CARNE PARA TIGRE (La dirigencia y financistas de Arena)

El correo electrónico al cual tuvimos acceso, gracias al reenvío que nos hizo un diputado de la bancada de Arena, el cual fue publicado, parcialmente, por @_ElFaro_ y atribuido al magnate azucarero y financista del partido de la vieja derecha, Tomás Regalado, puso en evidencia, una vez más, la profunda crisis que está atravesando dicho instituto político.

 En el correo dirigido a Jorge Velado, Tomás Regalado escribe: “Después de leer tus graves declaraciones en La Prensa este día en la página 32, respecto a Luis Martínez, me convenzo más que tú estás bueno para ir a vender garnachas y chatarra a las hueseras, en lugar de estar dirigiendo un partido político como Arena, lanzando acusaciones sin fundamento que dañan a personas honestas y al mismo partido”.

 No pretende el presente artículo juzgar si las actuaciones y gestión del ex fiscal fueron acertadas o no. Lo que aquí me ocupa, es la desconfianza que Jorge Velado se ha ganado dentro del pequeño grupo que conforman los actuales dueños de Arena. Tomás Regalado no está solo en este planteamiento, es acuerpado, según nuestra información, por otro de los dueños de Arena, Francisco Calleja, dueño de la más importante y casi monopólica cadena de supermercados del país, padre también de Carlos Calleja, a quién un más reducido grupo de Areneros ortodoxos y de alto elitismo económico, quieren imponer como el próximo candidato a la Presidencia de la República en las filas tricolor.

 Fuentes muy poderosas que conocen las interioridades del G7, nos han explicado el proceso de fracturas que han sufrido entre ellos, gracias al proceso de elección del Fiscal. El grupo Regalado-Calleja luchó hasta el final por la reelección de Luis Martínez, habiendo logrado contar con el apoyo de al menos 16 diputados de la bancada arenera donde se enfilan los cuadros más tradicionales como: Donato Vaquerano, Milena Calderón, Norman Quijano y Carlos Reyes, por ejemplo. Por otro lado, unieron esfuerzos Ricardo Poma y los Kriete para impulsar como fiscal al abogado Francisco Díaz, quienes se vieron apoyados por los diputados llamados por sus mismos compañeros “los tufositos” o “niños bien”, entre los que figuran Johnny Wright , Velázquez Parker, Karla Hernández, y Juan Valiente, para citar a algunos.

  El tema de la elección del Fiscal, retrató con pinceladas multicolores y esencias multiolores la crisis de Arena en todos sus niveles; retrato y olor de la descomposición a la que el nulo liderazgo de Velado, está llevando a su partido. Velado deambula sin norte y sin sentido, visitando bases en el interior de Arena, acompañado por una cada vez más impopular Comisión de Enlace, la que está absorbiendo casi el 80% de los escasos recursos partidarios. Acompañado, además, por un par de personajes entre los que destaca el poco querido Mauricio Sandoval y el hijo de Mauricio el “Camión” Reyes. Estos personajes trabajan con un solo objetivo: lograr que “el jefe” se reelija en la presidencia del COENA y así mantener sus puestos y salarios.

 La separación, y casi total autoaislamiento de Roberto Murray Meza de Arena, es otro de los síntomas de la crisis. Bobby, quizá el único personaje al interior del grupo del G7 con legítimo cariño en las bases areneras, ha entrado en total desacuerdo con la manera de conducción, con la falta de rumbo y la poca movilidad política que ha mostrado Arena en los temas de país. Esto no es un secreto, lo saben los cuadros de alta y mediana jerarquía partidaria.

 El mutismo que guarda Armando Calderón Sol ante la crisis interna de Arena, más parece la conservación de la última oportunidad de recomposición del partido, ya que los Calderón Sol, ni se la van a jugar una vez más por Cristiani, ni mucho menos por el G7. Su cálculo es dejar que todo toque fondo, porque se saben los últimos con posibilidad de rescatar al agónico partido. Ellos saben muy bien, que no es posible que Arena esté abajo del FMLN en las encuestas (LPG y La Tecnológica); contra un FMLN en el peor momento gubernamental. Estoy seguro que su lectura es dejar pasar y esperar pacientemente.

 Para coronar el pastel, el verdadero jefe orgánico, Alfredo Cristiani, permanece atado al compromiso de mantener a Velado hasta el último momento, muy a pesar que su favorito al interior de Arena, el diputado Ernesto Muyshondt, se ha fijado entre ceja y ceja, como es ya una conducta catatónica política en él, desplazar a quién le estorba en su ascenso hacia la dirección del partido; hoy su mira apunta sus coordenadas sobre el mismísimo Jorge Velado. Menudo lío el de Cristiani, quien poco ha de dormir por la reactivación del caso de los padres jesuitas y los mensajes que está recibiendo de los ex altos mandos militares. El ex ministro de Defensa, General Corado, y el General y diputado, Mauricio Vargas, en sendos programas de televisión, fueron los encargados de enviar un mensaje muy claro: “los militares solo cumplimos órdenes del mando político”.

 Hace unos días, el Martes 5 de Enero, para ser exacto, en el periódico ABC de España, apareció publicado un editorial de opinión escrito por Isabel San Sebastián titulado “Cabalgar un tigre”. Artículo que hace referencia a la humillante situación política de Artur Mas, quien hasta el Sábado 9 de Enero, estuvo al frente de la Generalitat de Cataluña; mandato que Isabel califica con tres términos lacónicos: “ruina, fractura, ridículo”.Lo relevante y acorde al título del artículo de San Sebastián “Cabalgar al tigre”, se resume en este párrafo del editorial, que ahora transcribo a todos ustedes textualmente, refiriéndose al otrora líder catalán: “Mas jugó a ser el Moisés de una nación sojuzgada y se ha quedado en patética parodia de caudillo bananero. Confundió el ruido de la calle con la voluntad de el pueblo. Se abrazó del independentismo como quien se agarra a un clavo ardiendo, tratando de ganar tiempo e impunidad, sin conseguir otra cosa que sufrir una tortura cruel antes de ver rodar su propia cabeza política. Quiso huir hacia adelante cabalgando a lomos de un tigre y ha sido devorado por la fiera”.

 Jorge Velado encarna en su figura, junto a la dirección orgánica-financiera de Arena, la triste fractura y la ruina ridícula en la que se encuentran ambos. Su unión simbiótica con su todavía presidente honorario, Francisco Flores Pérez, no solo los ha colocado en los lomos de un tigre, también los convirtió en “carne para tigre”. La tortura que Velado y el G7 están sufriendo, es simple y sencillamente cruel, porque ellos mismos la han construido y labrado. No es culpa de nadie más, es culpa de ellos mismos, porque con el afán de mantener sus privilegios e impunidad, se apropiaron de una entidad, de una institución que no era de ellos. Como vulgarmente se dice: “se clavaron a Arena”.

Publicado en Política | 7 comentarios

“El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica no son panfletos de Arena, son Arena y Arena es de ellos”.

Nadie, absolutamente nadie, está cuestionando su libertad de prensa, ni su derecho a existir; por lo tanto, pueden escribir lo que les venga en gana, cubrir las noticias como lo crean más conveniente, editorializar sus páginas a su antojo, y decidir qué cubren o qué no. Moriremos, si es necesario, defendiendo esos derechos; no solamente para ellos, sino para toda la sociedad.

 Así como es importante lo anterior, se hace necesario e indispensable decirle al país, la verdad que nosotros entendemos de la relación simbiótica de estos medios con el partido Arena. Todo, para que el lector analice y saque sus conclusiones, decidiendo lo que es su derecho inalienable: “consumir o no, la información que ellos emiten”.

 Arena nace formalmente en 1981, así que sería iluso no entender que, tanto El Diario de Hoy como La Prensa Gráfica, son más viejos que el partido Arena. Ellos, sus propietarios, no solo contribuyeron informativamente a la creación de ese instituto político; las familias propietarias de esos medios, fueron colaboradores y financistas del proyecto. Lo sé, y lo sabemos, los que desde el inicio, militamos en las filas tricolores. Por esa razón simple, absoluta y llana, nos atrevemos a señalar que ellos son Arena. Arena es parte de su creación, junto con los pequeños y todopoderosos grupos oligárquicos (G-20 que en realidad son G-7 y disminuyendo) que jugaron un rol de primera línea en la fundación del partido.

 No estoy señalando lo anterior como algo malo. Ambas familias eran parte del “sistema” hegemónico existente antes del golpe de estado de 1979. La oligarquía, junto con los militares de turno, los convirtieron en los aparatos de comunicación del sistema. En beneficio de El Diario de Hoy, diré que esa alianza con los grupos hegemónicos inició más tarde, ya que fueron feroces oponentes de la dictadura de Maximiliano Martínez, más por visiones intelectuales que por diferencias sociales. Ambos periódicos, fueron muy homogéneos en brindarle su apoyo al régimen y así fueron retribuidos, compensados y protegidos por la alianza oligárquica-militar, desde la caída de Martínez hasta el 15 de Octubre de 1979, con la salida de Romero.

 El primer beneficio que les permitió crecer y desarrollar su gran negocio, fue el de no pagar impuestos por diferentes rubros en su cadena comercial; todo protegido por un acuerdo legal y formal, plasmado en decretos y leyes. Nadie los está acusando de nada ilegal, solo señalamos la verdad para el archivo histórico del país. A cambio de esos beneficios, ambos periódicos se dedicaron a alabar y a potenciar a los militares y al partido de gobierno de aquel entonces, el Partido de Conciliación Nacional (PCN). ¿Existe alguien que pueda negar lo que afirmo en estas líneas? ¿Fue capaz La Prensa Gráfica o El Diario de Hoy de denunciar las injusticias que crearon tanta exclusión social en los años 50 a los 80? ¿Abanderó El Diario de Hoy o La Prensa Gráfica la falta de libertad de expresión y de libertades democráticas? Quisiera ver esos editoriales de los años 60, 70 y 80, donde se luchó por las libertades de los salvadoreños. Todos sabemos que nunca los encontraremos.

 Luego del golpe del 79, la derecha salvadoreña se reagrupó a través de la conjunción de ciertos elementos. En primer lugar, con la creación de Arena; seguidamente, con la consolidación y toma total de los medios de comunicación y del aparato de información del país (Prensa, radio y tv); luego, con la conversión ideológica-política de las gremiales económicas agrupadas en la ANEP (ASI, CAMARASAL, CASALCO, etc.); y finalmente, con la creación de un ente de proyección económica y social permanente para el “estudio y análisis” del desarrollo del país, FUSADES. Las cabezas líderes de las familias propietarias, tanto de El Diario de Hoy como de La Prensa Gráfica, son de la ANEP; son fundadores de FUSADES y son de ARENA. Por eso sostengo y seguiré sosteniendo la primera premisa: “El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica no son panfletos de Arena, son de Arena”.

 Solo así se puede comprender la férrea y tenaz oposición de El Diario de Hoy contra el Presidente Napoleón Duarte, y la visceral destrucción de todas y cada una de las acciones del Partido Demócrata Cristiano. En aquellos tiempos, ciudadanos como el Dr. Abraham Rodríguez (hoy en Aliados por la Democracia), eran tildados de comunistas por ese periódico. Es entonces comprensible, que el tío del ahora ultraderechista diputado de Arena, Ernesto Muyshondt, fuese tildado de vende patria por engrosar las filas del gobierno duartista. Tanto el Diario de Hoy como La Prensa Gráfica, apoyaron, con todo, el paro empresarial que intentó derrocar al Presidente Duarte, solo así se entiende lo que estos periódicos “SON”.

 Ambos periódicos han tratado de hacernos creer que ellos y exclusivamente ellos, son los que poseen la verdad. Han pretendido, durante décadas, decirnos lo que está bien o mal para la sociedad, lo que es bueno o lo que es malo, lo que es correcto o incorrecto; pero el país ya se cansó, el país ya despertó, el país poco a poco va venciendo el miedo. El desarrollo de las nuevas tecnologías, le permite cada día a más salvadoreños la oportunidad de informarse mejor.

 El internet y su amplio crecimiento en las zonas urbanas del país, ha permitido la primera gran competencia real a estos dos “monstruos” de la comunicación. Nacen El Faro, Diario La Página, El Blog, Diario 1, Contra Punto, entre otros, como nuevos mecanismos de información. Las redes sociales de Twitter, Facebook, Instagram y otras, han liberado a una sociedad cautiva entre lo que se decía en los medios convencionales y lo que hoy puede ser dicho en miles de portales. Este medio, ” derechanueva.com”, es fiel ejemplo de que hoy en nuestro El Salvador estamos escribiendo una nueva libertad.

 El problema de El Diario de Hoy y de La Prensa Gráfica no son los “troles”, el problema es que miles de salvadoreños hemos descubierto la forma de despedazar su monopolio informativo. El problema no es que les hayan “clonado” su página electrónica, por lo que tienen derecho a reclamar y a perseguir. A lo que no tienen derecho, es a perseguir, por lo anterior, a Nayib Bukele; a perseguirlo políticamente por un solo delito: “estar harto de ustedes y de sus manipulaciones, y de tratar de abrirle los ojos al ciudadano sobre sus derechos a la información y la libertad de expresión”. El problema del Diario de Hoy y de La Prensa Gráfica no es que hayan usado los distintivos de esta última, el problema es que Nayib Bukele se oponen a lo que ustedes “son”, se opone a Arena.

 Cada día que pasa se retratan más y más. Ya no solo es coincidencia ideológica la de El Diario de Hoy y de La Prensa Gráfica con Arena, porque la verdad es que ustedes, ambos periódicos, son parte de los dueños de Arena. ¿Acaso no es cierto que les llevaron a Norman Quijano durante la campaña, a una reunión donde se molestaron porque se acompañó él de una persona que no gozaba de la confianza de ustedes? ¿Acaso ustedes no han financiado a Arena con sus espacios y publicidad, además de otros acuerdos ventajosos que no le otorgan a otros?

 No se les olvide que durante 30 años estuve en Arena: fui Presidente del COENA, Director de Comunicaciones del COENA, miembro del COENA por 7 años, diputado, jefe de Fracción, y presidente de la Asamblea; algo he de saber de todos los tratos que existieron. No traten de engañar a nadie, Arena es de ustedes. Por eso se configura la segunda premisa: “El Diario de Hoy y La Prensa Gráfica no son panfletos de Arena, son de Arena y Arena es de ellos”.

 No es pecado que sean de Arena, ni que Arena sea de ustedes. El pecado es sentir vergüenza de lo que es verdad; porque el pecado raya en la falta de veracidad. Yo no pudiera hablar ni un ápice, si aceptaran esta gran verdad. ¿Cómo podría reclamarles la ocultación del caso contra el ex presidente Flores? ¿Cómo pudiera decirles algo por las 60 páginas dedicadas al caso de la clonación? ¿Cómo pudiese plantear siquiera la invisibilización que hacen de personas que no les son gratas? ¿Cómo les reclamaría su total parcialización? No podría, si ustedes aceptaran la verdad: “Que son de Arena y que Arena es de ustedes”.

 Somos ya miles de salvadoreños los que perdimos el miedo. Les voy a contar algo: no me importa ya lo que digan, escriban, no digan, inventen o manipulen contra ningún salvadoreño, y entre ellos me incluyo. Para romper y destrozar el monopolio de más de 100 años de mentiras, se necesita valor, se necesita perderle el miedo hasta a la muerte, se necesita hablar, escribir, y ser libre. Así los vamos a derrotar, con el ejercicio no de la libertad de prensa, sino con el ejercicio de la libertad de expresión. Llámennos como quieran, llámennos “troles” si así lo desean. Se necesita de un ejército para derrotar a los poderosos y a sus recursos. Creo, tal y como me lo ha enseñado la experiencia de más de 30 años en la política del país, que para comandar a un ejército, se necesita de un Comandante General y de generales..!!Ustedes ya crearon al primero!! La primera batalla se las ganará en el 2018.

Publicado en Política | 10 comentarios

“La Derecha que soñamos”. Una redefinición impostergable.

 La existencia de una derecha, es natural en toda sociedad democrática. Igualmente natural, es la existencia, a la vez, de una izquierda. Las democracias más avanzadas y con instituciones más sólidas, son aquellas que han ampliado su espectro a participaciones más numerosas; algunas han creado movimientos políticos centristas, los cuales, indudablemente muy en contra de lo que pregonan sus precursores y liderazgos, siempre tienden a generar políticas hacia uno u otro extremo de la realidad. Así es que surgen movimientos o partidos políticos de centro izquierda y de centro derecha.         Nuestro país, El Salvador, no se excluye de esa realidad contrastante; por lo tanto, nuestra idea y aspiración es plantear una plataforma sencilla y clara de lo que creemos debe de ser la derecha que nuestro país necesita.

