ARMANDO CALDERÓN SOL. “Su gran reto”

Conocí al Dr. Armando Calderón Sol desde los inicios mismos de Arena; un hombre con una vitalidad y energía contagiosa y con sólida capacidad jurídica, seguramente heredada de ese gran e ilustre abogado de la república como lo fue su padre, el Dr. Calderón Nuila. Recuerdo a este hombre con su sonrisa permanente, acompañada de una opinión política correcta, el trabajo constante y el entusiasmo por ver crecer y formarse a Arena como una institución verdadera e importante para el país; el mismo que un día llegó a convertirse en el Presidente de la República de El Salvador del 1 de Junio del 1994 al 31 de Mayo de 1999.

 Su vida política, en aquellos tiempos, consistió en su aporte fundamental a la vida sectorial del partido. Fue pieza vital en el agrupamiento y convocatoria de muchos profesionales de gran prestigio en el país: abogados, médicos, administradores de empresa y de muchas otras profesiones. Exitosos hombres y mujeres(pocas, pero entregadísimas a la causa) que tenían una procedencia común, pertenecían a estratos medios económicamente hablando, personas que habían logrado alcanzar la cima de sus actividades a través de la constancia y apuesta por nuestro El Salvador. Esto le valió a “don Armando” (Así le dije, le digo y le diré siempre) el ser reconocido y llamado por “mi Mayor” a ocupar puestos en el Consejo Ejecutivo Nacional (COENA), cobrando en ese entonces relevancia el de Director de Asuntos Jurídicos y Electorales.

 Armando Calderón Sol ha sido siempre un hombre valiente, un hombre de retos; razón por la cual nunca le arrugó la cara al proponérsele uno grande, grandísimo en aquel entonces: el de encabezar como Alcalde la planilla del Concejo Municipal de San Salvador, que competiría con Alejandro Duarte, hijo, ni más ni menos, del Presidente de la República. Contra todo el poder del mundo imaginable, con recursos limitados para su candidatura e ilimitados para el contrario, en Marzo del 1988, Armando Calderón Sol derrotó claramente a Alejandro Duarte, candidato del Partido Demócrata Cristiano (PDC), e inició, sin lugar a dudas, el ascenso de Alianza Republicana Nacionalista (Arena) al poder. La victoria de don Armando y la toma de posesión de la Alcaldía de la capital, deben de ser vistos como la verdadera fotografía del inicio de Arena en el poder; un ciclo de 21 largos años y que finalizó el 31 de Mayo del 2009; porque a la par del triunfo de la Alcaldía de San Salvador, se logró el control del Órgano Legislativo.

 Quiero rememorar un antecedente que muchos areneros ya no recuerdan. Se trata de la interrumpida candidatura de don Armando a la Vicepresidencia de la República para acompañar a Freddy Cristiani en la presidencial de 1989. Producto del excelente trabajo en la Alcaldía y el ímpetu que surgió en su campaña de Alcalde, muchos sectores del partido presionaron a “mi Mayor” para que se nombrase al Dr. Calderón Sol como compañero de fórmula de Freddy. Esta presión, muy atropellada por cierto, hizo que el jefe convocara a un COENA ampliado extraordinario, donde se tomó la decisión de proponer la candidatura a la Vicepresidencia, en la Asamblea General Ordinaria de Arena en la cual se oficializaría la fórmula. Las presiones y pataleos del grupo más tradicional de Arena, que quería al Ing. Francisco Merino, no se hizo esperar. En un tira y encoge que duró más o menos una semana, hicieron retroceder la decisión, al punto de revertir lo que aquél COENA ampliado tenía decidido. Gracias a Dios, pasó eso; digo gracias a Dios porque de lo contrario hubiese sido difícil, por no decir imposible, que el Dr. Calderón Sol se hubiese convertido posteriormente en Presidente de Arena y luego Presidente de la República.

 Tras gestiones importantísimas y efectivas al frente de la Alcaldía, sumado al impulso que tuvo el tema del “municipalismo” con don Armando al frente, una expansión y brillante labor como presidente de Arena y tras consolidar su carisma y peso político al interior de Arena, don Armando se convirtió en el segundo Presidente de la República del ciclo de los 21 años de Arena. Quiero recordarles algo y reiterarlo en este artículo, al Dr. Armando Calderón Sol y al país entero: “Los popies no querían su candidatura, querían a Bobby en la sucesión de Freddy”. Intrigaron, presionaron, “pasearon a Bobby Murray” por el país, dándole el Fondo de Inversión Social (FIS), pero no pudieron. Arena se impuso en esa oportunidad. El partido respaldó al suyo y dejó pospuestas las perversas intenciones de “la popería”. El logro de la paz, un FMLN en pañales políticos y una otrora Arena poderosa y consolidada, hicieron posible la victoria en dos vueltas, ambas con clara ventaja sobre el adversario, pero la segunda con el impactante resultado que arrojó alrededor del 70% de los votos. Usted ganó, don Armando, fuerte con respaldo popular y bien. Tiempos aquellos donde Arena alcanzaba aquellos resultados…

