterarme. Yo tenía una oferta de trabajo en el extranjero, en un organismo internacional que era presidido por un salvadoreño. Tenía que salir del país a la entrevista previa a asumir el cargo, cuando por la noche me llamó Mirian Mixco, diputada de Arena por San Salvador, para felicitarme. Sorprendido le dije que no era mi cumpleaños, y ella me respondió: – “¿Hacete, acaso no sabés que vas de diputado? Con Mirian nos guardamos, desde entonces, un gran respeto y cariño. Le juré, tal y como era, que no sabía absolutamente nada. Es más, le expliqué que saldría al día siguiente fuera del país para la entrevista de mi futuro trabajo. Ella prosiguió y me aconsejó: “Mirá Walter, estoy hablando en serio, pasado mañana es la Asamblea General del Partido, nunca has dejado de ir, hoy no podés dejar de ir, hoy menos que nunca”. Concluyó aquella conversación con las siguientes palabras: “De seguro ya te van a llamar”. No me llamaron nunca, pero siguiendo el consejo que había recibido de mi amiga, cancelé y pospuse mi entrevista y asistí a la Asamblea General Extraordinaria de Arena, donde se nos eligió, “por aclamación”, como candidatos a los que formamos parte de la bancada de 1994-97. En esa misma planilla, donde Francisco Flores Pérez había logrado colarse como diputado en la posición tercera de la plancha nacional, sin mérito alguno en Arena, ni en nada, solo por formar parte del listado que impulsó Cristiani. Así se elegían a los diputados, con listas y porciones para los grupos y poderes dentro de Arena, poderes que estaban equilibrados. En mi caso, increíblemente, se les olvidó avisarme, si Mirian no se entera y me avisa, hubiese sido candidato electo por aclamación en “ausencia”.

Gloria Salguero Gross fue electa Presidenta de Arena en 1995. Siendo Presidenta de la Asamblea, luego de hacerle ella y un grupo de alta conspiración la vida imposible a Juan José Domenech, posteriormente a su arribo al COENA, el Presidente de la República Dr. Calderón Sol, me llama y me invita a formar parte del COENA. Quiero recalcar que los equilibrios estaban a la orden del día. Los grupos exigían cuotas de poder, y el criterio del Presidente de la República los complacía para mantener la paz al interior. Se estaba iniciando una nueva ruta en el mando de Arena- el Presidencialismo Nacional, así de claro y pelado. Desde 1994, hasta el 31 de Junio del 2009, los que mandaron en Arena fueron total y absolutamente los Presidentes de la República: Armando Calderón Sol, Francisco Flores Pérez y Elías Antonio Saca. Fueron amos y señores de todas las decisiones en Arena, cada uno con sus matices, sus cosas positivas y negativas, pero sin lugar a dudas, ellos mandaron en Arena. Cabe señalar que muchas de las encerronas se hacían en Casa Presidencial o en propiedades del Estado, porque el patio y la cancha eran marcadas por el presidente. El único, de los cuatro presidentes que eligió Arena y no mandó sobre ella cuando ejercía el cargo, fue Cristiani. Deuda histórica que él se encargó de saldar, ya que desde la expulsión de Tony Saca del partido, el amo, dueño y señor del partido hasta el día de hoy se llama Alfredo Cristiani.