 Nuestra derecha debe de estar basada en principios doctrinarios sólidos y ordenados; por lo que debemos entrar, de lleno, a definir la cúspide de ellos utilizando un método sencillo y ancestral: la definición de una “escala de valores” que le de sustentación a la parte ideológica. Para que la derecha sea una “verdadera derecha”, es necesario reconocer, en primer lugar, la existencia de Dios. Deben de desecharse aquellas tonterías que señalan, dialécticamente, la separación del estado con la religión, o los que pregonan que los partidos políticos no son iglesias, ni cultos religiosos. La confusión que generan esas posiciones ambiguas e insustentables, ha sido la piedra angular para la pérdida de valores en la derecha mundial, latinoamericana y en nuestro país. Una cosa es respetar la pluralidad y la libertad religiosa, otra el pretender negar la esencia misma de la humanidad. Las personas de derecha, debemos de reconocer la existencia de Dios, el que hizo posible el regalo de la vida. En Sus manos debe de ponerse todo el esfuerzo y el porqué de la actividad política. Desde esta conceptualización de lo primario, una verdadera derecha, marcará su diferenciación y característica esencial. Dios es la inspiración, el motivo y la finalidad número uno de una Nueva Derecha.

 Es innegable la existencia de la pluralidad religiosa, pero católicos, evangélicos, protestantes, musulmanes, budistas, y todas las acepciones religiosas, tienen como realidad rectora la espiritualidad; es por ello, que las personas de derecha deben de ser respetuosas de la diversidad religiosa. El seguir los ejemplos y premisas espirituales como las del cristianismo, por ejemplo, son metas e ideales que pueden inspirar al comportamiento ético de una verdadera derecha. No matar, no robar, amar al prójimo como a uno mismo, son algunas de las normas que se deben de convertirse en los principios de los partidos de derecha, trasladándolos al sentido lógico de la política; es decir, a través de la adopción de principios plenos como: el “derecho a la vida”, “respeto a la propiedad ajena”, “lucha contra la corrupción”, y “la solidaridad”. El hombre y la mujer de la Derecha Nueva, deben de asumir la tarea de la creación de un marco de principios y valores para sus movimientos o partidos políticos; deben de encabezar su carta de constitución y escribirla, para posteriormente asumir ese marco valórico y trasladarla a cada acción política; deben de impregnar de ese comportamiento ético, cada posición política que se adopte. Por esto, es indispensable la elaboración profunda y completa de esta parte inicial de su existencia como entidad o como persona jurídica. La verdadera Derecha Nueva, encabeza su carta de constitución con Principios y Valores.

 El segundo paso lo constituye la definición del ¿por qué? y el ¿para qué? de la actividad política de la verdadera derecha. La respuesta es inminente: la derecha reconoce como propósito y actor principal a la “persona“. Toda actividad debe de tener como finalidad el bienestar del individuo. De aquí, parte la razón por la cual, la verdadera derecha, debe de asumir como propio, el marco de los derechos del individuo. Los fundamentales como: el derecho a la vida, a la intimidad, a la imagen, a la libertad en su más amplio sentido, y a todo aquello que es inherente al ser humano. También, los derechos a la educación, a la salud, a conformar y ver protegida a su familia, a la seguridad, y al trabajo. Por último, y no menos importantes: los derechos económicos y a la propiedad; asumiendo los derechos políticos, a la democracia, y a la participación en las decisiones, funcionamiento y configuración del estado; en fin, todos los derechos democráticos. Este segundo bloque de conceptos, debe de ser escrito y asumido como el compromiso de la Derecha Nueva para con todos los habitantes de la nación.

 El tercer acto de la configuración de la verdadera derecha, debe de ser su parte orgánica, su línea estructural, la que debe de desarrollar en unos estatutos modernos y democráticos. En esta parte, nuestro planteamiento lanza la propuesta para aquellos que deseen configurar un nuevo movimiento o partido político de Derecha Nueva. La verdadera derecha, debe de crear sus instrumentos con la máxima esencia democrática posible. Aquí aparece el cambio que proponemos, aquí gira y se establece la diferenciación de la Derecha Nueva con la “vieja derecha”. El máximo órgano de decisión en un partido político, no debe de ser más la Asamblea o Convención Nacional; la máxima autoridad en un partido de Derecha Nueva debe de ser “el afiliado”, lo que se conoce como “Las bases”. El dueño y rector de un partido político de Derecha Nueva, debe de ser el ser humano que, voluntariamente, ha decidido participar en ese partido político. Entonces, surge la pregunta: ¿Cómo lograr eso?

 Los estatutos de un partido nuevo de Derecha Nueva, deben de contener en su capítulo primero la definición del miembro o afiliado a la institución, para proceder a dotarlo de derechos, más que de obligaciones. El afiliado tiene que ser el dueño del partido, el que tome las decisiones trascendentales. Así, un nuevo partido de Derecha Nueva, luego de establecer los derechos del afiliado, que son los de poder elegir a sus autoridades partidarias a nivel municipal, departamental, nacional y sectorial, además de poder elegir a las personas que los representen en los cargos a elección popular, alcaldes, diputados, vice presidente y presidente del país, todo a través de una elección con voto directo, secreto y universal”, debe crear una base de afiliación; la que dé lugar a la creación de un padrón electoral único, en el que al afiliado se le asigne un número único, a efecto de que pueda ejercer sus derechos partidarios. Este registro electoral, debe de ser auditado; NO por las autoridades partidarias, sino que por un ente externo e independiente. En la filosofía y aspiración de la derecha nueva, esta tarea debería de recaer en el Tribunal Supremo Electoral (TSE), por lo que hay que promover esta reforma para que la Ley de Partidos Políticos y el Código Electoral, permitan a esa institución llevar adelante esa tarea, garantizando el derecho de los afiliados.

 El movimiento o partido nuevo de Derecha Nueva, debe de crear un organismo de fiscalización y depuración de sus autoridades y funcionarios en cargos por designación o elección popular; una especie de “Comisión Especial de Investigación y Depuración partidaria”, fuerte y dotada de la fuerza legal, para solicitar remociones, pedir renuncias y poder separar a aquellas personas a las que se les compruebe comportamientos que rijan contra los principios, valores y normas del partido. La depuración debe de ser una política permanente de un partido de Derecha Nueva.

 El financiamiento político, es vital en el tema de la independencia partidaria. Toda contribución, donación o cuota económica , en especie o lo que signifique aporte y recursos para el partido, debe de ser público para todos los miembros del partido y para el país. Un partido nuevo de Derecha Nueva, debe de basar su transparencia en la claridad y rectitud de sus finanzas; además, debe de ser independiente de poderes económicos grupales o particulares. En un partido de filosofía de derecha nueva, el único interés es el del “bien común” , el interés de los salvadoreños.

 La formación política es vital para un proyecto de “derecha nueva”. Debe de crearse un verdadero “Centro de formación e investigación de la realidad nacional”; y debe de ser esto, prioridad permanente, con una ejecución práctica, sólida y seria. Solo así, los miembros de un partido de “derecha nueva”, estarán preparados para el debate y la generación de propuestas que contribuyan al desarrollo de la nación.

 Una de las innovaciones de un nuevo partido de Derecha Nueva, es la creación de un sistema de correcciones y consolidaciones de la actividad partidaria. Esto significa: realizar periódicamente, (cada dos años), y después de cada evento electoral, congresos; con amplia representación nacional, para discutir el “estado del partido y sus políticas”. De estos congresos y de sus resultados, se debe de informar a la base de afiliados y al país. Es así, como un partido de filosofía de derecha nueva se auto fiscaliza y se auto controla, dando pie a correcciones, producto de las desviaciones políticas o los errores.

 El nuevo partido de Derecha Nueva, debe de contar con instrumentos de comunicación y divulgación internos y externos. Estos instrumentos deben de abarcar todas las modalidades que permitan la modernización. Divulgar el pensamiento y la acción con argumentos, para que hasta el último afiliado esté enterado de la actividad, posición y planteamiento del partido. Esta comunicación debe de constituir la voz oficial de un partido de Derecha Nueva.

 Una vez constituido, formado, organizado y en funcionamiento, un partido de Derecha Nueva, debe de asumir su rol con consistencia. Si es gobierno, ser un gobierno democrático, probo, incluyente, capaz, eficaz, y conciliador. Si es de oposición, asumir su rol crítico, racional, propositivo, y argumentativo. Un partido de derecha nueva, debe de buscar el dialogo permanente con las demás fuerzas políticas; con TODAS, sin excepción. Con las gremiales y sectores productivos, debe de ser consecuente; primero con el bienestar del país, para luego buscar brindar la concesión y el apoyo particular. Un partido de derecha nueva, debe de ser objetivo, racional y serio.

 Esto no puede seguir siendo un sueño, el país necesita de una derecha nueva sólida y real, humana y sencilla. Necesita una derecha nueva incluyente, preocupada por los pobres y sus necesidades. Necesita, El Salvador, de una derecha nueva solidaria. No se puede seguir viendo al país con los antiguos lentes microscópicos de la “vieja derecha”. La izquierda de El Salvador, ha cambiado; eso es bueno para el país- que cambie, que evolucione y se modernice; que pueda competir en igualdad de oportunidades. La derecha nueva debe de ver a la izquierda, no como un enemigo natural, sino como un contendiente o adversario coyuntural, por una simple y sencilla razón: “todos somos hermanos salvadoreños, y esta patria es de todos”.

 Esta es la “la derecha que soñamos”. Ojalá que algún día la podamos ver o hacer realidad. El comportamiento de “la vieja derecha” es insostenible, nuestra paciencia está al límite. Quizá, si esto no da un cambio sustancial y comprobable, miles de salvadoreños nos lanzaremos a la aventura de crear un nuevo partido de Derecha Nueva, uno que no sea igual a los demás, uno que sea diferente, uno que haga realidad…. “la derecha que soñamos”.

Publicado en Política | 1 Comentario

“CRÓNICA DE UNA VESÍCULA ENJUICIADA” Cuentos de verdad.

Esta crónica se desarrolló en una remota aldea, en uno de esos recónditos parajes que todavía existen en nuestra América Latina.

Francisca Vesícula, era una pueblerina normal, de carácter altivo y un poco soberbia. Habitó desde siempre en Valle Oscuro, nunca tuvo la posibilidad de emigrar permanentemente a ningún otro lugar, porque sus condiciones de vida hicieron imposible ese propósito, si es que alguna vez se lo trazó en su vida. Nació y creció en su Valle Oscuro sana y sin complicaciones; tuvo una vida un tanto excepcional, estudió en uno de los colegios más caros de la vecina “Ciudad Capital”, el centro urbano más importante en las cercanías de su pueblo.

Allá estudió Francisca y aprendió el idioma inglés. Corrió por el jardín en los recreos, comió de los hotdogs del Ricardo, también churritos y todas las demás cosas que se vendían en la tienda. Su vida colegial fue normal, como la de todas las demás niñas y niños del “Colegio de los Troyanos”. Tal vez las complicaciones más grandes fueron a causa de la discriminación que tuvo que soportar por el oscuro tono de su piel, el que, comparado con el resto de sus congéneres, se notaba demasiado; además de su pelo colochito, lo que salía de los parámetros normales de todos aquellos blanquitos niños. Eso la hizo crecer con un profundo complejo; el que arrastró durante toda su vida, al grado tal que se convirtió para ella en una obsesión casi demencial el tratar de ser reconocida y aceptada como una igual, por parte de quienes no tenían su mismas características físicas. No fue una brillante estudiante, fue “normalita”, mediana. Obtuvo su título de bachiller en el “Colegio de los Troyanos”, uno de los más caros y prestigiosos de “Ciudad Capital”.

Con todas las ansias de comerse el mundo, Francisca Vesícula vivió todo lo que suele ocurrirle a las señoritas que son mimadas a raíz de una tragedia que sufre la familia. Don Florentino Pepón, tuvo la desgracia de perder, en un accidente, a uno de sus hijos, quien era el alma de esa casa; después de su muerte y para compensar, le concedió a Francisca un par de caprichitos de más. La mandó a estudiar a una universidad prestigiosa de los Estados Unidos, a la Plikelhard University, no sin antes concederle los fondos necesarios para vivir un par de aventurillas por los exóticos destinos de la India, en donde conoció de las culturas esotéricas como el budismo, sintoísmo y todas esas, muy características de esas tierras. Tal vez fue entonces que conoció sobre el famoso Sai Baba, de quién se hizo adepta y ferviente seguidora. Cuentan en Valle Oscuro, que la semejanza de sus características físicas con el Sai Baba, colochos y morenos ambos, la hicieron crear esa doble fijación estética que diametralmente mantuvo durante toda su vida, la que unió al nivel de espiritualidad que le ofrecía el Sai.

Esos ejercicios filosóficos y espirituales, la llevaron a probar el hachís en aquellos remotos lugares, drogas que le permitían comunicarse con “la santidad” en muchos viajes de tele transportación y levitación que acostumbraba a hacer. Cuentan sus allegados que ella sustituyó el hachís, por la marihuana, ya que era más fácil obtenerla en la universidad, en Valle Oscuro y en Ciudad Capital.

Retomando la cronología de los hechos: Francisca Vesícula, logró centrarse un poco y se inscribió en la Universidad, en donde logró obtener un título en Filosofía. No se crea que fue un grado muy relevante, ya que para conseguirlo usó mil artimañas y trampitas, como inscribirse en cursos de “horticulería” para lograr los créditos necesarios. Tal vez lo más relevante que le sucedió a Francisca, es que fue roommate de un príncipe europeo, de Albert de Bratislava, una pequeña monarquía que basa sus ingresos en el turismo de “socialités” y los casinos.

Esa cercanía con la realeza europea, acrecentaron los siempre eternos complejos de Francisca, quien vio la oportunidad de ser reconocida, y ya no solo por los morochos o cheles desteñidos de Valle Oscuro o de Ciudad Capital. Ni más ni menos, sería, a su regreso, la “chera” de Albert de Bratislava. Hacía cuentas en sus fantasía de la envidia que eso despertaría en sus compañeras y compañeros que tanto la despreciaron por morenita. Así fue como Francisca Vesícula logró dos objetivos: sacar su grado en Filosofía y contar entre sus amistades a la realeza europea. Para Francisca, esta primera etapa de su vida era misión cumplida.

Regresó a Ciudad Capital, donde se casó con un divorciado importante de la sociedad, Eduardo Pórtico, a quien le llamaban Lalo. El era blanco, rubio y de ojos claros; lo que le vendría al pelo, para matizar sus complejos raciales. Se casó y procreó a sus dos hijos. La vida no fue tan fácil como aparentaba serlo para Francisca: le encomendaron un par de negocios familiares, relacionados con la productividad de un par de fincas; fue tan mala la gestión de Francisca Vesícula, que los familiares terminaron botándola del negocio, hasta con acusaciones de mala administración y faltantes. Francisca se enfrentó, por primera vez, al desempleo. Vivía gracias a las propiedades de Lalo y a los ingresos que, por su amplia cultura, éste recibía como compensación por dar clases. La vida de Francisca era sombría y con grandes nubarrones, en aquellos días.

Su padre, Florentino, preocupado por su futuro, movió las teclas que pudo y logró que la contrataran en una fundación, la que se encargaba de velar por el bienestar de comunidades importantes de Ciudad Capital. Allí Francisca hizo gala de unos dotes poco conocidos que guardaba en su interior: conspiró y traicionó para tratar de sustituir a la directora de la fundación, Mina Libanón. Mina, al darse cuenta, movió toda su influencia con la Junta Directiva de la Fundación, hasta lograr hacer que corrieran a Francisca. Otra vez, Francisca estaba sin empleo.

El Presidente de la Junta Directiva, Fridonio Cristonino, le quiso dar una oportunidad más a Francisca y la llevó a su Corporativo y la mantuvo allí, muy a pesar de que fracasó constantemente en las tareas que le encomendaban. Francisca no estaba para nada contenta con su vida por aquellos años de 1993 y 1994. Como dicen que “al más zoquete le dan el mejor rosquete “, a Don Cristonino se le ocurrió la brillante idea de cambiar a Francisca de empleo, para no dejarla en el aire. La propuso, para que fuera nombrada por la Junta de Accionista de la Casa Matriz de su Corporativo, como directora. Así llegó Francisca a ese puesto, el que la iba a catapultar posteriormente, como Presidenta de esa gran empresa.