 El Dr. Calderón Sol intentó cristalizar una reforma tributaria para que los que ganan siempre más, pagasen más; intentó cerrar la evasión y los otros huecos fiscales. Su Ministro de Hacienda, Manuel Enrique Hinds, se fajó y se fajó bien; pero le consta, al entonces Presidente, que “los popies” se opusieron y presionaron con todo su poder. Producto de ello, fue la guerra que le montaron los medios escritos; principalmente, lo que dio como resultado una pobre nota en las encuestas en su primer año de gestión presidencial. Pero don Armando no cedió. Logró impulsar importantes reformas en materia de impuestos, pero se vio obligado, por la poca colaboración de los millonarios del país y sus testaferros, a buscar otra opciones para cumplir con la carga económica de su Gobierno. Así nació el IVA. No se le olvide Presidente Calderón, que esto que hoy apunto, es la verdad, me consta porque estuve en su “mesa estratégica”. “Los popies” fueron ingratos con Usted.

 En un artículo pasado, señalé que la candidatura de Francisco Flores Pérez se la debíamos a usted y a sus hermanos, cosa que sostengo. Pero en su defensa ante tan “craso y evidente error”, me permito señalar que sus intenciones no eran malas, eran buenas. Lo que sucedió es que se le coló “el diablo, el chamuco, vestido de Paco Flores”. Usted, lo que en el fondo hizo fue contener el poder de los “los popies”; ellos querían a Freddy de regreso, o a Bobby. Fue brillante su estrategia de contención cuando puso a Bobby en aquella mesa junto con Cecy Gallardo, en compañía de otros, para definir el perfil del candidato para el 1999. Digo y repito: brillante estrategia. Usted no estaba de acuerdo con “un popie” al frente del gobierno, porque los conocía y los conoce muy bien. No se avergüence en reconocer que el problema es que Flores Pérez nos engañó, nos timó. Si supiese, don Armando, lo bien que se siente uno al reconocer los errores que comete en su vida. Yo, públicamente, he confesado mi pecado de haber apoyado a ese sinvergüenza y he pedido disculpas públicas al país. Un error se reconoce, y eso denota que uno es humano, capaz de equivocarse como todos.

 Luis Spota, escritor mexicano, autor del famoso libro sobre la política mexicana, “La Víspera del Trueno”; en otra de sus obras, titulada “El Primer Día”, narra las formas en las que el Presidente de México afronta y enfrenta su más grande y tortuosa decisión: elegir a su sucesor a través del famoso “dedazo”. Ese momento del libro, señala que las consecuencias para el presidente elector son dos: una, la paz y tranquilidad para el resto de su vida; y dos, el exilio y la persecución por parte del próximo y futuro presidente. A usted, don Armando, que visualizó un presidente de clase media, alejado de los grandes intereses, con formas distintas de hacer política, que vio en la juventud el futuro de la nación y la virtud de la renovación, le salió, mejor digo, nos salió “ese cuete soplado”. Me consta que sus intenciones eran buenas; es más, estoy íntimamente convencido de ello. No sé si lo recuerda: en su campaña presidencial le regalé los libros de Luis Spota, la serie “Costumbres del Poder”. Le recomiendo a todos los que les interesa la política salvadoreña, que los lean; es el manual perfecto para conocer cómo y de qué formas se entreteje el poder. Es bueno, Presidente Calderón, volverlos a leer para liberar astutamente a Arena.

 La intención de este artículo es una: solicitarle al ex presidente Calderón Sol a que enfrente un reto de responsabilidad histórica para el país y para su partido. Un reto que no puede aplazarse más: “La verdadera renovación de Arena”. Usted es, sin lugar a dudas, la última reserva moral de peso político en Arena. El resto, que de reserva moral tiene poco, por no decir nada, tienen el poder en sus manos. Usted es la única y la última esperanza de Arena. Digo lo anterior porque es así. Usted puede ser el impulsor de una planilla decente, equilibrada; como digo yo: “donde hasta los popies caben, pero que no manden”. Una planilla que sea representativa, que posea liderazgos verdaderos, que refleje los ideales para los que fue creada Arena. Una planilla que arroje una dirección y conducción políticamente seria; donde el objetivo político se entienda con toda la dimensión: ganar el poder público para hacer política pública, no política privada ni de intereses para millonarios.