¿Cómo llegó entonces Cristiani al poder dentro del partido? Esa pregunta tiene sus orígenes luego de la derrota electoral de 1997. Por el negativo resultado de las elecciones legislativas, el Presidente Calderón Sol hace recaer la culpa en una persona, en Gloria Salguero Gross, quien a pesar de serle fiel a los Calderón, cometió graves errores al interior de Arena: rompió los equilibrios en los departamentos; ejerció un liderazgo “sin liderazgo”; y fue, bajo su conducción, cuando se dieron los primeros tránsfugas (desde otros partidos para Arena). Puedo dar fe de que la “pasada de esos diputados”, tuvo el aval y dirección de su autoridad, tanto como Presidenta de Arena, como la de Presidenta de la Asamblea; por eso la señora debería de tener cuidado de lo que habla, ella institucionalizó eso. Retomando el tema: Calderón Sol, hábilmente, le pide a Cristiani sustituir a Salguero. Se lo pide por el bien del partido, por la unidad. Cristiani estaba esperando esa oportunidad y la acepta, no por complacer a Calderón Sol, sino con la visión de apoderarse del partido. Así llega el primer mandato de Cristiani al COENA. Fui testigo de primera línea, pues formé parte de ese COENA, ese COENA que intentó evitar un candidato de los Calderón, que quería a Bobby Murray como candidato, pero en realidad quería a Cristiani, pero en ese tiempo, espacio y lugar en la vida de Arena, regía Armando Calderón Sol. Su decisión, acompañada de la de sus hermanos, ya tenía destino en el 1999: el candidato sería Francisco Flores Pérez. Esa fue la época del mando de Arena con los Calderón al frente.

Más tardó Paco Flores Pérez en sentarse en la silla presidencial, que él en echar a los Calderón del poder del Gobierno y del partido. Quiero comentarles que Arena recuperó terreno en el campo legislativo antes de la elección de Paco como Presidente, y se dio la época del surgimiento de un poder distinto al interior de Arena. Cristiani agrupó a la casi totalidad de Directores Departamentales, y logró hacerlos diputados. William Pichinte en Cuscatlán, Donato Vaquerano en San Vicente, Mario Tenorio en la Paz, Rodrigo Samayoa en San Salvador, Douglas Alas en Chalatenango, Neto Castellanos en Usulután, Elmer Flores en Morazán, para mencionar a los más cohesionados. Ellos eran gente de Cristiani, pero no pudieron hacer frente a la decisión del Presidente Calderón; con una maniobra audaz, los pusimos contra la pared, digo los pusimos, porque fui parte vital de esa decisión. Como Jefe de Fracción de Arena, llamé a los diputados y les pusimos una encrucijada en un par de minutos con la decisión de apoyar la candidatura que había escogido el Presidente Calderón o en contra de ella. Así, el 95% de la fracción de Arena comparecimos, liderados por su servidor, a destapar a Francisco Flores Pérez como el próximo candidato a la Presidencia de la República, un hecho y acto del que me arrepiento y me arrepentiré hasta el último día de mi vida. No sabía lo que significaría ese individuo para la dignidad y el dolor que le infringió a nuestro país. Aprovecho este artículo para pedirle perdón a mi país, por haber sido crédulo y dejarme engañar con falsas promesas de aquél que dijo que haría “una nueva forma de hacer política”. Cristiani empezó allí, a sembrar las raíces de su futuro poder.

Flores es un hombrecito altamente rencoroso. Cristiani le debía algo y los Calderón le estorbaban, me lo dijo a mí; con polígrafo y a la hora que desee, le puedo recordar todas las reuniones y conversaciones que tuvimos al respecto. Manuel Meléndez, el publicista y socio político de Paco, se había convertido en su ángel guardián, en su hazlo todo, en su hacedor de sueños. Nos encargó, a Manuel y a mí, hacer una “mesa falsa” para Tomás Calderón, con la finalidad de ir apartándolos cada día más del poder del gobierno, hasta el momento en el que consideró hacer la ruptura total. Francisco Flores Pérez tomó el mando absoluto y total de Arena. Se sintió, sin las sombras de los Calderón, un pequeño emperador, el amo y señor de las decisiones. Enfiló su vista hacia el último obstáculo: Alfredo Cristiani. No se me olvida ese día cuando convoca el Presidente Flores a los dos ex presidentes, Armando Calderón y Alfredo Cristiani, al Presidente de la Asamblea, Juan Duch, y al Jefe de fracción, su servidor a Residencia Presidencial. En esa reunión, el objetivo de Paco era pedirle la presidencia de Arena a Cristiani, armar la estrategia para la siguiente legislatura y ofrecerle a Juan Duch la Presidencia del Partido. Eso lo había decidid0 el Presidente Flores y comunicado previamente a Manuel Meléndez y a mí. Yo pasaría a ocupar la Primera Vicepresidencia de la Asamblea de Arena, la que ocuparía la Presidencia alternadamente con el PCN y el FMLN, si estos últimos decidían subir a la Junta directiva. En el desarrollo de lo planificado por Paco, surgió un imprevisto- Juan Duch se molestó y quería seguir siendo el Presidente de la Asamblea. Paco, Cristiani y Calderón Sol, trataron de convencerlo, pero de nada sirvieron los intentos esa tarde en Residencia Presidencial. Juan no se sintió a gusto y se retiró, molesto, de la reunión. Yo lo busqué esa noche en su casa, y de nada sirvió tratar de explicarle la necesidad que tenía el partido de una persona como él: conciliadora, en la madurez de la vida, de un amigo de todos. El “muy terco” creyó que era algo contra él y no sintió que ser presidente de Arena, era algo de importancia; lamentablemente, se aferró al puesto de Presidente de la Asamblea, cargo que ocupó Juan Duch cuando Paco salió para dedicarse a su candidatura para la Presidencia de la República.