Descubrió, de la noche a la mañana, que con una inusual verborrea, haciendo uso de la traición, la conspiración y otros métodos nada éticos, lograría colarse en el grupo de los influyentes del Corporativo. Todo surgió, cuando interpelaron a uno de los banqueros que estaban cuestionados por la política financiera del corporativo. Francisca logró salvar al influyente banquero, desde la posición de Presidenta del Comité que lo interpeló. Así fue como en menos de un año, Francisca se ganó la confianza del nuevo presidente de la empresa, don Mando Alirión, así como la de su hermana, Milanesa, quien era compañera de Francisca en el directorio. Logró también conquistar la adhesión de Tom Alirión, otro hermano del presidente. Así fue como hizo su círculo de poder, Francisca Vesícula. A quien, los Alirión, presentarían como la candidata a sustituir a don Mando en la presidencia de la empresa, cuando éste finalizara su período. Francisca Vesícula, ingresaba a las grandes ligas.

Así sucedió todo en aquellos días del 1999: Francisca estaba instalada en el puesto máximo de la empresa. En el coctel de presentación de la Junta Directiva, logró hacer venir a Albert de Bratislava; ya no podía nadie negar el linaje, la categoría, ni la valía de su poder. Era Francisca, la presidenta de la empresa más importante de su país, la empresa “La Esperanza”. Al inicio de su presidencia, muchos de los accionistas se mostraban muy molestos por los pocos resultados, al grado que los acosos y señalamientos estaban, en ese primer año de su mandato, a la orden del día. En eso, sucedió una gran catástrofe: una de las plantas de producción de la empresa se incendió, consumiendo las llamas 17 naves, dañando la maquinaria, las oficinas del corporativo y causando estragos hasta en los cientos de viviendas de los empleados, las que se ubicaban alrededor del sitio del siniestro. Francisca estaba en shock, pero logró tejer un plan de rescate para la empresa. Se puso los jeans, armó un comité con los mejores elementos que trabajaban en la empresa, y solicitó a la junta Directiva fondos ilimitados para atender la emergencia. Francisca, en ese año del 2001, se arremangó la blusa y se fajó con la tragedia. Hay algo que muy pocos saben: violando la confianza depositada en ella, se quedó con una importantísima cantidad del dinero que le fue entregado para solventar la crisis. Francisca hizo, entonces, sus primeros actos de desfalco en la empresa. Pasó, como dicen en nuestros pueblos, “de mendiga a millonaria”.

Una de las empresas con las cuales se tenía “alianzas económicas”, de origen asiático, por cierto, destinó más de $15,000,000 para que los empleados de las plantas que sufrieron el siniestro, reconstruyeran sus casas de habitación. Francisca, quién ya había probado las mieles de la ambición, vio otra oportunidad para hacerse más rica: ya que el presidente de la empresa china le envió el dinero a través de cheques girados a una cuenta de New York, cheques que le llegarían a su nombre, Francisca los redirigió a una cuenta en un país de Centroamérica, donde se envió una parte para una fundación de la empresa, la cual la había apoyado a ella en sus fines de convertirse en la presidenta, premiándola con $5,000,000. El resto del dinero lo desvió a unas cuentas suyas o de testaferros al caribe. La ambición de Francisca ya no tenía contención.

Sus desfalcos a la Empresa continuaron: ordenó a los directores vender las plantas de energía que tenían, por un precio irrisorio a unos mafiosos de Milán; quiso quitar y minimizar los beneficios de seguridad y salud a los empleados; utilizó la caja chica de la empresa para hacerse cada vez más rica. Así llegó a establecer una profunda relación con los empresarios más ricos e influyentes de Ciudad Capital; es más, muchos reportes e investigaciones de la época, señalan que Francisca Vesícula inyectó los capitales desfalcados a la empresa, en empresas e inversiones de estos nuevos amigos. Francisca era ya grande económicamente; era la gran doña Francisca Vesícula. Así terminó su ejercicio en la presidencia de la Empresa “La Esperanza”, la que en el 2004, quedó maltrecha y mal herida financieramente.

Francisca se dedicó a viajar por el mundo; pretendió crear organizaciones con otros empresarios en Miami y llevarlas hasta Washington, para tratar de “ser influyente”. Mónaco, Tahití, New York, Miami, Shelby, Porche, Yates, sexo, y otros tipos de pecado a los que se hizo adicta Francisca, la hicieron sentirse poderosa, la reina del mundo. El pobre Lalo, hombre bueno y de sentimientos nobles, tuvo que sufrir los desmanes de Francisca, todo por el profundo amor que sentía por ella y sus hijos.

Diez años después, apareció un documento de una auditoría internacional de la empresa “La Esperanza”. El documento mostraba la transacción que había sido girada por la empresa china para los fines establecidos, que eran ayudar a los empleados. El documento mostraba el desfalco. Fue citada Francisca a comparecer ante el Directorio de la empresa, no soportó el interrogatorio y los cuestionamientos y huyó. No acostumbrada a andar a salto de mata, creyendo que con su dinero e influencias podría sortear el asunto, se presentó (o la presentaron) ante la directiva. Pasó unos días, Francisca Vesícula, en las bartolinas de un centro policial, pero gracias a sus artimañas, consiguió en el 2014, que le dictaran medidas sustitutivas y hoy está arrestada en un penthouse del lujoso barrio de San Pepito. Allá está ella, esperando ser sometida y enjuiciada.

Francisca Vesícula, es la primera presidenta, mujer u hombre, enjuiciada por la empresa “La Esperanza”. Lucha, en el 2015, por evadir la justicia, usando tácticas jurídicas dilatorias. Hoy, paradójicamente, ha recurrido a postergar su vista pública, aduciendo una emergencia en la vesícula biliar. Por ridícula que parezca esta crónica, Francisca Vesícula está enjuiciada, y su vesícula vive la crónica de una muerte anunciada……ya que el 3 de Noviembre del 2015, a pesar de estar sana, será extirpada.

Publicado en Política | 2 comentarios

“Las travesuras del diputado bombero”

Este artículo “extraordinario” en derechanueva.com, nace como respuesta a las declaraciones del diputado por Arena, Johnny Wright, brindadas al periódico digital El Faro. El periodista de este medio, Ricardo Vaquerano, publicó, el día viernes 09 de octubre a las 17:05, el tuit que textualmente dice: “Un diputado valiente. Johnny Wright: “La población LGTBI tiene igual derecho al matrimonio que la heterosexual”. Este tuit, me hizo buscar el enlace de la entrevista y la leí detenidamente, tres veces. De su lectura y análisis, obtuve una serie de conclusiones que me hicieron colocar dos tuits: el primero, el mismo viernes a las 17:42, que decía “@_ElFaro_ ¡Diputado se declara anti vida! Y un segundo tuit, posteado el mismo Viernes a las 17:43, “@_ElFaro_ @Excentrum @JohnnyWSol @ARENAOFICIAL ¡Diputado contra los valores de las Iglesias católica y protestantes!!”. Esta interacción en Twitter del Viernes por la noche, inició una amplia discusión en pro y en contra de la entrevista del diputado; asumiendo el compromiso por nuestra parte, de brindar a través de este blog nuestra postura, sustentación y argumentos sobre tan controversiales temas. ¡Manos a la obra! En honor a nuestro compromiso en derechanueva.com, aquí nuestros razonamientos.

Quiero, en primer lugar, expresar que los tuits, como lo pueden confirmar en su texto directo, se dirigen al “diputado” Johnny Wright; a la función pública que ostenta esa persona y no al personaje en particular; porque el diputado tiene en sus manos la posibilidad de legislar, es decir, promover y ejecutar reformas legales, y de sobremanera, importantes reformas a la Constitución de la República. Con toda la propiedad del mundo, puedo señalar que ese privilegio y responsabilidad la tuve durante 9 años de mi vida; conozco lo que ello representa y conlleva. No debe de verse esto como algo personal. Es más, el diputado me cae bien, por lo inquieto y audaz de su incursión en la política. Es mucho más articulado que otros dos nefastos personajes, los que encabezaban la “fallida planilla” única para elegir al COENA.

Comenzaré por argumentar lo planteado por el diputado Wright sobre los matrimonios entre personas de las comunidades LGBTI (término con el que se engloba a las personas lesbianas, gay, bisexuales, trans e intersexuales). El Faro le preguntó directamente: – ¿Usted cree que las personas de la comunidad LGBTI tienen los mismos derechos civiles que la población heterosexual, como el derecho a contraer matrimonio? El diputado respondió: “Sí, así de claro. Siguiendo con la entrevista, más adelante el diputado Wright apuntaló: –“Hoy por hoy, realmente desconozco si existe un expediente para promover ese tema, pero si llegara a darse, yo creo en la igualdad de derechos, entre esos el derecho al matrimonio de todas las personas”. En honor a la verdad y al debate serio y racional que siempre debe de existir en el país, invito a los lectores a leer y verificar las declaraciones íntegras publicadas por El Faro, para que no se vaya a aducir posteriormente que hemos sacado frases fuera de contexto.

Es necesario, para hablar de este tema, decir, en primer lugar, cuál es la postura nuestra como individuo de cara a esta realidad humana y responder tajantemente a lo que pensamos sobre estas personas LGBTI. ¿Qué significan ellos para nosotros como seres humanos? Mi respuesta queda aquí para la constancia del país: todas las personas son, en primer lugar, “seres humanos”. Merecen todo el respeto, cariño y solidaridad, como cualquiera. Ya está de harto comprobado, que las preferencias sexuales no las define, fundamentalmente, el ambiente y las circunstancias; son características genéticas, las cuales se traen consigo desde el momento de la concepción, donde los genes del espermatozoide se une a los genes del óvulo. Por ello, esas personas erróneamente catalogadas como “distintas”, son así. Ninguna familia está exenta a tener en su seno a una o varias personas con esas características, las cuales son tan normales como el ser rubio, moreno, ojos verdes, alto, o cualquier otra más sutil, como alegre, reflexivo, inquieto o serio. Muchas veces, por eso de los estereotipos y contaminaciones humanas, me hice la siguiente pregunta: ¿Qué sucedería si un hijo o una hija mía naciese así? Con toda la valentía del mundo confieso que mi respuesta de ahora, no sería la misma que hubiese brindado en mi juventud, en la cual no faltó la acción hiriente o la acción discriminatoria contra algún compañero de grado o de colegio, o un amigo de la familia que presentaba esas “características”. Ahora, con la madurez y el crecimiento que todo ser humano debe de tener en la vida, puedo responder que, si uno de mis dos hijos o de mis dos hijas fuesen así, los amaría del mismo modo, los trataría con la absoluta normalidad y los aconsejaría con el mismo marco de valores y principios en el que creo y he creído siempre. Tengo familiares, amigos gays, y amigas lesbianas; los respeto y los quiero igual que a los demás, y sus preferencias sexuales no me impiden, en lo absoluto, tener una relación de cariño y respeto hacia ellos.

He trabajado, como legislador y como magistrado del Tribunal Supremo Electoral, para que esas personas no sean discriminadas, para que puedan desarrollar sus derechos, y para permitirles una participación democrática igualitaria. Eso le consta a las asociaciones con las que he trabajado el tema, llegando al grado de recibir reconocimientos por nuestras acciones; de todo hay constancia. Por lo tanto, quiero explicar el porqué de mi oposición a los matrimonios entre personas que se catalogan como LGTBTI. Lo haré desde tres aspectos: el jurídico, el moral y el social.

ASPECTOS JURIDICOS

La Constitución de la República reconoce diferentes tipos de derechos. En primer lugar, están los “Derechos Individuales” enumerados y desarrollados textualmente del Art. 2 al Art. 31 de la Constitución. En ellos se establecen esos derechos a los cuales, como seres individuales tenemos. El derecho a vivir, a la integridad física y moral, a la libertad, a la seguridad, al trabajo, a la propiedad, al honor, a la intimidad personal y familiar, a la imagen propia, y al derecho de igualdad ante la ley. Es fundamental este derecho de igualdad “ante la ley”, para entender el contexto jurídico que explicamos. Las personas LGBTI, tienen todos esos derechos allí consagrados, al igual que todos nosotros.

Luego, del Art. 32 al Art. 70, la Constitución de la República enumera y establece los “Derechos Sociales”. Los subdivide, estos derechos sociales, en cuatro grandes secciones o grupos: derechos “a” y “de” La Familia (Art.32 al Art. 36); es aquí, en esta parte, donde no existe el derecho para que las personas LGBTI puedan contraer matrimonio; derechos al Trabajo y a la Seguridad Social (Art. 37 al Art. 52); derechos que deben gozar, también, por igual todas las personas LGBTI. Seguidamente, viene la tercera categoría de derechos sociales (Art.53 al Art.64) que son los derechos a la Educación, a la Ciencia y a la Cultura. De sobra está señalar que, a todo este grupo de derechos, tienen igual acceso las personas LGBTI. Finalizando con los comprendidos en la cuarta sección, a la que las personas LGBTI tienen igualdad de derechos, están los derechos a contar con Salud Pública y a la Asistencia Social. (Art. 65 al Art. 70).

En materia de derechos constitucionales, siguen los “Derechos Políticos”; que además nos asigna deberes, también, a todos los salvadoreños. Entendiendo de una vez por todas, que las personas LGBTI tienen acceso a todo esto (Art. 71 al Art. 82). Lo que he descrito, brevemente, es el “sistema de derechos existente en la República de El Salvador”.

El asunto en cuestión es: ¿Qué entendemos por familia? El sistema jurídico salvadoreño lo entiende con claridad: es la unión formal y legal entre un varón y una mujer (Art 33 de la Cn) cuyo fundamento legal es el matrimonio (Art. 32) en donde establece que “La familia es la base fundamental de la sociedad y tendrá la protección del Estado, quien dictará la legislación necesaria y creará los organismos y servicios apropiados para su integración, bienestar y desarrollo social, cultural y económico”. Pero todo el meollo fundamental del asunto, está en la parte inicial del artículo 33 de la Constitución de la República, el que dice textualmente: “La ley regulará las relaciones personales y patrimoniales de los cónyuges entre sí y entre ellos y sus hijos estableciendo los derechos y deberes recíprocos sobre bases equitativas; y creará las instituciones necesarias para garantizar su aplicabilidad. Regulará así mismo las relaciones familiares resultantes de la unión estable de un varón y una mujer. Nuestra Constitución es clara, contundente y directamente determinante en el sentido de señalar sobre quiénes son los capaces, jurídicamente, para contraer matrimonio; concluyendo que es exclusivo para “un varón y una mujer”.

El concepto constitucional de “familia” en la juridicidad salvadoreña, extiende la institución, no solo a la relación entre los cónyuges varón-mujer, sino que ensancha el término de familia al otro actor fundamental del concepto de familia- a “los hijos”. Por eso es que el estado, jurídicamente hablando, concibe la trilogía de actores: Varón, mujer e hijos como la base fundamental de la sociedad. Quiero entonces, corregir al diputado Johnny Wright, que dijo en la entrevista de El Faro textualmente: “yo creo en la igualdad de derechos, entre esos el derecho al matrimonio de todas las personas”. Johnny, no todas las personas tienen el derecho absoluto de contraer matrimonio con cualquier persona. Te lo pongo de esta manera: una persona puede contraer matrimonio legalmente en El Salvador, únicamente con una persona del sexo opuesto. Esto, lo hace la Constitución en prevención del posible fruto de esa unión legal y de sus derechos, el de los hijos. Lo anterior, en cuanto a la parte jurídica. Paso a la siguiente cuestión: el plano moral.

ASPECTOS MORALES

Johnny, quiero resaltar tus argumentos en la entrevista de El Faro, donde mezclaste, confusamente, el tema de la separación del Estado con la religión. Señalaste, ante la pregunta concreta de la periodista de El Faro- “En el 2004 y 2005 durante mayo se cargó una imagen de la Virgen de Fátima en la Asamblea Legislativa. ¿Qué plantearía usted si propusieran eso nuevamente? Respondiste: – “Aquí hay libertad de religión y creo que cualquier diputado puede participar en cualquier evento religioso que sea de su gusto.” Respuesta correctísima, Johnny. Te felicito por ella; pero luego te comenzaste a perder ante la siguiente pregunta de la periodista: – ¿Pero sucedió en sesión plenaria y fueron diputados quienes cargaron…? Respondiste, Johnny, de esta manera: –“Ah bueno. Es decisión de cada quién. Si eso se diese yo lo respetaría, pero no sé si participaría activamente, y no por ir contra de la Virgen, sino por respeto al estado laico y a las diferentes religiones.” Aquí es donde comenzaste a trastabillar. La periodista siguió desnudando tu ideario y te increpó así: – “También está en los estatutos de Arena que el patrono y guía espiritual es el Divino Salvador del Mundo…” Aquí te desnudaste, Johnny. Esta fue tu respuesta: – “Entonces hay conflicto, ¿Y entonces qué somos? ¿Somos un partido demócrata cristiano o somos un partido…? ¿Me explico? Ese es el reto que tiene Arena de redefinirse, de restaurar valores antiguos. Pero, precisamente, quienes deben impulsar y deben tomar la batuta en estos temas somos los jóvenes.” Te perdiste totalmente, Johnny. Hoy ya no me dirijo al diputado, sino al arenero.

