SOMOS SALVADOREÑOS

Ser popular, o tratar de ser popular, tiene un par de réditos personales; y para los políticos activos, tiene réditos electorales. Una de las cosas que aprendí en mi antigua ubicación, fue a no tenerle miedo a la responsabilidad de hacer las cosas correctamente. Una de esas cosas fue el rescatar el sistema de pensiones, otra el dejar en manos de la competencia, pero con regulaciones, a la telefonía. Ambas cosas tuvieron costos políticos, pero a estas alturas de mi vida, si me colocaran en una máquina del tiempo, aún viendo el futuro, volvería a hacer lo mismo: ” Votar por ambas reformas”. Lo anterior, sustentado en una base de argumentos bastante sólidos. Las pensiones estaban “reventadas”, y la telefonía no avanzaba por la inoperancia del tratamiento estatal.

 Con todos los obstáculos que se nos presentan en el camino, veo dos senderos en el horizonte: pagar la factura de lo que derrochamos en el tema de los fondos de pensiones, lo cuál es viable y se puede; y en segundo término, usar el aire que tan rentablemente “otorgamos” a las empresas telefónicas.

Ese aire, que no es más que la conexión de sistemas informáticos, que conectados a una red comunicacional, al igual que las radios, las televisoras, y el internet, emiten “ondas”, las cuales se convierten en imágenes, pero fundamentalmente en “voz”- en esa voz de nuestros seres queridos, de los amigos, de los socios- con la que tenemos la necesidad de comunicarnos. Ese negocio que entregamos a socios comerciales a través de la privatización de la telefonía, lo cual no es malo ni censurable, ya le llegó la hora de aportar a un tema fundamental de vida para todos los salvadoreños: ” La SEGURIDAD”.

Nuestros amigos comerciales de las telefónicas transan con aire. Sé que compran edificios, equipos, antenas, módulos y contratan personal, pero solo venden teléfonos y aire. Ese aire que no se respira, que se escucha. Ese aire que tantos beneficios le trae al país, pero que a la vez acarrea tantos costos.

En El Salvador, el negocio de la telefonía es uno muy redituable. Es una realidad, pero un secreto a voces, “ganan millones de millones”. Será por varios factores relacionados al vivir en este país: haber estado restringido la propiedad de una línea de teléfono por tantos años solo a unos cuantos, quizá por la necesidad de saber cómo estamos por causa de la inseguridad, o somos el país de los más parlanchines y enamorados; no sabemos con seguridad, pero de lo que sí estamos seguros, es que a lo mejor no se come aquí, pero que por teléfono se habla, se habla.

 Eso no es malo, es bueno, es el ejercicio pleno de las libertades, tanto económicas y personales, como las de comunicación, pero lo que no debe de olvidarse en nuestra patria es la necesidad de construir un futuro. Pretendo apuntalar, que oponerse a un pago que no sea el que damos por algo palpable, es difícil de pagar, de uno sentir una satisfacción; pagar una contribución por una promesa de políticos y del Gobierno no es nada satisfactorio. Pero este es el dilema fundamental, “Qué es primero, el huevo o la gallina….”. Queremos seguridad, pero queremos resultados sin aportar nada. Que no venga ya con la paja de siempre el impresentable de Jorge Daboub, con números, con estrategias, diciendo que la empresa privada aporta todo. Eso no es cierto, aquí aportan los trabajadores, los de lomo y piocha, los que de sol a sol trabajan, las secretarias, los ordenanzas, los directores, los motoristas, los comerciantes, los campesinos y los agricultores, los obreros y sus empleadores, las madres sin marido y los maridos sin madre, los niños trabajadores, la señora de la tiendita, los salvadoreños en su gran e inmensa , mayoría.

Koky Daboub, ya sin pajas, el país junto con los salvadoreños del exterior, lo mantenemos nosotros, no ustedes. Por eso hay que tratar de entender en el dilema que estamos.

 La telefonía es un bien intangible, es un derecho no físico, es el derecho a estar comunicados, eso a lo que los gobiernos militares y oligárquicos nos negaron siempre, salvo pago en dinero por el favor. El teléfono era reservado para la élites que lo podían pagar, un puñado de pobres eran famosos por poder accesar a este servicio por cuello y por la módica cuota. Hoy podemos accesar al teléfono gracias a la modernidad. Gracias a Arena, pero también gracias al FMLN, que discutiendo y revisando el modelo, votó porque esto fuese realidad. Pero llegó el momento de contribuir, de sacrificarnos. Arena no va a estar de acuerdo “nunca” con nada que este Gobierno pueda hacer en beneficio de la población, porque Arena solo pretende, infantilmente, que este Gobierno fracase. Ya he explicado hasta la saciedad que no entienden que con este tema de la seguridad no se puede jugar. Por eso voy a apelar a los salvadoreños de verdad, a los serios, a los que aman al país.

 No me gusta pagar impuestos, tributos, ni “contribuciones”, pero llegó el tiempo de los sacrificios de todos, este es un pequeño punto. Cuando menos lo pienses hermano salvadoreño, con la reducción de tarifas a la telefonía, la contribución que hoy se nos pide, no será sensible ni sensitiva. No escuches los llantos de quienes casi quieren equiparar esta “contribución” con el IVA, que es lo que desean que haga este Gobierno con la población, Arena quiere incrementar el IVA al 16%. Cristiani y los “popies” han diseñado una estrategia lógica a sus intereses, todo para recuperar el control del poder y poder lucrarse de los negocios. Con la baja del 13% en las tarifas de telefonía por la SIGET, no será perceptible la aportación que daremos tú y yo para financiar el combate a la delincuencia. Otra vez lo pagaremos nosotros, no los ricos y millonarios, pero al fin de cuentas este es nuestro país, no el de ellos; ellos que solo piensan en hacerse más ricos, ellos a quienes no les importamos.