Sé que el artículo se está volviendo largo, pero es imposible resumirlo si la intención es explicar quién manda y mandó en Arena, por lo que les pido paciencia. Paco Flores tomó poco tiempo para decidir quién asumiría las riendas de Arena. Por una solicitud de él, del Presidente Flores, fui a Miami a recibir un premio que le concedían a él de la Asociación de Consultores y Expertos Políticos Latinoamericanos. En un lujoso hotel de Coral Gables, tuve que improvisar un discurso de agradecimiento del premio en nombre de Paco y eso impresionó a Manuel Meléndez, quién después de comunicarse con Paco, me dijo que la presidencia de Arena la asumiría yo. Por más ruegos y argumentos que le expuse a Manuel y al Presidente, la decisión ya estaba tomada- “tú serás el próximo presidente de Arena, porque eso es lo que le conviene al partido y me conviene a mí”. Esas fueron sus palabras y sentencia final. En prácticas formas de decirlo “conmigo o contra mí”.

Ser presidente del partido que ayudé a crear junto con su líder, Roberto d’Aubuisson, es y fue un honor, de los más grandes de mi vida. No lo busqué por sobre otros, no traicioné para llegar a serlo, lo fui por decisión de quién mandaba en Arena. Armé un COENA, en donde los más de 100 vetados por Flores, no hicieron más que hacerme entender una cosa: aquí quien manda es él. De ese COENA, quedan las vivencias de Kalena Velado (esposa de Jorge Velado), Rodrigo Simán, Conrado López Andreu, Andrés Rovira (hoy presidente de GANA) y de Francisco Laínez, mi amigo, excelente e íntegro hombre de este país. Ese fue el COENA de Paco Flores, hasta el día que decidió que todo debía de cambiar. Esto merece y habrá un artículo exclusivo para narrarlo con todos sus detalles. Fui presidente del COENA hasta que Francisco Flores Pérez decidió poner el COENA empresarial, el mismo que denunció Gloria Salguero al denominarlo ARENA S.A. de C.V. Esto marcó la salida de Gloria, quien emulando a Hugo Barrera, se salió de Arena para hacer su propio partido. No sé con qué moral lo pueden ambos llamar a uno “traidor”, porque si por salirse del partido se es traidor, ellos lo fueron desde entonces.