 Es importante que esa planilla impulsada por su liderazgo, compita contra la de los otros, contra la de “los popies”, porque hay que permitirles que compitan en democracia; y hay que vencerlos con la democracia. No se puede esconder esta realidad de Arena. Meter otra vez el polvo debajo de la alfombra, es no querer limpiar el partido; porque sería de nuevo retocarlo. Es importante que Arena se prepare para ganar elecciones, que sea una verdadera oposición, pero que no sea destructiva. Hay que generar gobernabilidad, para poder pedir, posteriormente, en el gobierno, la misma gobernabilidad. Argumentos sólidos, necesita el COENA, el partido y sus partidarios. No necesitamos de posiciones ridículas, que no hacen sino exhibir a Arena y sus falencias. Contundencia, razón, veracidad y exactitud en las oposiciones políticas, eso necesitamos. Cada acción destructiva, destruye la posibilidad de seguridad, de salud, de vida y futuro de cientos de miles de salvadoreños. Seamos oposición seria y constructiva a la vez.

 Mi estimado don Armando, no estará solo en esta lucha. Su servidor escogió el camino del auto exilio de la vida partidaria, pero no lo hice pensando saltar en la nada y para nada, lo hice porque había que hacerlo. Alguien tenía que señalar el pecado y los pecados que “los popies” cometen contra el partido y contra el país. Era necesario datarle a El Salvador los errores cometidos, para buscar las correcciones y las enmiendas. En esa lucha, desde aquí, lo voy a acompañar yo. Próximamente, escribiré una propuesta para poner la bola a rodar sobre cómo hay que renovar a Arena; desde los cimientos jurídicos del partido, pasando por la reglamentación de sus procesos de democratización, hasta la visión de futuro de lo que es Arena y para qué sirve Arena. Usted, tal y como lo señaló el ex Coordinador del FMLN, el Dr. Fabio Castillo, fue el mejor presidente de los 21 años de Arena. Eso así fue. Acepte el reto, Don Armando. Son cientos los areneros que han hablado conmigo y tienen cifradas sus esperanzas en usted.                  ¡¡ NO NOS DEFRAUDE!!

Acerca de Walter Araujo

Político de derecha. Nació en San Miguel, El Salvador el 21 de Sep. de 1964. Hijo de maestros; formado desde sus estudios básicos en el Instituto Católico de Oriente - Hermanos Maristas de San Miguel. Casado; orgulloso padre de 4 hijos. Miembro de Alianza Republicana Nacionalista desde su fundación hasta el 26 Septiembre del 2013. Candidato a la Alcaldía de San Salvador por GANA (2015), Magistrado Propietario en el Tribunal Supremo Electoral (2009-2014), Presidente del Tribunal Supremo Electoral (2004-2009), Presidente de UNIORE y Presidente del Protocolo de Tikal (2005-2006). Presidente (2001-2002), Vicepresidente (2000-2001, 2002-2003) y Secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Legislativa (1994-1997), Presidente de Foro de Presidentes Legislativos del Caribe y C.A. FOPREL (2001-2002). Jefe del Grupo Parlamentario de Arena (1997-2000), Presidente (2001-2002) y Director de Información de Arena (1995-2000), Diputado por 3 períodos legislativos durante (1994-2003), Secretario de la Comisión de Diálogo del Gobierno de El Salvador (1990-1992), Miembro de la Comisión para la Consolidación de la Paz COPAZ (1992-1994) y Miembro de la Juventud Republicana Nacionalista desde su fundación. Estudios Superiores en Jurisprudencia y Ciencias Sociales en Universidad José Matías Delgado. Cursos de Especialización en Derecho en la Universidad de Salamanca, Cursos de Administración y Gerencia Política en el INCAE. Graduado del Official Candidate School OCS en Fort Benning, GA (1982). Graduado del Curso de Guerra Política, Fu Hsing Kang, República de China (1990). Oficial Mayor de la Asamblea Legislativa (1987-1990) y Jefe de Operaciones en el Consejo Central de Elecciones (1985-1987).
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ARMANDO CALDERÓN SOL. “Su gran reto”

  1. Jorge Aguirre dijo:

    Yo no dudo que Ud. mi estimado Walter, conoce de sobra, lo que esta planteando.
    respecto al Ex-presidente Calderón Sol
    Ya bien dice Ud. “Alguien debía señalar los pecados” (tuvo que ser desde afuera)
    Para mi quizá sea volver a lo mismo, (Öjala que no) pero, si no se arriesga, no se gana
    Saludo su postura equilibrada, Ud. dice: “porque hay que permitirles que compitan
    en democracia; y hay que vencerlos con la democracia”
    Gracias por su aporte y por leer mi humilde comentario:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s