En nuestro país, existe una separación entre el Estado y la religión, pero es una separación afectuosa. Te explico, Johnny: – El Art. 26 de la Constitución, reconoce la personalidad jurídica de la Iglesia católica y señala que las demás iglesias pueden obtener igual estatus, previo trámite de ley. Reconociendo en su Art. 25, la garantía para el libre ejercicio de todas las religiones; sin más límite, que el trazado por la moral y el orden público.    No veo cómo se faltó el respeto; porque tú dices que lo pensarías, lo de cargar a la Virgen en la plenaria, “por respeto al estado laico, a las otras religiones”. Tan grande es tu confusión, que no sabes distinguir los actos de fe con los actos de cortesía. No se transgrede “tu Estado Laico” por cargar a la Virgen en una plenaria, ni se le falta el respeto a las otras religiones. Sabes, Johnny, que en unión con las iglesias cristianas del país, impulsamos, y lamentablemente no conseguimos, que se leyera la biblia en todas las escuelas e instituciones educativas. No le vendría nada mal al país, que las palabras y premisas morales de la Iglesia Católica, de las Iglesias Evangélicas, de los budistas, del mismo Corán en sus preceptos valóricos y humanos, fuesen difundidas obligatoriamente en todas las escuelas. Con eso no se rompería, ni se faltaría el respeto a “tu Estado Laico”, ni a ninguna religión. ¿Johnny, reconocer al Divino Salvador del Mundo como patrono y guía espiritual de Arena, te genera dudas de lo que eres? Te hace preguntarte: ¿en Arena, qué somos? Menuda confusión la que tienes. El tener como guía espiritual al Divino Salvador del Mundo, constituyó uno de los principios más sólidos con los que hicieron y fundaron a Arena. Existe un criterio moral, que se denomina “escala de valores”. Es a través de ella, que cada ser humano ordena su vida. En la “escala de valores” del colectivo que iniciamos Arena, consideramos que la existencia de Dios y la obligación de amarlo y obedecerlo, era lo primero en esa “escala de valores areneros”. Más del 90% de los salvadoreños, Johnny, somos cristianos. Me preocupa que quieras “restaurar esos valores antiguos”, tal y como lo señalas en tu entrevista, porque no sé que quieres colocar primero. ¿Será el interés económico?

Te voy a citar un ejemplo de vida, mío y real: soy Católico. Me casé por primera vez a la edad de 24 años; era muy joven. Muchos que sí vivimos en el país en esos 1980’s, no sabíamos si íbamos a amanecer o no, así que nos tomábamos la vida con cierta prisa. De ese matrimonio juvenil, nació mi primer hijo, Carlos José, en 1988 (el país en plena guerra). Por cosas de la vida, a pesar de ser muy apegado con las cosas de mi Iglesia, no realizamos el rito religioso. Me divorcié dos años después. En 1994, volví a contraer nupcias; esta vez celebrando el matrimonio civil y religioso. De esa vida en familia de casi 15 años, nacieron mis otros tres hijos: María José, Luciana María y Sebastián. En el año 2010, me divorcié. Me casé nuevamente, al final del 2012.

Como lo sabrás, mi Iglesia no permite comulgar a quienes casados por sus sagrados ritos, nos divorciamos y volvemos a casarnos. En defensa, y como un punto de contención para la institución de la familia, la Iglesia Católica no nos permite comulgar, y como me he vuelto a casar, no me es posible hacerlo. ¿Ves cómo he sido respetuoso de los procedimientos de ley? Quiero decirte cómo he logrado ser respetuoso, también, de los preceptos religiosos y principios en los que creo. Yo no puedo recibir la eucaristía, porque hice un juramento ante Dios cuando me casé por la iglesia. No comulgo, porque creo que así debe de ser, porque creo en los preceptos y valores de mi Iglesia; la que gracias a Dios, ha pedido a sus obispos y curas, permitirnos, a los divorciados, “vivir nuestra Iglesia”, porque recién ha comenzado a valorizar las diferentes situaciones que pueden afectar a los hijos en un hogar donde falta el amor y el afecto entre los padres. Hace la Iglesia este avance en protección de los hijos, pero sin dejar a un lado los principios y valores que sustenta nuestras creencias, los valores que sustentan al matrimonio.

Sé que estas cosas, Johnny, son cuestiones de fe, de valores y de principios. Nadie me obliga a través de ningún decreto a no comulgar, lo hago por un respeto a los valores y preceptos de mi Iglesia. Es así como sigo la lógica de ella, que se opone a los matrimonios entre personas del mismo sexo, porque tal posición, desde la visión del espíritu, se constituye en un dique moral, al igual que el concepto que defiende nuestra Constitución de la República. Ambas situaciones en cuanto al matrimonio, tanto el Estado como la Iglesia lo hacen en defensa de LA FAMILIA y fundamentalmente de los hijos.

En mi escala de valores, primero es la Ley de Dios, esa que, también como católico, me prohíbe acompañar cualquier atentado contra la vida, llámese éste “aborto y pena de muerte”. Mi escala de valores es fundamental en el orden inicial: “Amarás a Dios por sobre todas las cosas” y “No matarás”. Entenderás, que la respuesta a la pregunta que tú te formulaste sobre si violaran a tus hermanas, es muy distinta a la mía; porque si violaran (Dios no lo permita) a una de mis hijas, muy a diferencia tuya, yo respondo diciendo que no tengo el derecho como padre de ellas, ni ellas como víctimas, de matar a la criatura que fue fruto de ese acto. Es una vida, Johnny, es una persona, el ser humano más indefenso de todo el planeta, es una criatura, un ser de Dios. Por eso señalé en mi tuit: “¡¡Diputado contra los valores de la Iglesia Católica y protestante!!”. Esta es la base y la sustentación moral de mis argumentos. Me preocupa mucho que quieras “restaurar valores antiguos” de Arena con el acompañamiento de nuestra juventud.

ASPECTOS SOCIALES

Socialmente, los colectivos humanos configuran costumbres, usos y formas de convivencia, las que se van transformando evolutivamente y desarrollándose acorde a las necesidades humanas. Es un error, colocar ciertas necesidades humanas en la misma línea de los principios naturales. No es lo mismo que la humanidad comprendiera que la tierra no es el centro del universo, y dejara de conceptualizar como herejía las teorías de Copérnico, con el hecho, de querer recomponer los valores morales y éticos; como “el de no matar” (Johnny dice “restaurar”). Nunca el principio de “no matar” puede ser restaurado o recompuesto. Una persona que se considere LGBTI, tiene todo el derecho a su intimidad personal, a su libertad sexual; es más, nada les impide, tal y como lo vienen haciendo ya en muchas partes, unirse y vivir una vida en pareja con otras personas. En lo personal, nunca estaré de acuerdo en pretender equiparar sus realidades, al concepto Constitucional de la familia y del matrimonio. Por una sencilla razón: luego pedirán el derecho a adoptar niños; pretenderán equipararse, “igualitariamente”, al concepto natural que tenemos de una familia. ¿Quién le pregunta a esa criatura, que sin determinar sus tendencias sexuales, la orientación y visión que desean recibir, si ellos no nacieron con esas características? Hay derechos de terceros, que jurídica, social, moral y éticamente pueden ser vulnerados. Creo, que es un derecho que las personas LGBTI, pidan una institucionalidad que establezca las garantías para ellos en relación a su voluntad de establecer nexos y vínculos privados con otras personas, pero no a través de la vulneración de las instituciones como la de la familia, que hoy por hoy, gozan ampliamente del respaldo mayoritario de la sociedad salvadoreña. Aquí le hablo al diputado Johnny Wright: no mientas al decir que hay derechos, que no existen y están lejos de existir en El Salvador. Entiendo que eres más parte de la sociedad estadounidense, que de la nuestra, pero aquí vivimos y somos salvadoreños, no estadounidenses.

Creo, que la escala de valores correcta, es la que luego continúa desarrollando el código moral natural bajo el concepto de “amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Johnny, antes de pensar en reimplantar alguna forma de aborto en El Salvador o de tratar de socavar la institución de “la familia”, base fundamental de la sociedad salvadoreña, te invito a que mejor impulses, para las personas LGBTI, un marco de leyes que sí garanticen la no discriminación, que permitan darles oportunidades de trabajo, educación, salud, seguridad social y todos los derechos a los que tienen que contar como salvadoreños. Te invito a que trabajes, legislando, para que los grandes grupos económicos de este país no discriminen a estas personas; a que estas personas no jueguen a la doble moral, cuando varios de ellos, los pocos dueños de estos grupos, son solapadamente, personas con características similares a las personas LGBTI. Eso, Johnny, es tu trabajo. Como diputado y como magistrado del TSE, lo hice, legislando y permitiendo el ejercicio de sus derechos políticos libremente, sin obstáculos.

Dije en mi tuit, que eras “anti-vida”, porque con la vida se está en favor de ella o en contra de ella. No se puede andar jugando con medias tintas. Todo ser humano tiene el derecho a la vida desde el momento de su concepción hasta el día de su muerte por enfermedad o por la vejez. No hay medias posiciones, se es “pro-vida o se es anti-vida”. Ser pro-vida, y decirlo, no es un acto de deshonestidad, es un acto de valores, de principios, de ética y de moral. Te cuento, por si no lo sabes, ya que has vivido mucho tiempo fuera de El Salvador, que esa posición sólida y congruente de Arena con el humanismo y el cristianismo, es la que ha salvado a Arena de una debacle total. Si de verdad quieres a Arena, Johnny, piensa en lo que te estoy diciendo. No te equivoques conmigo, yo sí quiero a Arena, a quien no quiero es a algunos de sus dirigentes y financistas. No me opongo a ellos como personas, me opongo a lo que representan y a sus intereses económicos y particulares, los que siempre han sobrepuesto al interés del país.

La escala de valores conlleva a “no robar”. Se roba, no solo a través de un funcionario público, lo que es condenable, se roba en el país mucho más por los grandes millonarios del país: cuando evaden los impuestos, cuando dejan de pagarlos; cuando niegan los derechos laborales, cuando ganando millones de millones, niegan compartir un trozo del pastel de sus ganancias con sus empleados. Se roba más por parte de los malos empresarios, que para conseguir una obra o un contrato o servicio, corrompen a un funcionario. Impulsa, Johnny, una ley donde el corrupto tenga su pena severa, pero que a la vez sea más severa para el corruptor. Eso te hará distinto.

Para finalizar, quiero explicarte el porqué del título del artículo “Las travesuras del diputado bombero”. Prefiero creer que lo has hecho como una travesura mediática, con un interés de buscar sobresalir en medio de la jungla política que te rodea, tratando de hacer algo de algún modo distinto. Veo que tienes madera para ese tipo de actividades: ante el incendio del Centro Comercial las Cascadas en Ciudad Merliot, desplegaste un activismo inusual, viste la oportunidad de tu vida en la campaña electoral. Tú solo, te catalogaste el título de “bombero”; es más, en la entrevista que ahora brindaste a El Faro, sobre tu mesa estaba tu antiguo casco y un hacha para derribar obstáculos; tú quieres demostrar que eres un diputado distinto, un “diputado bombero”. Lo malo, es que se te olvidó ir al incendio del Mercado Central, donde la gente más humilde del país se gana la vida. No apareces en los incendios de los tallercitos o comercios sencillos, o en el de los mesones, donde viven y cohabita la pobreza con centenares de personas. Esas travesuras tuyas, Johnny, espero que solo sean travesuras. Que al final de cuentas, te alinees con el derecho a la vida, a la preservación de la familia, con los intereses de los que necesitan más, y con los supremos intereses de nuestro El Salvador.

Así continúo este debate sobre temas tan complejos y sensitivos Johnny, tú lo iniciaste. Ahora jinetea este “macho” y explícanos: ¿Qué quieres tú, que sea Arena? ¿Qué tipo de partido quieres que sea Arena? ¿Cuáles deben de ser las “no contradicciones”? Las ves en el inicio del texto constitucional, el cual comienza diciendo: “Nosotros, representantes del pueblo salvadoreño reunidos en Asamblea Constituyente, puesta nuestra confianza en Dios…”. Fue la confianza en lo más grande, Johnny, la confianza en Dios, la que impulsó la Constitución de la República en 1983; en ese Dios en el que confió Roberto d’Aubuisson Arrieta, cuando fue Presidente de la Asamblea Constituyente; ese mismo Dios en el cual “mi Mayor”, con su puño y letra, escribió y definió que en su acepción de “Divino Salvador del Mundo”, fuese para Arena, su “Líder y Guía Espiritual”. Ese Dios, Johnny, que nos ilumina y está con nosotros día a día. Esperamos tu respuesta.

Publicado en Política | 5 comentarios

ARMANDO CALDERÓN SOL. “Su gran reto”

Conocí al Dr. Armando Calderón Sol desde los inicios mismos de Arena; un hombre con una vitalidad y energía contagiosa y con sólida capacidad jurídica, seguramente heredada de ese gran e ilustre abogado de la república como lo fue su padre, el Dr. Calderón Nuila. Recuerdo a este hombre con su sonrisa permanente, acompañada de una opinión política correcta, el trabajo constante y el entusiasmo por ver crecer y formarse a Arena como una institución verdadera e importante para el país; el mismo que un día llegó a convertirse en el Presidente de la República de El Salvador del 1 de Junio del 1994 al 31 de Mayo de 1999.

 Su vida política, en aquellos tiempos, consistió en su aporte fundamental a la vida sectorial del partido. Fue pieza vital en el agrupamiento y convocatoria de muchos profesionales de gran prestigio en el país: abogados, médicos, administradores de empresa y de muchas otras profesiones. Exitosos hombres y mujeres(pocas, pero entregadísimas a la causa) que tenían una procedencia común, pertenecían a estratos medios económicamente hablando, personas que habían logrado alcanzar la cima de sus actividades a través de la constancia y apuesta por nuestro El Salvador. Esto le valió a “don Armando” (Así le dije, le digo y le diré siempre) el ser reconocido y llamado por “mi Mayor” a ocupar puestos en el Consejo Ejecutivo Nacional (COENA), cobrando en ese entonces relevancia el de Director de Asuntos Jurídicos y Electorales.

 Armando Calderón Sol ha sido siempre un hombre valiente, un hombre de retos; razón por la cual nunca le arrugó la cara al proponérsele uno grande, grandísimo en aquel entonces: el de encabezar como Alcalde la planilla del Concejo Municipal de San Salvador, que competiría con Alejandro Duarte, hijo, ni más ni menos, del Presidente de la República. Contra todo el poder del mundo imaginable, con recursos limitados para su candidatura e ilimitados para el contrario, en Marzo del 1988, Armando Calderón Sol derrotó claramente a Alejandro Duarte, candidato del Partido Demócrata Cristiano (PDC), e inició, sin lugar a dudas, el ascenso de Alianza Republicana Nacionalista (Arena) al poder. La victoria de don Armando y la toma de posesión de la Alcaldía de la capital, deben de ser vistos como la verdadera fotografía del inicio de Arena en el poder; un ciclo de 21 largos años y que finalizó el 31 de Mayo del 2009; porque a la par del triunfo de la Alcaldía de San Salvador, se logró el control del Órgano Legislativo.

 Quiero rememorar un antecedente que muchos areneros ya no recuerdan. Se trata de la interrumpida candidatura de don Armando a la Vicepresidencia de la República para acompañar a Freddy Cristiani en la presidencial de 1989. Producto del excelente trabajo en la Alcaldía y el ímpetu que surgió en su campaña de Alcalde, muchos sectores del partido presionaron a “mi Mayor” para que se nombrase al Dr. Calderón Sol como compañero de fórmula de Freddy. Esta presión, muy atropellada por cierto, hizo que el jefe convocara a un COENA ampliado extraordinario, donde se tomó la decisión de proponer la candidatura a la Vicepresidencia, en la Asamblea General Ordinaria de Arena en la cual se oficializaría la fórmula. Las presiones y pataleos del grupo más tradicional de Arena, que quería al Ing. Francisco Merino, no se hizo esperar. En un tira y encoge que duró más o menos una semana, hicieron retroceder la decisión, al punto de revertir lo que aquél COENA ampliado tenía decidido. Gracias a Dios, pasó eso; digo gracias a Dios porque de lo contrario hubiese sido difícil, por no decir imposible, que el Dr. Calderón Sol se hubiese convertido posteriormente en Presidente de Arena y luego Presidente de la República.