Allí comenzó a configurarse el actual mando de Arena. Paco puso al frente del partido a Bobby Murray, acompañado de Ricardo Sagrera (HILASAL), Archie Baldochi (Banco Agrícola), Carlos Enrique Araujo (Goltree Libies), y Roberto Palomo (ADOC), entre otros; y llegó, contra consejos que me atreví a darle personalmente, a colocar, en ese selecto grupo, a Ricardo Poma (quien me dijo sería el próximo presidente). Ese COENA fue el que “empolvaba” al pueblo, porque no fueron a los mítines en camionetas blindadas, sino en helicópteros; el COENA de las camisitas de dril celestes con las iniciales bordadas, estuvo tan lejano al pueblo y a la gente. Resultado: Una catastrófica vapuleada electoral. Paco entró en shock, soy testigo de eso. Mauricio Sandoval intentó sacarle provecho a la situación y lanzó su pretensión a convertirse en el tercer Presidente de Arena. Fui, para conocimiento de todos ustedes, el jefe y organizador de esa candidatura, la que contó, al inicio, con el aval, financiamiento y aprobación de quién mandaba: Francisco Flores Pérez, el peor presidente en la historia de la patria, hasta que apareció Tony Saca, un joven empresario, hecho desde abajo en el mundo radial; fue locutor y luego empresario, y además había sido presidente de ANEP.

Mauricio Sandoval pudo haber sido presidente del país, pero le faltó definición. Una tarde en la oficina de su publicidad, le reuní a todos los directores departamentales, y a 6 de los directores nacionales de sector. Ellos le pidieron definiciones sobre el futuro de ellos, y él, con evasivas, no quiso entrar en compromisos. Me dijo ese día:-“un presidente no puede llegar con los puestos llenos”. Digo yo, al mirar para atrás, cuánta razón tenía Guicho Guicho, no llegó con los puestos llenos, simplemente no llegó. Al día siguiente, todo el liderazgo de Arena buscó refugio en una carta que consideraban tenía mayores probabilidades, la de Tony Saca. El tiempo les dio la razón, el olfato de la estructura partidaria rara vez se equivoca. Paco Flores Pérez ya tenía mermado su poder, traicionó a Mauricio Sandoval (Escribiré un artículo especial sobre este punto posteriormente) y me ordenó indicarle a Mauricio Sandoval que buscase un plan “B”. Sandoval se resistió, pero la decisión ya estaba tomada. Fue ridícula la pantomima de proceso interno, donde el primer día de las giras programadas, le desconectaron a Mauricio Sandoval más de una vez el sonido. Ese día por la noche, tomó la decisión de retirarse del proceso y me dijo: “llegó la hora de apagar la luz”. Paco dilató su mando en Arena al definir la candidatura de Saca, entonces sucedió lo de los millones de Taiwán, allí se perdió ese dinero. Paco Flores mandó en Arena 4 años y medio.

Mientras tanto, Cristiani vio una nueva oportunidad de tomar el control de Arena. Tímidamente, impulsó a Mauricio Sandoval, al enviar a su mesa estratégica o al menos permitirlo, a dos personas de su círculo íntimo: Roberto Llach y Saúl Suster. Allí estuve, junto a otras tres personas, en esa mesa estratégica, hasta que nos dimos cuenta que el proyecto de Mauricio Sandoval era cuestión terminada. “Nunca hay que estar mal con el poder”, parece ser el lema de los “popies”, al menos con el poder de los areneros. Cristiani tuvo que ceder una vez más y darle, a regañadientes, su apoyo a Tony Saca, quien derrotó, contundentemente, a Shafick Handal en primera vuelta. Quiero decirles algo que compartí con algunos allegados al día siguiente de la elección: – “no se sientan muy triunfalistas, miren que Shafick sacó más de 800,000 mil votos, el FMLN anda en algo…” Claro que así fue; paulatinamente, el FMLN no paró de crecer su caudal electoral; pero el poder hace ciegos a los más videntes, eso es así en política.

Tony llegó al poder, para asumirlo totalmente, el del Gobierno y el de Arena. Lo hizo de una forma inusual: dejó a un lado las formas y asumió “formalmente ambos”. Fue presidente de El Salvador y presidente de Arena. Tony mandó, con todas las letras que tiene en su vocablo la palabra PODER. Hizo un COENA a su medida, con sus cercanos; tomó sus decisiones; le reconoció a los areneros su estatus; y lo que parecía imposible: se enemistó con los “popies” al tratar de impulsar una tenue reforma tributaria, pero sobre todo, al demostrarles que quien mandaba era él y no ellos. “Su inclinación por lo social” fue una puñalada trapera para la visión de los “popies” y sus intereses. Pero ese poder ejercido de esa forma, lo llevó a cometer su peor error: La elección de Rodrigo Ávila.