 He visto con mucha preocupación los desvíos y oportunismos en este tema. Eso no debe de confundirnos, por el contrario, debe de impulsarnos como nación y como sociedad a cerrar filas por la cohesión y por el entendimiento social de la problemática del país. Los oportunistas, oportunistas serán, nosotros seremos salvadoreños siempre. Ayudemos bajo la modalidad que la Asamblea escoja, no importa siempre y cuando se piense en la población. Pensando en las personas más desprotegidas, me permito hacer una sugerencia: ¿Por qué no comienza la “contribución” a partir de los primeros 2 ó 3 dólares del consumo por cada línea telefónica? Así todos tendremos que usar el teléfono al mismo precio por las necesidades emergentes en cada mes. Para ser más claro en mi propuesta: los primeros 2 dólares o tres, no tendrán el incremento del 10%, con lo que sumado al 13% de la reducción de las tarifas anunciadas, hará que los más pobres de los pobres no tengan impacto alguno. Ellos son el 90% de la población.

 Con la “contribución” a la telefonía, no nos incrementarán el agua, los frijoles, el azúcar, las tortillas, las pupusas, ni los frijoles. No seamos ilusos. Salvadoreños somos todos, al fín de cuenta los pobres han pagado siempre las facturas de nuestro país, los “popies” solo se han beneficiado de ello. Pensemos bien antes de oponernos a algo. Si con los recursos a su mano, este Gobierno fracasa en brindarnos seguridad……..contamos con las elecciones!! Por lo tanto que no nos cuenten cantos de sirena. No defiendo al gobierno, ni al FMLN, defiendo la necesidad de seguridad. Esa en la que fracasó Cristiani, Mauricio Sandoval, Rodrigo Ávila y compañía, esa en la que espero no fracasen los funcionarios actuales.

 Quiero recordarle al país que hay una cuenta pendiente que pagar, ya la gente pobre y la clase media está cansada de seguir pagando todo. Esta será la última contribución con disposición, ahora hay que gravar a las propiedades ociosas, los bienes suntuosos, las casas del lago y del mar, los yates, todo aquello que no contribuya a generar nada de bienestar al país, aquello que solo da confort y costos en seguridad a los que nada quieren aportar. Les aseguro que más de $300 millones los encontramos allí. Señores, llegó el momento del predial, del impuesto a los que más ganan, a los que siempre viven mejor que los demás y siempre a costillas de nosotros!! ¿Por qué no puede pagar un impuesto diferenciado quién tiene 20 casas y las alquila todas? Como dice el Papa Francisco, llegó el momento de desechar las ideologías, llegó el momento de servir a los que necesitan más!! Sigan su ejemplo, el de un hombre que desde la Santidad de su pontificado, vino para transformar los lujos y falencias de su Iglesia!! Llegó el tiempo de servir!!

 Hermano …..SALVADOREÑOS SOMOS TODOS!!

Acerca de Walter Araujo

Político de derecha. Nació en San Miguel, El Salvador el 21 de Sep. de 1964. Hijo de maestros; formado desde sus estudios básicos en el Instituto Católico de Oriente - Hermanos Maristas de San Miguel. Casado; orgulloso padre de 4 hijos. Miembro de Alianza Republicana Nacionalista desde su fundación hasta el 26 Septiembre del 2013. Candidato a la Alcaldía de San Salvador por GANA (2015), Magistrado Propietario en el Tribunal Supremo Electoral (2009-2014), Presidente del Tribunal Supremo Electoral (2004-2009), Presidente de UNIORE y Presidente del Protocolo de Tikal (2005-2006). Presidente (2001-2002), Vicepresidente (2000-2001, 2002-2003) y Secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa (1994-1997), Presidente de Foro de Presidentes Legislativos del Caribe y C.A. FOPREL (2001-2002). Jefe del Grupo Parlamentario de Arena (1997-2000), Presidente (2001-2002) y Director de Información de Arena (1995-2000), Diputado por 3 períodos legislativos durante (1994-2003), Secretario de la Comisión de Diálogo del Gobierno de El Salvador (1990-1992), Miembro de la Comisión para la Consolidación de la Paz COPAZ (1992-1994) y Miembro de la Juventud Republicana Nacionalista desde su fundación. Estudios Superiores en Jurisprudencia y Ciencias Sociales en Universidad José Matías Delgado. Cursos de Especialización en Derecho en la Universidad de Salamanca, Cursos de Administración y Gerencia Política en el INCAE. Graduado del Official Candidate School OCS en Fort Benning, GA (1982). Graduado del Curso de Guerra Política, Fu Hsing Kang, República de China (1990). Oficial Mayor de la Asamblea Legislativa (1987-1990) y Jefe de Operaciones en el Consejo Central de Elecciones (1985-1987).
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SOMOS SALVADOREÑOS

  1. Raúl Mejía dijo:

    Ojalá y en verdad ocupen ese dinero en seguridad, y como dice Ud Lic. Koky esta loco, ellos en lugar de aportar evaden…..

  2. Jose antonio dijo:

    Q wueno esto, o nos unimos y jalamos parejo o se acaba. Con lo de los impuesto a los q tomanos wisky, a los q andamos en ferraris, porches, los q vamos de finde a la casa del lago de la montana o del mar y a q mar, paseamos en yate, fumanos puros, en fin a los q tenemos mas y tenemos gusto mas refinados. Totalmente de acuerdo con usted. Siga adelante espero q ese cambio q esta demostrando sea para su vien y de todo el pueblo. Usted sabe y mucho debe de cuidarse. Y contarnos mas de esos movimientos dentro de arena de dineros mal habidos, usted sabe a q me refiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s