 Tras gestiones importantísimas y efectivas al frente de la Alcaldía, sumado al impulso que tuvo el tema del “municipalismo” con don Armando al frente, una expansión y brillante labor como presidente de Arena y tras consolidar su carisma y peso político al interior de Arena, don Armando se convirtió en el segundo Presidente de la República del ciclo de los 21 años de Arena. Quiero recordarles algo y reiterarlo en este artículo, al Dr. Armando Calderón Sol y al país entero: “Los popies no querían su candidatura, querían a Bobby en la sucesión de Freddy”. Intrigaron, presionaron, “pasearon a Bobby Murray” por el país, dándole el Fondo de Inversión Social (FIS), pero no pudieron. Arena se impuso en esa oportunidad. El partido respaldó al suyo y dejó pospuestas las perversas intenciones de “la popería”. El logro de la paz, un FMLN en pañales políticos y una otrora Arena poderosa y consolidada, hicieron posible la victoria en dos vueltas, ambas con clara ventaja sobre el adversario, pero la segunda con el impactante resultado que arrojó alrededor del 70% de los votos. Usted ganó, don Armando, fuerte con respaldo popular y bien. Tiempos aquellos donde Arena alcanzaba aquellos resultados…

 El Dr. Calderón Sol intentó cristalizar una reforma tributaria para que los que ganan siempre más, pagasen más; intentó cerrar la evasión y los otros huecos fiscales. Su Ministro de Hacienda, Manuel Enrique Hinds, se fajó y se fajó bien; pero le consta, al entonces Presidente, que “los popies” se opusieron y presionaron con todo su poder. Producto de ello, fue la guerra que le montaron los medios escritos; principalmente, lo que dio como resultado una pobre nota en las encuestas en su primer año de gestión presidencial. Pero don Armando no cedió. Logró impulsar importantes reformas en materia de impuestos, pero se vio obligado, por la poca colaboración de los millonarios del país y sus testaferros, a buscar otra opciones para cumplir con la carga económica de su Gobierno. Así nació el IVA. No se le olvide Presidente Calderón, que esto que hoy apunto, es la verdad, me consta porque estuve en su “mesa estratégica”. “Los popies” fueron ingratos con Usted.

 En un artículo pasado, señalé que la candidatura de Francisco Flores Pérez se la debíamos a usted y a sus hermanos, cosa que sostengo. Pero en su defensa ante tan “craso y evidente error”, me permito señalar que sus intenciones no eran malas, eran buenas. Lo que sucedió es que se le coló “el diablo, el chamuco, vestido de Paco Flores”. Usted, lo que en el fondo hizo fue contener el poder de los “los popies”; ellos querían a Freddy de regreso, o a Bobby. Fue brillante su estrategia de contención cuando puso a Bobby en aquella mesa junto con Cecy Gallardo, en compañía de otros, para definir el perfil del candidato para el 1999. Digo y repito: brillante estrategia. Usted no estaba de acuerdo con “un popie” al frente del gobierno, porque los conocía y los conoce muy bien. No se avergüence en reconocer que el problema es que Flores Pérez nos engañó, nos timó. Si supiese, don Armando, lo bien que se siente uno al reconocer los errores que comete en su vida. Yo, públicamente, he confesado mi pecado de haber apoyado a ese sinvergüenza y he pedido disculpas públicas al país. Un error se reconoce, y eso denota que uno es humano, capaz de equivocarse como todos.

 Luis Spota, escritor mexicano, autor del famoso libro sobre la política mexicana, “La Víspera del Trueno”; en otra de sus obras, titulada “El Primer Día”, narra las formas en las que el Presidente de México afronta y enfrenta su más grande y tortuosa decisión: elegir a su sucesor a través del famoso “dedazo”. Ese momento del libro, señala que las consecuencias para el presidente elector son dos: una, la paz y tranquilidad para el resto de su vida; y dos, el exilio y la persecución por parte del próximo y futuro presidente. A usted, don Armando, que visualizó un presidente de clase media, alejado de los grandes intereses, con formas distintas de hacer política, que vio en la juventud el futuro de la nación y la virtud de la renovación, le salió, mejor digo, nos salió “ese cuete soplado”. Me consta que sus intenciones eran buenas; es más, estoy íntimamente convencido de ello. No sé si lo recuerda: en su campaña presidencial le regalé los libros de Luis Spota, la serie “Costumbres del Poder”. Le recomiendo a todos los que les interesa la política salvadoreña, que los lean; es el manual perfecto para conocer cómo y de qué formas se entreteje el poder. Es bueno, Presidente Calderón, volverlos a leer para liberar astutamente a Arena.

 La intención de este artículo es una: solicitarle al ex presidente Calderón Sol a que enfrente un reto de responsabilidad histórica para el país y para su partido. Un reto que no puede aplazarse más: “La verdadera renovación de Arena”. Usted es, sin lugar a dudas, la última reserva moral de peso político en Arena. El resto, que de reserva moral tiene poco, por no decir nada, tienen el poder en sus manos. Usted es la única y la última esperanza de Arena. Digo lo anterior porque es así. Usted puede ser el impulsor de una planilla decente, equilibrada; como digo yo: “donde hasta los popies caben, pero que no manden”. Una planilla que sea representativa, que posea liderazgos verdaderos, que refleje los ideales para los que fue creada Arena. Una planilla que arroje una dirección y conducción políticamente seria; donde el objetivo político se entienda con toda la dimensión: ganar el poder público para hacer política pública, no política privada ni de intereses para millonarios.

 Es importante que esa planilla impulsada por su liderazgo, compita contra la de los otros, contra la de “los popies”, porque hay que permitirles que compitan en democracia; y hay que vencerlos con la democracia. No se puede esconder esta realidad de Arena. Meter otra vez el polvo debajo de la alfombra, es no querer limpiar el partido; porque sería de nuevo retocarlo. Es importante que Arena se prepare para ganar elecciones, que sea una verdadera oposición, pero que no sea destructiva. Hay que generar gobernabilidad, para poder pedir, posteriormente, en el gobierno, la misma gobernabilidad. Argumentos sólidos, necesita el COENA, el partido y sus partidarios. No necesitamos de posiciones ridículas, que no hacen sino exhibir a Arena y sus falencias. Contundencia, razón, veracidad y exactitud en las oposiciones políticas, eso necesitamos. Cada acción destructiva, destruye la posibilidad de seguridad, de salud, de vida y futuro de cientos de miles de salvadoreños. Seamos oposición seria y constructiva a la vez.

 Mi estimado don Armando, no estará solo en esta lucha. Su servidor escogió el camino del auto exilio de la vida partidaria, pero no lo hice pensando saltar en la nada y para nada, lo hice porque había que hacerlo. Alguien tenía que señalar el pecado y los pecados que “los popies” cometen contra el partido y contra el país. Era necesario datarle a El Salvador los errores cometidos, para buscar las correcciones y las enmiendas. En esa lucha, desde aquí, lo voy a acompañar yo. Próximamente, escribiré una propuesta para poner la bola a rodar sobre cómo hay que renovar a Arena; desde los cimientos jurídicos del partido, pasando por la reglamentación de sus procesos de democratización, hasta la visión de futuro de lo que es Arena y para qué sirve Arena. Usted, tal y como lo señaló el ex Coordinador del FMLN, el Dr. Fabio Castillo, fue el mejor presidente de los 21 años de Arena. Eso así fue. Acepte el reto, Don Armando. Son cientos los areneros que han hablado conmigo y tienen cifradas sus esperanzas en usted.                  ¡¡ NO NOS DEFRAUDE!!

Publicado en Política | 1 Comentario

VISIÓN SOBRE EL FUTURO DE ARENA. “La Esperanza o el Armagedón”

 Liberarse de los errores del pasado, reconocer las grandezas y obras buenas que en ese pasado se construyeron, retomar los ideales y contraponerlos a las falsedades que hoy pregona la vieja derecha liderada por los “los popies”, buscar la corrección a las desviaciones y al entreguismo de las posiciones acomodaticias de los que ahora dirigen Arena, producen un gama diversa de sentimientos donde las tonalidades aparecen en la diversidad de expresiones verbales trasladadas al papel. En esta segunda etapa, queremos agradecer a los ya miles de leales lectores, que semana a semana nos dan la oportunidad de expresar nuestro concepto de una derecha nueva para El Salvador. Advirtiendo de antemano, que no claudicaremos jamás, porque estamos convencidos de lo importante que es para el país el rescate de Arena y la necesidad de liberarla de ese poder marcado por los intereses económicos. Intereses que, lamentablemente, hacen de aquél que fue nuestro gran partido, un partido fachada; víctima de los más bajos instintos de quienes solo piensan en una cosa: “cómo hacer dinero sin importarles los demás”.

 Algunos me preguntan ¿Por qué escribo permanentemente de Arena? Hoy me tomaré el tiempo, en este párrafo, para contestar su pregunta. Yo nací políticamente en Arena, ayudé a hacer Arena, hice crecer Arena, trabajé duramente generando pensamiento político, argumentando como siempre debe de hacerse cada una de las miles de acciones y decisiones, generando posición y línea política. Lo hicimos durante la guerra, en los momentos donde los actuales gerentillos o estaban tratando de vender sus primeros automóviles o vivían bajo las enaguas de sus papis. No nos arrugamos al reto, y le propusimos al país la otra cara a la contraparte ideológica; necesidad y realidad histórica sin la cuál hubiese sido imposible tener el país que ahora tenemos. Yo tengo en mi sangre política el ADN de Arena y no lo voy a negar nunca. Conozco la intimidad de Arena, me interesa Arena, y por lo tanto, 32 años de recorrer y vivir como protagonista las primeras líneas de su interioridad, me dan derecho a poder expresarme sobre ello. Además, es sobre Arena lo que viví y no sobre el FMLN; para hablar de ese partido, están los “Pollos” Samayoa, Dagoberto Gutiérrez y Joaquín Villalobos, voces autorizadas dentro de la izquierda salvadoreña. Ellos pueden hablar de lo que conocen. Yo hablo de lo que sé y de lo que he vivido, con una sola intención: ¡¡ Hacer entender al colectivo de Arena, a sus bases, que deben de cambiar y ser una derecha nueva ó irremediablemente….los van a cambiar!!. Eso sí, cuando la coyuntura o la realidad nos indique pronunciarnos sobre la izquierda u otros asuntos, lo haremos como siempre: con valor, argumentos y con razonamientos.

 Cuatro hermanos areneros, de un nivel político considerado “importante” en las filas del partido, me solicitaron los recibiese en mi casa. Al igual que a cientos que han desfilado por mi hogar, accedí a atenderlos. Ellos me narraron, el día Lunes, lo que sucedió estas dos semanas pasadas. Para no extenderme en el relato les traslado, en síntesis, lo que me expresaron : – A mediados de la semana pasada el descontento de muchos sectores era grande en Arena, lo que motivó a algunos de ellos a solicitarle una reunión al “verdadero jefe”, a Cristiani. Por más razones que le dieron, la respuesta de Freddy fue el levantarse de la reunión y dejarlos allí tal como llegaron, con la frustración y la desesperanza de corregir lo mal que se estaba actuando de cara a la elección del COENA. Esto, provocó la movilización de muchos sectores y grupos dentro de Arena; lo anterior amenazaba con hacer estallar una crisis profunda, con dimensiones incalculables. El Viernes 25, al caer la tarde, en un grupo más amplio que el COENA, se reunió y se puso dura la cosa- conspiraciones y alianzas estaban a la orden del día. Unos pedían la aceleración del proceso, y llegaron a sugerir que se prolongara el mando del actual COENA solo 60 días. Jorge Velado se aferró, y logró sacar para un año la postergación de la elección. Cayendo la noche, la decisión estaba tomada. Se decidió convocar a una especie de COENA ampliado, el Sábado 26 de Septiembre, donde el sancocho se cocinó y tuvo los resultados que ya todos conocemos. Lo anterior me fue confirmado por una persona de la máxima dirigencia. Con los mismos detalles que los otro cuatro me hicieron saber, apunto para ustedes lo siguiente: ni el dirigente supo que los 4 miembros de las estructuras se reunieron conmigo; y cuando lean este artículo, los cuatro se darán cuenta que hablé con su dirigente.

 Por eso vengo sosteniendo que quien manda en Arena es Cristiani. No entiendo, ni logro entenderlo a él; a estas alturas “el Presidente de la Paz” ya debiese de estar tranquilo y gozando de su vida. Pero esa falta de entendimiento mía, se aclara rápidamente al extender el poder arenero hacia el resto de “los popies”, quienes si tienen otros intereses en juego y allí empieza el verdadero tinglado del poder fáctico y del formal, ejecutado este último, por el apéndice de Velado. El problema es serio para el futuro de Arena, porque la pregunta de futuro es ¿Quién va a relevar a Velado?. Esta última inquietud es seria y comparto, con muchos personajes relevantes del partido, que lo que no es posible es que lo releve Norman Quijano, Ana Vilma de Escobar, Edwin Zamora o un Ernesto Muyshondt. Mi consejo viene en las siguientes líneas: “dejen a las personas en libertad, déjenlas armar su estrategia, permítanles democracia”.

 El Sábado 26 de Septiembre será una fecha histórica en el partido mayoritario de la derecha salvadoreña. Ese día, ” la crisis produjo la catarsis necesaria”; ese día, lo indefendible e impresentable estalló. Las ambiciones del grupo que hoy dirige Arena, “los popies”, sufrió su primer traspié en los años que llevan mandando en Arena. Les estalló el mortero en su cara, les explotó la hipocresía, la mentira y la desfachatez; pretendieron engañar a las bases del partido ofreciendo democracia y renovación, tratando de timar al país con el pregón de un partido nuevo para los nuevos tiempos. Pero la mentira tiene patas cortas y la verdad los alcanzó de inmediato. Pretendieron colocar, por dos años más, al “gerentillo”, al frente del partido, quién mañosamente manipuló los hilos del poder del COENA. Lo hizo a través de tres figuras: La primera, mintiendo sobre un proceso de democracia interna inexistente, lo que contraría las decisiones del último Congreso del partido; la segunda, manipulando los tiempos y dejando espacios ridículos para la presentación de planillas verdaderamente competitivas; y tercero, abusando del autoritarismo y del ejercicio del poder que le otorga ser Presidente del Consejo Ejecutivo Nacional, COENA, aprovechándose de los espacios y tiempos, para sacar ventaja a rivales que él mismo se encargó posteriormente de eliminar. Esta es la “génesis” del problema. No nos la inventamos nosotros, le consta a cada uno de los miembros del partido, afectos o desafectos a Velado.

 Entonces, viene lo interesante: deciden, “equivocadamente, gracias a Dios y a la gigantesca oposición de la inmensa mayoría de la estructura y bases del partido, tratar de enmendar el ridículo que estaban cometiendo con la “vivianada” de Velado; en la “catarsis”, producen la segunda etapa de la crisis. “Los popies”, quienes necesitan un incondicional al frente del partido, alguien que no se les salga del huacal, y que cumpla con el papel de “mayordomo de sus intereses”, quieren que el actual presidente del COENA sea el mismo; todo para consolidar las futuras diputaciones afines a sus intereses, y de paso dejar el camino allanado para el futuro candidato presidencial, el ilustre Carly Calleja. Su reducido nivel político y casi nula experiencia en ello, les hace tomar la decisión peor: “Conseguirle un año más a Velado en la presidencia del COENA junto con sus otros achichincles”.

 Señalo que lo expuesto en el párrafo anterior, es un grave error; se han expuesto a que al abrir la cajita de pandora, salgan de ésta sus encantos y lo mejor de sí. Con la excusa de que en 9 meses van a crear un reglamento para ejercitar la democracia dentro del partido (Si Arena necesita 9 meses para crear un reglamento, no merece volver a gobernar el país) , prolongan el mandato del COENA, caso inédito; pero al mismo tiempo prolongan la crisis, abren la oportunidad a lo que ellos se oponen rotundamente, a la verdadera democracia interna. Por eso me atrevo a señalar que con la acción ordenada por “los popies” , se abre una ventana de oportunidad y de esperanza para la gente buena, correcta, verdadera y auténtica de Arena.

 La esperanza es lo último que un ser humano puede perder. Es ese sentimiento, el que incubé a través de 32 años, guardándolo en mi corazón y en lo más profundo de mi alma, lo que me da la esperanza de ver a mi partido con un sistema de afiliación amplio; con un financiamiento real y poderoso, pero alejado de los intereses del gran capital; un partido con formación política y visión de unidad nacional, como lo rezan sus principios; un partido con democracia real y vasta; un partido donde los directores de cada sector, cada dirección departamental y municipal, donde el COENA y todos los que corran para una elección popular, deban de ser electos a través del voto directo, secreto y más amplio posible. Quiero verlo como  un partido abierto al diálogo y a la construcción de consensos desde el gobierno o desde la oposición; un partido con posiciones fuertes en la defensa a sus principios y creencias, pero flexible ante el interés nacional. Ese partido con el que soñé, tiene hoy la esperanza de llegar a ser todo eso; gracias al error cometido por “los popies”.