Yo soy amigo de Tony, y lo seré durante toda mi vida si es que no se enoja después de leer este extenso artículo. Él fue víctima de su propio tejido del poder. Sus amigos vieron más por sus interese políticos que hacia el futuro. Tony es un hombre inteligente, valiente y audaz; por eso dilató lo más que pudo su decisión de quién sería su sucesor. Tony no era un Arenero tradicional, por lo que distaba mucho de los ritos y costumbres partidarias. Hizo cosas diferentes, buenas para el avance social del país, pero se dejó “enroscar”; tuvo un pequeño grupo de amigos a los que les dio la inmensidad de su poder-“los periquitos”, así fueron llamados por un gran Señor, a quién aprecio de sobremanera. En el círculo cercano del Presidente hubo menos personas que los dedos de mi mano derecha. Uno de ellos lo haría cometer su mayor error. Tony paseó a los “presidenciables”: René Figueroa, Francisco Laínez, Cesar Funes, Luis Mario Rodríguez y Rodrigo Ávila. La Pica Escobar y Jorge Nieto nunca fueron reales candidatos del Presidente; ellos aspiraban, pero no estaban en su radar. Me atrevo a decir que su candidato inicial fue Cesar Daniel Funes, pero no sé por qué razón declinó o no aceptó, hubiese sido un excelente candidato y carta ganadora. Al no aceptar Cesar, todo apuntaba a su brillante Canciller y Tony así lo entendió. Pancho Laínez gozaba del afecto y cariño del partido, de la estructura, tenía los títulos académicos y era, desde mi punto de vista, la mejor carta. Sin lugar a dudas, con Laínez de candidato, Mauricio Funes no hubiese sido Presidente de El Salvador. Pero allí estuvo el error, entre ceja y ceja, silenciosamente, Elmer Charlaix movió toda piedra posible sobre la tierra para convencer y hacerle creer al Presidente que Rodrigo Ávila era la carta indicada. El Presidente tomó la peor decisión de su vida, se decantó por el ex director de la Policía Nacional Civil, Rodrigo Ávila. Ahora les comento que voté por él, por Rodrigo Ávila, pero Rodrigo era el peor candidato para derrotar a Mauricio Funes. Tony Saca mandaba en Arena, mandaba en el COENA y tomó la decisión. Desde esa elección me juré a mí mismo y ante Dios, que nunca votaría por cualquier cosa que me propusiera mi partido. Cosa que cumplí, pues 5 años después le negué mi voto a Norman Quijano.

Quiero detenerme, brevemente, en un aspecto de los “popies” en esta coyuntura. Ellos, previamente, destruyeron la idea original de Tony: la candidatura de su amigo, compadre y casi hermano, René Figueroa, Ministro de Justicia y Seguridad Pública de aquel entonces. El asunto es que René anuncia su candidatura, pero luego de una reunión con un selecto grupo de los “popies”, la retira; lo que dio paso al proceso que describo en el párrafo anterior. Quiero dejar claro que ellos NO apoyaron la candidatura de Rodrigo Ávila; es más, hicieron todo lo que estuvo a su alcance para que no ganara, para enviarle el mensaje a Tony de que quienes mandaban en el país eran ellos, los “popies”. Por esto, hablar de traiciones es como el burro hablando de orejas; en esa elección yo voté por Rodrigo Ávila, pero ellos y sus familias no fueron a votar. Esto lo pude comprobar al revisar el padrón electoral que queda como evidencia después de las elecciones, en donde me tomé la tarea de estudiar este caso: de 200 personas que seleccioné (los popies y sus familiares) y su círculo cercano, no fue a votar el 82%, pedí los padrones y revisé si estaba su firma en ellos… ¡SORPRESA!… no fueron a votar. Yo no sé qué hace una persona como Rodrigo Ávila, sirviéndole a sus intereses. Es por falta de dignidad o por falta de cerebro; solamente una de las dos vías es posible. Hermano lector, pero sobre todo hermano arenero de verdad: “los popies no son leales con Arena, solo son leales al dinero y a sus intereses”.

Pero no divaguemos más. Tony Saca mandó por cinco años en Arena, del 1ro de Junio del 2004 al 31 de Mayo del 2009. Al día siguiente, con la derrota electoral, terminó su poder dentro de Arena. Entonces viene la gran oportunidad de Cristiani: Rodrigo Ávila le entrega la Presidencia del COENA, le entrega las llaves del poder de Arena, y él comienza a configurar su poder; con obstáculos, como la intención de Paco Flores de retomar el poder del partido, con un acuerdo de paz con los Calderón, lo que desemboca en la candidatura de Norman Quijano. Cristiani asume el poder total de Arena a través de una única vía: El financiamiento de Arena. Crea un círculo formado por Kriete, Sagrera, Poma, Calleja y compañía. Ellos solo dan el dinero si Freddy está allí, y su condición primaria: ¡FUERA TONY SACA! Freddy Cristiani acepta y de allí en adelante, Arena S.A. de C.V. pasa a ser propiedad de los “popies”. No engaña a nadie Freddy cuando pone al Gerente General de la DIDEA de los Poma, al frente de Arena; cuando impulsan como vocero del COENA, a Neto Muyshondt; cuando Celina Ávila, cobra los réditos que Rodrigo hizo al entregarle Arena; cuando Oscar Santamaría, eterno acompañante de Freddy en sus equipos, está en el COENA; donde el resto son comparsa y empleados; donde la bancada, va siendo sustituida por los Johnny Wright, los Velázquez Parker, o los empleados de Bobby, como Juan Valiente de Agrisal. La planilla que se presentará a la Asamblea General de Arena es la planilla de los “popies”, la planilla de ellos, la de sus intereses, la que desde ya, comienza a tener a un “pura sangre” de ellos, como futuro candidato. Miren esta semana a Carly Calleja en las primeras planas. Le digo Carly a Carlitos Calleja, porque un día de estos se molestó Fernandito Poma porque le llamé Carlitos y le prometí que de aquí en adelante les llamaría Carly y Ferny, para no quitarles caché y desentonarlos con Freddy, Archie, Bobby, Ricky, Dicky, Koky y tantos pajaritos con “y”. Creo que la única disyuntiva que tienen, es quién acompañará a Carly Calleja, si uno igual como Ferny Poma, o la fórmula será mixta, uno externo a Arena y un nuevo interno, como Neto Muyshondt; lo que me pone en un gran dilema al señalar que la próxima fórmula presidencial de Arena podría ser Carly y Nety, digo… o Ernie, para no perder el caché de los diminutivos. Quienes mandan ahora en Arena son “los popies”.

 Para no desentonar……reciban un cordial saludo de Wally!!