 En su único afán de reconquistar el poder para servirse de él y en beneficio de sus intereses, “los popies” creyeron conveniente guardar apariencias; no tuvieron el valor de imponer a Velado, porque eso dañaría su imagen de cara a los próximos comicios. En esa cobardía, está la gran oportunidad de Arena, de la gente correcta y buena, que son más del 90% de su gente. Es ahora donde se deben de imponer, de exigir, de abrir el partido. Es ahora o nunca. Las bases deben de empujar a los liderazgos reales a tomar el control de Arena de la única forma posible: “construyendo un par de planillas representativas, independientes del gran capital y con liderazgo”. Ese es el camino que les han permitido construir, ese es el camino de ustedes, es ese el sendero y la ruta de esos cientos de miles de mujeres y hombres valientes que aman a El Salvador. Es una obligación histórica, es una obligación de honor. La esperanza hace nacer al valor, ese valor de plantarle la cara a los millonarios que se creen los dueños de su partido, de decirles que son bienvenidos pero que no mandan allí, de dictarles que sus intereses son importantes, pero que los que nos importan a todos nosotros son los que nos enseñó nuestro Mayor: “Primero El Salvador, Segundo El Salvador y Tercero El Salvador”.

 Quiero dejar en este artículo, una posición tajante y directa sobre el comunismo, socialismo del Siglo XXI o como lo quieran llamar: quien esto escribe, no es comunista, ni lo será jamás. Soy una persona que reconoce que, en el ejercicio de la democracia alcanzada en el país, el comunista o los comunistas, los socialistas o cualquier otro tipo de pensamiento político cabe, siempre y cuando ese pensamiento no pretenda cambiar nuestro sistema democrático. Hasta el día de hoy, para gloria y tranquilidad de nuestra patria, no hay síntomas de que eso sea un peligro real.

 Antes, en Arena, ganábamos elecciones y ganábamos el poder. Controlamos TODO el aparato del estado: el Órgano Ejecutivo durante 20 años; en los primeros 15 años, de esos 20, controlamos totalmente el Órgano Judicial;   en los mismos 20 años, aliados con el extinto Partido de Conciliación Nacional (PCN), dirigimos la Asamblea Legislativa; nombramos a los Fiscales Generales de la República y la Corte de Cuentas que nos dio la gana. Ejercimos, señores, el PODER TOTAL. Manejamos, con mayoría, hasta el año 2012 (Salida del Magistrado Julio Moreno Niños), el Tribunal Supremo Electoral (TSE); contamos con el acompañamiento de los 3 periódicos (EDH, LPG y El Mundo), con las televisoras, con las radios, con la ANEP, con FUSADES, con la ASI, con la Cámara de Comercio y con “los popies”. Nosotros sí que copamos las instituciones, nosotros sí que controlamos el país. Entonces, cabe preguntarse: ¿Por qué perdimos el control y la brújula del país? Mi respuesta es la única, la verdadera y la auténtica: “Porque cedimos los intereses del país, al interés de los popies”.   Reste usted, mi querido lector, los poderes, antes mencionados, que el FMLN no controla; le sugiero que lo haga reflexivamente y verá que El Salvador está inmune de esos peligrosos abismos que a diario pretende hacernos creer Jorge “el Koky” Daboub.

 Vuelvo al planteamiento fundamental sobre “La Esperanza”. Hay que reunirse en Arena; en la privacidad, más no en lo clandestino, en las bases, en las estructuras; hay que conversar en los sectores, entre los liderazgos anteriores y los nuevos; hay que generar las propuestas sobre la gente que debe de conducir el partido, pero fundamentalmente, sobre los procesos de democratización institucional. Hay que construir una planilla de oposición a las “élites”; dos, si es necesario; hay que “destetar” el partido del chantaje económico de “los popies”. Hay que exigir el derecho de votar de todos los areneros; sin exclusiones, todos deben de exigir su derecho a votar y elegir con voto secreto y directo al COENA .

 El próximo año, tal como se comprometieron, el Sábado 26 de Septiembre, veremos que tan grande es Arena. Entre más grande sea el número de los que toman la decisión, más grandes serán las posibilidades de volver a gobernar. Esa es la esperanza, ese es el futuro correcto: sacar a Velado y sus patrones, no a patadas, sino con votos, con decenas de miles de votos.

 Caso contrario será el Armagedón. No exagero al definirlo así. Revisemos qué es un Armagedón. Según Wikipedia, “Armagedón es un término bíblico que aparece en el libro del Apocalipsis, capítulo 16, versículo 16. Aunque el término es de origen cristiano, varias religiones y culturas lo emplean para referirse, generalmente, al fin del mundo o al fin del tiempo mediante catástrofes.” Créame, querido lector, si Arena no hace democracia real interna, si coarta las libertades, si reprime expresiones, si impone a través de líneas de “los popies”, a Arena le llegará el fin de su tiempo; con la única verdad palpable, el fin de su tiempo en una catástrofe electoral.

 Hermanos y hermanas de Arena, la palabra la tienen ustedes. Son únicamente ustedes, los que van a definir entre el camino de “La Esperanza” o “El Armagedón”. No dejen que “los popies” les roben su libertad, su dignidad, ni su destino. Un partido del pueblo y para el pueblo , siempre será el que antepone, por sobre todas las cosas, a Dios; define los intereses de la patria, en las prioridades vitales del país; el que verdaderamente profesa y cumple el postulado de “Primero El Salvador, Segundo El Salvador y Tercero El Salvador”. Aquél partido donde” los popies caben, pero no mandan”.

 Siempre Presente por la Patria. Al comunismo se le derrota con inteligencia, con democracia, con libertad, no con intereses mezquinos y salvajes, que lo que logran es potenciarlo. Un verdadero !Patria sí, Comunismo no!, pero solamente a través del arma más poderosa de los hombres libres: El Voto.

Publicado en Política | 1 Comentario

SOMOS SALVADOREÑOS

Ser popular, o tratar de ser popular, tiene un par de réditos personales; y para los políticos activos, tiene réditos electorales. Una de las cosas que aprendí en mi antigua ubicación, fue a no tenerle miedo a la responsabilidad de hacer las cosas correctamente. Una de esas cosas fue el rescatar el sistema de pensiones, otra el dejar en manos de la competencia, pero con regulaciones, a la telefonía. Ambas cosas tuvieron costos políticos, pero a estas alturas de mi vida, si me colocaran en una máquina del tiempo, aún viendo el futuro, volvería a hacer lo mismo: ” Votar por ambas reformas”. Lo anterior, sustentado en una base de argumentos bastante sólidos. Las pensiones estaban “reventadas”, y la telefonía no avanzaba por la inoperancia del tratamiento estatal.

 Con todos los obstáculos que se nos presentan en el camino, veo dos senderos en el horizonte: pagar la factura de lo que derrochamos en el tema de los fondos de pensiones, lo cuál es viable y se puede; y en segundo término, usar el aire que tan rentablemente “otorgamos” a las empresas telefónicas.

Ese aire, que no es más que la conexión de sistemas informáticos, que conectados a una red comunicacional, al igual que las radios, las televisoras, y el internet, emiten “ondas”, las cuales se convierten en imágenes, pero fundamentalmente en “voz”- en esa voz de nuestros seres queridos, de los amigos, de los socios- con la que tenemos la necesidad de comunicarnos. Ese negocio que entregamos a socios comerciales a través de la privatización de la telefonía, lo cual no es malo ni censurable, ya le llegó la hora de aportar a un tema fundamental de vida para todos los salvadoreños: ” La SEGURIDAD”.

Nuestros amigos comerciales de las telefónicas transan con aire. Sé que compran edificios, equipos, antenas, módulos y contratan personal, pero solo venden teléfonos y aire. Ese aire que no se respira, que se escucha. Ese aire que tantos beneficios le trae al país, pero que a la vez acarrea tantos costos.

En El Salvador, el negocio de la telefonía es uno muy redituable. Es una realidad, pero un secreto a voces, “ganan millones de millones”. Será por varios factores relacionados al vivir en este país: haber estado restringido la propiedad de una línea de teléfono por tantos años solo a unos cuantos, quizá por la necesidad de saber cómo estamos por causa de la inseguridad, o somos el país de los más parlanchines y enamorados; no sabemos con seguridad, pero de lo que sí estamos seguros, es que a lo mejor no se come aquí, pero que por teléfono se habla, se habla.

 Eso no es malo, es bueno, es el ejercicio pleno de las libertades, tanto económicas y personales, como las de comunicación, pero lo que no debe de olvidarse en nuestra patria es la necesidad de construir un futuro. Pretendo apuntalar, que oponerse a un pago que no sea el que damos por algo palpable, es difícil de pagar, de uno sentir una satisfacción; pagar una contribución por una promesa de políticos y del Gobierno no es nada satisfactorio. Pero este es el dilema fundamental, “Qué es primero, el huevo o la gallina….”. Queremos seguridad, pero queremos resultados sin aportar nada. Que no venga ya con la paja de siempre el impresentable de Jorge Daboub, con números, con estrategias, diciendo que la empresa privada aporta todo. Eso no es cierto, aquí aportan los trabajadores, los de lomo y piocha, los que de sol a sol trabajan, las secretarias, los ordenanzas, los directores, los motoristas, los comerciantes, los campesinos y los agricultores, los obreros y sus empleadores, las madres sin marido y los maridos sin madre, los niños trabajadores, la señora de la tiendita, los salvadoreños en su gran e inmensa , mayoría.

Koky Daboub, ya sin pajas, el país junto con los salvadoreños del exterior, lo mantenemos nosotros, no ustedes. Por eso hay que tratar de entender en el dilema que estamos.

 La telefonía es un bien intangible, es un derecho no físico, es el derecho a estar comunicados, eso a lo que los gobiernos militares y oligárquicos nos negaron siempre, salvo pago en dinero por el favor. El teléfono era reservado para la élites que lo podían pagar, un puñado de pobres eran famosos por poder accesar a este servicio por cuello y por la módica cuota. Hoy podemos accesar al teléfono gracias a la modernidad. Gracias a Arena, pero también gracias al FMLN, que discutiendo y revisando el modelo, votó porque esto fuese realidad. Pero llegó el momento de contribuir, de sacrificarnos. Arena no va a estar de acuerdo “nunca” con nada que este Gobierno pueda hacer en beneficio de la población, porque Arena solo pretende, infantilmente, que este Gobierno fracase. Ya he explicado hasta la saciedad que no entienden que con este tema de la seguridad no se puede jugar. Por eso voy a apelar a los salvadoreños de verdad, a los serios, a los que aman al país.

 No me gusta pagar impuestos, tributos, ni “contribuciones”, pero llegó el tiempo de los sacrificios de todos, este es un pequeño punto. Cuando menos lo pienses hermano salvadoreño, con la reducción de tarifas a la telefonía, la contribución que hoy se nos pide, no será sensible ni sensitiva. No escuches los llantos de quienes casi quieren equiparar esta “contribución” con el IVA, que es lo que desean que haga este Gobierno con la población, Arena quiere incrementar el IVA al 16%. Cristiani y los “popies” han diseñado una estrategia lógica a sus intereses, todo para recuperar el control del poder y poder lucrarse de los negocios. Con la baja del 13% en las tarifas de telefonía por la SIGET, no será perceptible la aportación que daremos tú y yo para financiar el combate a la delincuencia. Otra vez lo pagaremos nosotros, no los ricos y millonarios, pero al fin de cuentas este es nuestro país, no el de ellos; ellos que solo piensan en hacerse más ricos, ellos a quienes no les importamos.

 He visto con mucha preocupación los desvíos y oportunismos en este tema. Eso no debe de confundirnos, por el contrario, debe de impulsarnos como nación y como sociedad a cerrar filas por la cohesión y por el entendimiento social de la problemática del país. Los oportunistas, oportunistas serán, nosotros seremos salvadoreños siempre. Ayudemos bajo la modalidad que la Asamblea escoja, no importa siempre y cuando se piense en la población. Pensando en las personas más desprotegidas, me permito hacer una sugerencia: ¿Por qué no comienza la “contribución” a partir de los primeros 2 ó 3 dólares del consumo por cada línea telefónica? Así todos tendremos que usar el teléfono al mismo precio por las necesidades emergentes en cada mes. Para ser más claro en mi propuesta: los primeros 2 dólares o tres, no tendrán el incremento del 10%, con lo que sumado al 13% de la reducción de las tarifas anunciadas, hará que los más pobres de los pobres no tengan impacto alguno. Ellos son el 90% de la población.

 Con la “contribución” a la telefonía, no nos incrementarán el agua, los frijoles, el azúcar, las tortillas, las pupusas, ni los frijoles. No seamos ilusos. Salvadoreños somos todos, al fín de cuenta los pobres han pagado siempre las facturas de nuestro país, los “popies” solo se han beneficiado de ello. Pensemos bien antes de oponernos a algo. Si con los recursos a su mano, este Gobierno fracasa en brindarnos seguridad……..contamos con las elecciones!! Por lo tanto que no nos cuenten cantos de sirena. No defiendo al gobierno, ni al FMLN, defiendo la necesidad de seguridad. Esa en la que fracasó Cristiani, Mauricio Sandoval, Rodrigo Ávila y compañía, esa en la que espero no fracasen los funcionarios actuales.

 Quiero recordarle al país que hay una cuenta pendiente que pagar, ya la gente pobre y la clase media está cansada de seguir pagando todo. Esta será la última contribución con disposición, ahora hay que gravar a las propiedades ociosas, los bienes suntuosos, las casas del lago y del mar, los yates, todo aquello que no contribuya a generar nada de bienestar al país, aquello que solo da confort y costos en seguridad a los que nada quieren aportar. Les aseguro que más de $300 millones los encontramos allí. Señores, llegó el momento del predial, del impuesto a los que más ganan, a los que siempre viven mejor que los demás y siempre a costillas de nosotros!! ¿Por qué no puede pagar un impuesto diferenciado quién tiene 20 casas y las alquila todas? Como dice el Papa Francisco, llegó el momento de desechar las ideologías, llegó el momento de servir a los que necesitan más!! Sigan su ejemplo, el de un hombre que desde la Santidad de su pontificado, vino para transformar los lujos y falencias de su Iglesia!! Llegó el tiempo de servir!!

 Hermano …..SALVADOREÑOS SOMOS TODOS!!

Publicado en Política | 2 comentarios

¿ QUIÉN MANDA EN ARENA?

La Asamblea General del partido, es la respuesta formal que hemos escuchado en los últimos 34 años; la cual, como organismo máximo de ejecución, cobra vida bajo dos figuras: una Ordinaria, una vez al año; y la otra, a través de convocatorias extraordinarias solicitadas por el COENA para la toma de decisiones trascendentales. Eso es en papel y como bien dicen: el papel aguanta todo.

El Mayor Roberto d’Aubuisson ejerció el control absoluto en Arena desde 1981 hasta 1991. El COENA y las decisiones eran alineados por él, recibían instrucciones de él y se hacía lo que él determinaba correcto. Quiero señalar que el 99 % de las decisiones, gozaban del respaldo y apoyo de la inmensa mayoría de los areneros, por no decir que con unanimidad, ya que siempre hubo personas que no estaban conformes con las decisiones del Mayor; como el caso de Hugo Barrera, quien en 1983 quiso saltar trancas y desplazar al “Jefe” de la candidatura presidencial- esa Asamblea General Extraordinaria fue fiel testigo de lo que aquí apunto. Hugo trató de traicionar a mi Mayor entonces, pero le fue imposible. Roberto d’Aubuisson era el líder y el Jefe, gozaba del apoyo de la inmensa mayoría de la gente del partido.