Acerca de Walter Araujo

Político de derecha. Nació en San Miguel, El Salvador el 21 de Sep. de 1964. Hijo de maestros; formado desde sus estudios básicos en el Instituto Católico de Oriente - Hermanos Maristas de San Miguel. Casado; orgulloso padre de 4 hijos. Miembro de Alianza Republicana Nacionalista desde su fundación hasta el 26 Septiembre del 2013. Candidato a la Alcaldía de San Salvador por GANA (2015), Magistrado Propietario en el Tribunal Supremo Electoral (2009-2014), Presidente del Tribunal Supremo Electoral (2004-2009), Presidente de UNIORE y Presidente del Protocolo de Tikal (2005-2006). Presidente (2001-2002), Vicepresidente (2000-2001, 2002-2003) y Secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa (1994-1997), Presidente de Foro de Presidentes Legislativos del Caribe y C.A. FOPREL (2001-2002). Jefe del Grupo Parlamentario de Arena (1997-2000), Presidente (2001-2002) y Director de Información de Arena (1995-2000), Diputado por 3 períodos legislativos durante (1994-2003), Secretario de la Comisión de Diálogo del Gobierno de El Salvador (1990-1992), Miembro de la Comisión para la Consolidación de la Paz COPAZ (1992-1994) y Miembro de la Juventud Republicana Nacionalista desde su fundación. Estudios Superiores en Jurisprudencia y Ciencias Sociales en Universidad José Matías Delgado. Cursos de Especialización en Derecho en la Universidad de Salamanca, Cursos de Administración y Gerencia Política en el INCAE. Graduado del Official Candidate School OCS en Fort Benning, GA (1982). Graduado del Curso de Guerra Política, Fu Hsing Kang, República de China (1990). Oficial Mayor de la Asamblea Legislativa (1987-1990) y Jefe de Operaciones en el Consejo Central de Elecciones (1985-1987).
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¿ QUIÉN MANDA EN ARENA?

  1. Eduardo Arteaga dijo:

    Nunca una lectura sera larga y tediosa si es verdadera, reveladora y sirve para crear criterio dentro y fuera de aquel partido de derecha.

  2. WILLIAM dijo:

    EXECELENTE, LIC. WALTHER ARAUJO. MIS RESPETOS PARA USTED.

  3. Cruz Hurtado dijo:

    Wally jajaja, como psicólogo te digo el articulo me parece excelente; lo único que no me gusta son esos diminutivos, si en los ricachos cabe eso es de mal uso, puesto que al disminuir el nombre disminuyes a la persona y pareciera que son personas con baja autoestima y al pueblo no le gustan esas mariconadas. Gracias disculpa la vulgaridad.

  4. Ernesto dijo:

    Excelente artículo Walter, pero se te quedo en el tintero el personaje que particularmente creo que fue el que construyo la derrota para la presidencia de La República y que de paso obligo al partido a que aceptara a su protejido como asesor de la campana política y tu sabes que hablo de Paco Flores eterno socio de uno de los popis, y que dicho sea de paso, el actual Fiscal General de la República no ha querido cambiar el delito por el que se le acusa al Sr. Flores por el de lavado de Dinero por temor a involucrar a uno de los popis y la Embajada de USA que fue donde territorialmente se cometio ese delito NO HAN DICHO NADA Y SE LLENAN LA BOCA AL DECIR QUE SON ELLOS LOS QUE COMBATEN EL CRIMEN ORGANIZADO. Pero en todo caso te felicito por tu valentía. SIGO SONANDO CON REFUNDAR UNA NUEVA REPÚBLICA.

  5. Manuel Perez dijo:

    No importa a q candidato pongan los popies lo q te puedo asegurar es,q contra toda la campaña q los popies han puesto en marcha en sus medios,seran derrotados por el candidato del pueblo Nayib Bukele y dije pueblo no FMLN aunq soy excombatiente del FMLN y sigo siendo FMLN seran derrotados por un empresario con proyeccion Social,saludos desde San Fco CA.

  6. Hector Reina dijo:

    Textualmente como lo expones en tu artículo “los popies no son leales con Arena, solo son leales al dinero y a sus intereses”. Sabes Walter Araujo y su Derecha Nueva, tienes la gran oportunidad de reivindicarte con aquellos que un día formamos parte de lo que conocimos en el pasado como: ARENA SOLIDARIA, en la cual personas común y corriente entregamos alma, corazón y vida, por hacer de ARENA lo que un día fue… En virtud de lo anterior, te exhorto a seguir hablando con la verdad y a poner en perspectiva lo que esta pasando y podría pasar con la institución partidaria de ARENA. Lamento que la situación no vaya por el camino correcto, pero, aplaudo la valentía que tienes para hablar de este tema con todo libertad…

    ABRAZOS AMIGO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s