Cuando supimos que “el hombre” tenía cáncer, que el padecimiento era serio en realidad, que no se trataba de una infección de las cordales como se especuló al inicio, que en su problemática salida a los Estados Unidos confirmaron la gravedad del asunto, que la metástasis era tan seria que necesitó de una intervención inmediata y casi lo deja sin lengua; fue entonces cuando el partido se planteó por primera vez cuál sería el destino del mando en Arena ¿Quién asumiría el control? Hubo mil versiones; unas de ellas inverosímiles, como las del “testamento político” del Jefe. En honor a la verdad, he de decir que las personas cercanas al poder y los herederos del partido eran muy pocos; unos por su relación familiar, como Roberto Angulo hermano de su esposa, Marta Luz; otros por el peso político adquirido por sí mismos, como Armando Calderón Sol, Alcalde de San Salvador; alguno por camaradería y amistad, como el Cnel. Ochoa Pérez; otros por el peso económico y su trayectoria, como Billy Sol Bang; y otros por el innegable peso del cargo y de la realidad, como Alfredo Félix Cristiani, entonces Presidente de la República. Ellos y nadie más, compartieron el peso político de la conducción de Arena. Hubo otros cercanos, como Juan José Domenech, pero que por sí solos, no constituían poder unitario. El “Conejo” llegó, posteriormente, a ser Presidente de Arena, luego del primer presidente del COENA sin mi Mayor; el doctor Armando Calderón Sol, fue el segundo presidente de Arena y futuro presidente de El Salvador.

El 20 de Febrero de 1992, por la tarde, la época de la fundación de Arena, la época auténtica del nacionalismo republicano, murió. Todos creímos, por momentos, que la historia del partido llegaría a su fin. Propios y extraños pensaron que Arena no sería capaz de superar la crisis de la orfandad política del liderazgo del Jefe; pero pasó todo lo contrario, por primera vez se tuvo la necesidad de “equilibrar el poder” interno, los grupos, liderazgos y financistas, se vieron obligados a buscar el consenso al interior. Ese camino fue exitoso, no solo porque superó la crisis de una Arena sin d’Aubuisson, sino por la sencilla razón de que se pensó en conjunto, y se institucionalizó el COENA, para hacerlo, por primera vez, representativo de corrientes y pensamientos al interior del Instituto.

El Presidente de aquel COENA fue Armando Calderón Sol. En esa época don Armandito luchó sin pelear, imponiéndose con carisma y esfuerzo, con tenacidad y respaldo partidario, a Bobby Murray Meza, en ese entonces Presidente del Fondo de Inversión Social FIS, quién era el favorito de Cristiani. El partido, por única vez, se impuso al mando de la Presidencia de la República e hizo candidato y presidente de El Salvador, a su presidente del COENA. En aquellas elecciones, en las que por primera vez participó el FMLN, hubo necesidad de una segunda vuelta, y con el 68.35% de los votos (nótese con cuanto ganaba Arena antes), se eligió como Presidente de El Salvador a un Arenero; y esta vez, uno de verdad porque a Cristiani lo escogió d’Aubuisson, no el partido. Recuerdo cuando en un coctel del partido me dijo ya con un par de “cachimbazos” adentro: “Seco, mirá a ese que se le empieza a caer el pelo, al alto de bigote, se llama Freddy. Te le vas a pegar porque ese será el próximo presidente del país”. Eso fue dicho en 1986.

En aquellos tiempos, ingresar al COENA era sinónimo de triunfo político interno, era alcanzar representatividad territorial o sectorial, y por eso fueron exitosas las bancadas legislativas de entonces. Existían equilibrios, tanto cuantitativamente como cualitativamente. Los “popies” eran una parte de Arena, quienes financiaban; no era Arena una parte de los “popies”; entonces, no mandaban en Arena. Así se llegó al 1994, con COENAS representativos y equilibrados. El Presidente de la República, el Dr. Calderón Sol, fue sustituido al frente del partido por Domenech, pero he aquí un pecado de la época- los equilibrios que con tanto trabajo se construyeron durante la enfermedad y muerte del Mayor, se empezaron a romper. Una de las decisiones más discutidas y de pulso en aquel entonces, fue la designación de la Presidencia de la Asamblea Legislativa. Cristiani en su salida, quiso imponer a dos personas al frente del Primer Órgano del Estado: a Roberto Angulo, en primera instancia, y a Oscar Santamaría. Al interior de la fracción hubo tremendos forcejeos, pero al final se logró un acuerdo importante: se logró frenar las intenciones de Cristiani, y los Calderón lograron impulsar a Gloria Salguero Gross, quién fue designada Presidenta de la Asamblea. Para confirmar la veracidad de esta historia, cito como testigos, en primer lugar, al entonces recién electo presidente de El Salvador, Armando Calderón Sol, y a otros altos funcionarios del partido, como JJ Domenech y Roberto Angulo. Insisto y me permito apuntarles algo, en ese entonces los “popies” no mandaban…aún.

Para datar parte de esta historia, no puedo dejar de mencionar una anécdota donde uno de los actores, es quien esto escribe. Oscar Santamaría pretendía ser diputado y formaba parte del listado de los que impulsaba Cristiani, pero él no quería ser un diputado más, quería la Presidencia de la Asamblea. En esa discusión dentro del COENA se esgrimían los argumentos en favor de Santamaría, habían los que priorizaban el hecho de que él había sido el Jefe de la Comisión de Diálogo y que para el cumplimiento de los Acuerdos de Paz,  era necesaria su conducción en la Asamblea; a lo que otro grupo se adelantó y dijo que si por eso se requería de Oscar, allí estaba Walter Araujo, que había desempeñado el cargo de Secretario Ejecutivo de la Comisión de Diálogo y que si alguien sabía de eso, es era Walter. Aparte de sumarse dos argumentos más en favor de quien esto escribe: gozaba de la aprobación de Cristiani y era arenero de verdad. Así se definió que yo fuese el segundo candidato por Arena en la Plancha Nacional presentada para 1994. Todo esto sucedió sin enterarme. Yo tenía una oferta de trabajo en el extranjero, en un organismo internacional que era presidido por un salvadoreño. Tenía que salir del país a la entrevista previa a asumir el cargo, cuando por la noche me llamó Mirian Mixco, diputada de Arena por San Salvador, para felicitarme. Sorprendido le dije que no era mi cumpleaños, y ella me respondió: – “¿Hacete, acaso no sabés que vas de diputado? Con Mirian nos guardamos, desde entonces, un gran respeto y cariño. Le juré, tal y como era, que no sabía absolutamente nada. Es más, le expliqué que saldría al día siguiente fuera del país para la entrevista de mi futuro trabajo. Ella prosiguió y me aconsejó: “Mirá Walter, estoy hablando en serio, pasado mañana es la Asamblea General del Partido, nunca has dejado de ir, hoy no podés dejar de ir, hoy menos que nunca”. Concluyó aquella conversación con las siguientes palabras: “De seguro ya te van a llamar”. No me llamaron nunca, pero siguiendo el consejo que había recibido de mi amiga, cancelé y pospuse mi entrevista y asistí a la Asamblea General Extraordinaria de Arena, donde se nos eligió, “por aclamación”, como candidatos a los que formamos parte de la bancada de 1994-97. En esa misma planilla, donde Francisco Flores Pérez había logrado colarse como diputado en la posición tercera de la plancha nacional, sin mérito alguno en Arena, ni en nada, solo por formar parte del listado que impulsó Cristiani. Así se elegían a los diputados, con listas y porciones para los grupos y poderes dentro de Arena, poderes que estaban equilibrados. En mi caso, increíblemente, se les olvidó avisarme, si Mirian no se entera y me avisa, hubiese sido candidato electo por aclamación en “ausencia”.

Gloria Salguero Gross fue electa Presidenta de Arena en 1995. Siendo Presidenta de la Asamblea, luego de hacerle ella y un grupo de alta conspiración la vida imposible a Juan José Domenech, posteriormente a su arribo al COENA, el Presidente de la República Dr. Calderón Sol, me llama y me invita a formar parte del COENA. Quiero recalcar que los equilibrios estaban a la orden del día. Los grupos exigían cuotas de poder, y el criterio del Presidente de la República los complacía para mantener la paz al interior. Se estaba iniciando una nueva ruta en el mando de Arena- el Presidencialismo Nacional, así de claro y pelado. Desde 1994, hasta el 31 de Junio del 2009, los que mandaron en Arena fueron total y absolutamente los Presidentes de la República: Armando Calderón Sol, Francisco Flores Pérez y Elías Antonio Saca. Fueron amos y señores de todas las decisiones en Arena, cada uno con sus matices, sus cosas positivas y negativas, pero sin lugar a dudas, ellos mandaron en Arena. Cabe señalar que muchas de las encerronas se hacían en Casa Presidencial o en propiedades del Estado, porque el patio y la cancha eran marcadas por el presidente. El único, de los cuatro presidentes que eligió Arena y no mandó sobre ella cuando ejercía el cargo, fue Cristiani. Deuda histórica que él se encargó de saldar, ya que desde la expulsión de Tony Saca del partido, el amo, dueño y señor del partido hasta el día de hoy se llama Alfredo Cristiani.

¿Cómo llegó entonces Cristiani al poder dentro del partido? Esa pregunta tiene sus orígenes luego de la derrota electoral de 1997. Por el negativo resultado de las elecciones legislativas, el Presidente Calderón Sol hace recaer la culpa en una persona, en Gloria Salguero Gross, quien a pesar de serle fiel a los Calderón, cometió graves errores al interior de Arena: rompió los equilibrios en los departamentos; ejerció un liderazgo “sin liderazgo”; y fue, bajo su conducción, cuando se dieron los primeros tránsfugas (desde otros partidos para Arena). Puedo dar fe de que la “pasada de esos diputados”, tuvo el aval y dirección de su autoridad, tanto como Presidenta de Arena, como la de Presidenta de la Asamblea; por eso la señora debería de tener cuidado de lo que habla, ella institucionalizó eso. Retomando el tema: Calderón Sol, hábilmente, le pide a Cristiani sustituir a Salguero. Se lo pide por el bien del partido, por la unidad. Cristiani estaba esperando esa oportunidad y la acepta, no por complacer a Calderón Sol, sino con la visión de apoderarse del partido. Así llega el primer mandato de Cristiani al COENA. Fui testigo de primera línea, pues formé parte de ese COENA, ese COENA que intentó evitar un candidato de los Calderón, que quería a Bobby Murray como candidato, pero en realidad quería a Cristiani, pero en ese tiempo, espacio y lugar en la vida de Arena, regía Armando Calderón Sol. Su decisión, acompañada de la de sus hermanos, ya tenía destino en el 1999: el candidato sería Francisco Flores Pérez. Esa fue la época del mando de Arena con los Calderón al frente.

Más tardó Paco Flores Pérez en sentarse en la silla presidencial, que él en echar a los Calderón del poder del Gobierno y del partido. Quiero comentarles que Arena recuperó terreno en el campo legislativo antes de la elección de Paco como Presidente, y se dio la época del surgimiento de un poder distinto al interior de Arena. Cristiani agrupó a la casi totalidad de Directores Departamentales, y logró hacerlos diputados. William Pichinte en Cuscatlán, Donato Vaquerano en San Vicente, Mario Tenorio en la Paz, Rodrigo Samayoa en San Salvador, Douglas Alas en Chalatenango, Neto Castellanos en Usulután, Elmer Flores en Morazán, para mencionar a los más cohesionados. Ellos eran gente de Cristiani, pero no pudieron hacer frente a la decisión del Presidente Calderón; con una maniobra audaz, los pusimos contra la pared, digo los pusimos, porque fui parte vital de esa decisión. Como Jefe de Fracción de Arena, llamé a los diputados y les pusimos una encrucijada en un par de minutos con la decisión de apoyar la candidatura que había escogido el Presidente Calderón o en contra de ella. Así, el 95% de la fracción de Arena comparecimos, liderados por su servidor, a destapar a Francisco Flores Pérez como el próximo candidato a la Presidencia de la República, un hecho y acto del que me arrepiento y me arrepentiré hasta el último día de mi vida. No sabía lo que significaría ese individuo para la dignidad y el dolor que le infringió a nuestro país. Aprovecho este artículo para pedirle perdón a mi país, por haber sido crédulo y dejarme engañar con falsas promesas de aquél que dijo que haría “una nueva forma de hacer política”. Cristiani empezó allí, a sembrar las raíces de su futuro poder.

Flores es un hombrecito altamente rencoroso. Cristiani le debía algo y los Calderón le estorbaban, me lo dijo a mí; con polígrafo y a la hora que desee, le puedo recordar todas las reuniones y conversaciones que tuvimos al respecto. Manuel Meléndez, el publicista y socio político de Paco, se había convertido en su ángel guardián, en su hazlo todo, en su hacedor de sueños. Nos encargó, a Manuel y a mí, hacer una “mesa falsa” para Tomás Calderón, con la finalidad de ir apartándolos cada día más del poder del gobierno, hasta el momento en el que consideró hacer la ruptura total. Francisco Flores Pérez tomó el mando absoluto y total de Arena. Se sintió, sin las sombras de los Calderón, un pequeño emperador, el amo y señor de las decisiones. Enfiló su vista hacia el último obstáculo: Alfredo Cristiani. No se me olvida ese día cuando convoca el Presidente Flores a los dos ex presidentes, Armando Calderón y Alfredo Cristiani, al Presidente de la Asamblea, Juan Duch, y al Jefe de fracción, su servidor a Residencia Presidencial. En esa reunión, el objetivo de Paco era pedirle la presidencia de Arena a Cristiani, armar la estrategia para la siguiente legislatura y ofrecerle a Juan Duch la Presidencia del Partido. Eso lo había decidid0 el Presidente Flores y comunicado previamente a Manuel Meléndez y a mí. Yo pasaría a ocupar la Primera Vicepresidencia de la Asamblea de Arena, la que ocuparía la Presidencia alternadamente con el PCN y el FMLN, si estos últimos decidían subir a la Junta directiva. En el desarrollo de lo planificado por Paco, surgió un imprevisto- Juan Duch se molestó y quería seguir siendo el Presidente de la Asamblea. Paco, Cristiani y Calderón Sol, trataron de convencerlo, pero de nada sirvieron los intentos esa tarde en Residencia Presidencial. Juan no se sintió a gusto y se retiró, molesto, de la reunión. Yo lo busqué esa noche en su casa, y de nada sirvió tratar de explicarle la necesidad que tenía el partido de una persona como él: conciliadora, en la madurez de la vida, de un amigo de todos. El “muy terco” creyó que era algo contra él y no sintió que ser presidente de Arena, era algo de importancia; lamentablemente, se aferró al puesto de Presidente de la Asamblea, cargo que ocupó Juan Duch cuando Paco salió para dedicarse a su candidatura para la Presidencia de la República.

Sé que el artículo se está volviendo largo, pero es imposible resumirlo si la intención es explicar quién manda y mandó en Arena, por lo que les pido paciencia. Paco Flores tomó poco tiempo para decidir quién asumiría las riendas de Arena. Por una solicitud de él, del Presidente Flores, fui a Miami a recibir un premio que le concedían a él de la Asociación de Consultores y Expertos Políticos Latinoamericanos. En un lujoso hotel de Coral Gables, tuve que improvisar un discurso de agradecimiento del premio en nombre de Paco y eso impresionó a Manuel Meléndez, quién después de comunicarse con Paco, me dijo que la presidencia de Arena la asumiría yo. Por más ruegos y argumentos que le expuse a Manuel y al Presidente, la decisión ya estaba tomada- “tú serás el próximo presidente de Arena, porque eso es lo que le conviene al partido y me conviene a mí”. Esas fueron sus palabras y sentencia final. En prácticas formas de decirlo “conmigo o contra mí”.

Ser presidente del partido que ayudé a crear junto con su líder, Roberto d’Aubuisson, es y fue un honor, de los más grandes de mi vida. No lo busqué por sobre otros, no traicioné para llegar a serlo, lo fui por decisión de quién mandaba en Arena. Armé un COENA, en donde los más de 100 vetados por Flores, no hicieron más que hacerme entender una cosa: aquí quien manda es él. De ese COENA, quedan las vivencias de Kalena Velado (esposa de Jorge Velado), Rodrigo Simán, Conrado López Andreu, Andrés Rovira (hoy presidente de GANA) y de Francisco Laínez, mi amigo, excelente e íntegro hombre de este país. Ese fue el COENA de Paco Flores, hasta el día que decidió que todo debía de cambiar. Esto merece y habrá un artículo exclusivo para narrarlo con todos sus detalles. Fui presidente del COENA hasta que Francisco Flores Pérez decidió poner el COENA empresarial, el mismo que denunció Gloria Salguero al denominarlo ARENA S.A. de C.V. Esto marcó la salida de Gloria, quien emulando a Hugo Barrera, se salió de Arena para hacer su propio partido. No sé con qué moral lo pueden ambos llamar a uno “traidor”, porque si por salirse del partido se es traidor, ellos lo fueron desde entonces.

Allí comenzó a configurarse el actual mando de Arena. Paco puso al frente del partido a Bobby Murray, acompañado de Ricardo Sagrera (HILASAL), Archie Baldochi (Banco Agrícola), Carlos Enrique Araujo (Goltree Libies), y Roberto Palomo (ADOC), entre otros; y llegó, contra consejos que me atreví a darle personalmente, a colocar, en ese selecto grupo, a Ricardo Poma (quien me dijo sería el próximo presidente). Ese COENA fue el que “empolvaba” al pueblo, porque no fueron a los mítines en camionetas blindadas, sino en helicópteros; el COENA de las camisitas de dril celestes con las iniciales bordadas, estuvo tan lejano al pueblo y a la gente. Resultado: Una catastrófica vapuleada electoral. Paco entró en shock, soy testigo de eso. Mauricio Sandoval intentó sacarle provecho a la situación y lanzó su pretensión a convertirse en el tercer Presidente de Arena. Fui, para conocimiento de todos ustedes, el jefe y organizador de esa candidatura, la que contó, al inicio, con el aval, financiamiento y aprobación de quién mandaba: Francisco Flores Pérez, el peor presidente en la historia de la patria, hasta que apareció Tony Saca, un joven empresario, hecho desde abajo en el mundo radial; fue locutor y luego empresario, y además había sido presidente de ANEP.

Mauricio Sandoval pudo haber sido presidente del país, pero le faltó definición. Una tarde en la oficina de su publicidad, le reuní a todos los directores departamentales, y a 6 de los directores nacionales de sector. Ellos le pidieron definiciones sobre el futuro de ellos, y él, con evasivas, no quiso entrar en compromisos. Me dijo ese día:-“un presidente no puede llegar con los puestos llenos”. Digo yo, al mirar para atrás, cuánta razón tenía Guicho Guicho, no llegó con los puestos llenos, simplemente no llegó. Al día siguiente, todo el liderazgo de Arena buscó refugio en una carta que consideraban tenía mayores probabilidades, la de Tony Saca. El tiempo les dio la razón, el olfato de la estructura partidaria rara vez se equivoca. Paco Flores Pérez ya tenía mermado su poder, traicionó a Mauricio Sandoval (Escribiré un artículo especial sobre este punto posteriormente) y me ordenó indicarle a Mauricio Sandoval que buscase un plan “B”. Sandoval se resistió, pero la decisión ya estaba tomada. Fue ridícula la pantomima de proceso interno, donde el primer día de las giras programadas, le desconectaron a Mauricio Sandoval más de una vez el sonido. Ese día por la noche, tomó la decisión de retirarse del proceso y me dijo: “llegó la hora de apagar la luz”. Paco dilató su mando en Arena al definir la candidatura de Saca, entonces sucedió lo de los millones de Taiwán, allí se perdió ese dinero. Paco Flores mandó en Arena 4 años y medio.

Mientras tanto, Cristiani vio una nueva oportunidad de tomar el control de Arena. Tímidamente, impulsó a Mauricio Sandoval, al enviar a su mesa estratégica o al menos permitirlo, a dos personas de su círculo íntimo: Roberto Llach y Saúl Suster. Allí estuve, junto a otras tres personas, en esa mesa estratégica, hasta que nos dimos cuenta que el proyecto de Mauricio Sandoval era cuestión terminada. “Nunca hay que estar mal con el poder”, parece ser el lema de los “popies”, al menos con el poder de los areneros. Cristiani tuvo que ceder una vez más y darle, a regañadientes, su apoyo a Tony Saca, quien derrotó, contundentemente, a Shafick Handal en primera vuelta. Quiero decirles algo que compartí con algunos allegados al día siguiente de la elección: – “no se sientan muy triunfalistas, miren que Shafick sacó más de 800,000 mil votos, el FMLN anda en algo…” Claro que así fue; paulatinamente, el FMLN no paró de crecer su caudal electoral; pero el poder hace ciegos a los más videntes, eso es así en política.

Tony llegó al poder, para asumirlo totalmente, el del Gobierno y el de Arena. Lo hizo de una forma inusual: dejó a un lado las formas y asumió “formalmente ambos”. Fue presidente de El Salvador y presidente de Arena. Tony mandó, con todas las letras que tiene en su vocablo la palabra PODER. Hizo un COENA a su medida, con sus cercanos; tomó sus decisiones; le reconoció a los areneros su estatus; y lo que parecía imposible: se enemistó con los “popies” al tratar de impulsar una tenue reforma tributaria, pero sobre todo, al demostrarles que quien mandaba era él y no ellos. “Su inclinación por lo social” fue una puñalada trapera para la visión de los “popies” y sus intereses. Pero ese poder ejercido de esa forma, lo llevó a cometer su peor error: La elección de Rodrigo Ávila.

Yo soy amigo de Tony, y lo seré durante toda mi vida si es que no se enoja después de leer este extenso artículo. Él fue víctima de su propio tejido del poder. Sus amigos vieron más por sus interese políticos que hacia el futuro. Tony es un hombre inteligente, valiente y audaz; por eso dilató lo más que pudo su decisión de quién sería su sucesor. Tony no era un Arenero tradicional, por lo que distaba mucho de los ritos y costumbres partidarias. Hizo cosas diferentes, buenas para el avance social del país, pero se dejó “enroscar”; tuvo un pequeño grupo de amigos a los que les dio la inmensidad de su poder-“los periquitos”, así fueron llamados por un gran Señor, a quién aprecio de sobremanera. En el círculo cercano del Presidente hubo menos personas que los dedos de mi mano derecha. Uno de ellos lo haría cometer su mayor error. Tony paseó a los “presidenciables”: René Figueroa, Francisco Laínez, Cesar Funes, Luis Mario Rodríguez y Rodrigo Ávila. La Pica Escobar y Jorge Nieto nunca fueron reales candidatos del Presidente; ellos aspiraban, pero no estaban en su radar. Me atrevo a decir que su candidato inicial fue Cesar Daniel Funes, pero no sé por qué razón declinó o no aceptó, hubiese sido un excelente candidato y carta ganadora. Al no aceptar Cesar, todo apuntaba a su brillante Canciller y Tony así lo entendió. Pancho Laínez gozaba del afecto y cariño del partido, de la estructura, tenía los títulos académicos y era, desde mi punto de vista, la mejor carta. Sin lugar a dudas, con Laínez de candidato, Mauricio Funes no hubiese sido Presidente de El Salvador. Pero allí estuvo el error, entre ceja y ceja, silenciosamente, Elmer Charlaix movió toda piedra posible sobre la tierra para convencer y hacerle creer al Presidente que Rodrigo Ávila era la carta indicada. El Presidente tomó la peor decisión de su vida, se decantó por el ex director de la Policía Nacional Civil, Rodrigo Ávila. Ahora les comento que voté por él, por Rodrigo Ávila, pero Rodrigo era el peor candidato para derrotar a Mauricio Funes. Tony Saca mandaba en Arena, mandaba en el COENA y tomó la decisión. Desde esa elección me juré a mí mismo y ante Dios, que nunca votaría por cualquier cosa que me propusiera mi partido. Cosa que cumplí, pues 5 años después le negué mi voto a Norman Quijano.

Quiero detenerme, brevemente, en un aspecto de los “popies” en esta coyuntura. Ellos, previamente, destruyeron la idea original de Tony: la candidatura de su amigo, compadre y casi hermano, René Figueroa, Ministro de Justicia y Seguridad Pública de aquel entonces. El asunto es que René anuncia su candidatura, pero luego de una reunión con un selecto grupo de los “popies”, la retira; lo que dio paso al proceso que describo en el párrafo anterior. Quiero dejar claro que ellos NO apoyaron la candidatura de Rodrigo Ávila; es más, hicieron todo lo que estuvo a su alcance para que no ganara, para enviarle el mensaje a Tony de que quienes mandaban en el país eran ellos, los “popies”. Por esto, hablar de traiciones es como el burro hablando de orejas; en esa elección yo voté por Rodrigo Ávila, pero ellos y sus familias no fueron a votar. Esto lo pude comprobar al revisar el padrón electoral que queda como evidencia después de las elecciones, en donde me tomé la tarea de estudiar este caso: de 200 personas que seleccioné (los popies y sus familiares) y su círculo cercano, no fue a votar el 82%, pedí los padrones y revisé si estaba su firma en ellos… ¡SORPRESA!… no fueron a votar. Yo no sé qué hace una persona como Rodrigo Ávila, sirviéndole a sus intereses. Es por falta de dignidad o por falta de cerebro; solamente una de las dos vías es posible. Hermano lector, pero sobre todo hermano arenero de verdad: “los popies no son leales con Arena, solo son leales al dinero y a sus intereses”.

Pero no divaguemos más. Tony Saca mandó por cinco años en Arena, del 1ro de Junio del 2004 al 31 de Mayo del 2009. Al día siguiente, con la derrota electoral, terminó su poder dentro de Arena. Entonces viene la gran oportunidad de Cristiani: Rodrigo Ávila le entrega la Presidencia del COENA, le entrega las llaves del poder de Arena, y él comienza a configurar su poder; con obstáculos, como la intención de Paco Flores de retomar el poder del partido, con un acuerdo de paz con los Calderón, lo que desemboca en la candidatura de Norman Quijano. Cristiani asume el poder total de Arena a través de una única vía: El financiamiento de Arena. Crea un círculo formado por Kriete, Sagrera, Poma, Calleja y compañía. Ellos solo dan el dinero si Freddy está allí, y su condición primaria: ¡FUERA TONY SACA! Freddy Cristiani acepta y de allí en adelante, Arena S.A. de C.V. pasa a ser propiedad de los “popies”. No engaña a nadie Freddy cuando pone al Gerente General de la DIDEA de los Poma, al frente de Arena; cuando impulsan como vocero del COENA, a Neto Muyshondt; cuando Celina Ávila, cobra los réditos que Rodrigo hizo al entregarle Arena; cuando Oscar Santamaría, eterno acompañante de Freddy en sus equipos, está en el COENA; donde el resto son comparsa y empleados; donde la bancada, va siendo sustituida por los Johnny Wright, los Velázquez Parker, o los empleados de Bobby, como Juan Valiente de Agrisal. La planilla que se presentará a la Asamblea General de Arena es la planilla de los “popies”, la planilla de ellos, la de sus intereses, la que desde ya, comienza a tener a un “pura sangre” de ellos, como futuro candidato. Miren esta semana a Carly Calleja en las primeras planas. Le digo Carly a Carlitos Calleja, porque un día de estos se molestó Fernandito Poma porque le llamé Carlitos y le prometí que de aquí en adelante les llamaría Carly y Ferny, para no quitarles caché y desentonarlos con Freddy, Archie, Bobby, Ricky, Dicky, Koky y tantos pajaritos con “y”. Creo que la única disyuntiva que tienen, es quién acompañará a Carly Calleja, si uno igual como Ferny Poma, o la fórmula será mixta, uno externo a Arena y un nuevo interno, como Neto Muyshondt; lo que me pone en un gran dilema al señalar que la próxima fórmula presidencial de Arena podría ser Carly y Nety, digo… o Ernie, para no perder el caché de los diminutivos. Quienes mandan ahora en Arena son “los popies”.

 Para no desentonar……reciban un cordial saludo de Wally!!

Publicado en Política | 6 comentarios

LA SENSIBILIDAD SOCIAL DE LA FUTURA FORMULA PRESIDENCIAL DE ARENA 2019, CALLEJA-POMA (hipótesis)

El derecho a ser elegido y a elegir, es un derecho fundamental de la sociedad democrática salvadoreña. Todos tenemos derecho a ese privilegio y a esa responsabilidad; por lo tanto, la posibilidad de que Carlos Calleja @jccalleja y Fernando Poma @fernandopoma se conviertan en la futura fórmula presidencial de Arena para las elecciones del 2019, no nos molesta, ni nos afecta, es simplemente una posibilidad fáctica. Ésta se basa en el evidente y técnicamente preparado esfuerzo de algunos medios de comunicación y del despliegue y activismo de ellos mismos en redes sociales, tratando de generar una sensación que se denomina en publicidad: “instalación de imagen positiva”. La respuesta sobre si es cierta o falsa esa posibilidad, la tienen ellos mismos. Es importante que los futuros aspirantes comiencen a demostrar que pueden ser distintos, transparentes y sinceros. Así que, en honor a la verdad, son Carlos y Fernando los que deben de contestar si existe al menos esa posibilidad y así permitir, desde ya, una fiscalización de sus acciones y entornos de parte de la ciudadanía, de los partidos políticos, y de todo aquel salvadoreño que tiene interés en saber todo sobre sus gobernantes. Carlos y Fernando, la derecha nueva del país les plantea la pregunta directamente: ¿Existe la posibilidad de que ustedes puedan ser la fórmula presidencial de Arena en el 2019 o al menos que uno de ustedes forme parte de ella? La respuesta está en cada uno de ustedes, tienen la palabra.

De obtener una respuesta positiva por parte de ustedes o de alguno de los dos, quisiéramos hacerles una serie de planteamientos de vital importancia para el país. Necesitamos una fórmula presidencial con sensibilidad social, una fórmula que despeje una serie de interrogantes que flotan en el ambiente ciudadano. Para hablar de esto en El Salvador, hay que tener valor; eso no nos hace falta en derechanueva.com y queremos trasladar ciertos señalamientos que ondean en el ambiente social salvadoreño: ¿Será sensibilidad social cuando al pequeño productor le exigen entregar “docenas de 16” en algunos supermercados? ¿Será sensibilidad social del supermercado cuando al pequeño empresario le retrasan 3 meses su pago con notas de crédito y quedan? ¿Será sensibilidad social cobrarle un porcentaje de la venta de su producto, al pequeño productor, para pagar la publicidad del propio supermercado? ¿Será sensibilidad social exigirle al pequeño empresario de productos perecederos el pago de un “seguro” en un supermercado? ¿Será sensibilidad social que un supermercado le cobre a un empleado por “quebrar accidentalmente” un producto, quitándole lo que tanto le cuesta ganar de sus estrechos salarios? Si sobre estas quejas quieren evidencia, pueden entrar a la página de Facebook llamada “EXPATS IN EL SALVADOR”.

Es necesario, para cualquier futura fórmula presidencial, que se disipen una serie de dudas, como por ejemplo: la erradicación de prácticas monopólicas y de ventajas adquiridas para los proyectos de urbanización- que las carreteras no se hagan o diseñen sobre las propiedades de las grandes empresas urbanizadoras; que los funcionarios de obras públicas, encargados de la “obra pública”, no tengan nada que ver con las grandes empresas urbanizadoras; que las prácticas oligopólicas en los mercados, como los de la venta de automotores, no vuelvan a las prácticas proteccionistas y que los impuestos de importación de vehículos y repuestos bajen sustancialmente, a efecto de que estos bienes le sean más baratos a la gente. Es necesario que la sensibilidad social se demuestre dando participación de las ganancias de las empresas a los trabajadores. Es necesario que la sensibilidad se demuestre pagando impuestos para el desarrollo social del país.

Carlos y Fernando, quiero contarles un par de iniciativas que vamos a impulsar desde aquí, desde “derechanueva.com”. En primer lugar, vamos a presentar una reforma para que el Presidente y Vicepresidente de la República no puedan tener ningún tipo de negocio con el Gobierno, haciendo extensiva esta prohibición para los familiares de éstos hasta el quinto grado de consanguineidad y de cuarto de afinidad; que sea suficiente, para aplicar esta prohibición, que los dos principales funcionarios de la nación y sus familiares formen parte de las juntas directivas o sean accionistas de las empresas, para caer en la prohibición de no poder hacer negocios con el Gobierno. Esperamos que esta reforma fundamental goce de su apoyo. La declaración de patrimonio de los que se inscriban como candidatos a la Presidencia de la República debe de hacerse como candidatos y ser pública, incluyendo la del cónyuge, padres, hijos y hermanos de los candidatos. Solo así sabremos que la futura familia presidencial no se hizo rica con el ejercicio de la presidencia. Esperamos contar con su apoyo para esta reforma, también.

Creo, Carlos y Fernando, que ya es tiempo de sincerar la política nacional; por lo que hay que entender que ser Presidente o Vicepresidente de la República es una responsabilidad administrativa de primer nivel, que el cargo a presidente no puede estar reservado a los más pudientes o ricos del país, que tiene que ser posible que el único requisito para serlo sea la “capacidad de administrar gobierno, política y democracia”, sin obviar los requisitos que manda la Constitución de la República. En ese sentido, hay que pagarle al Presidente de la República un salario adecuado a la tarea (algunos proponen un Salario entre los $100,000 y los $150,000), para que no tenga la necesidad de robar, que al salir de esa superior tarea, su vida y la de su familia sean totalmente dignas; que tengan derecho, por ley, a seguridad y una pensión vitalicia. Así, un presidente tendrá la oportunidad de concentrarse absolutamente en hacer las cosas bien; serán los $10, 000,000 millones, aproximadamente, mejor invertidos cada 5 años, por el país. En un siglo, solo pueden ser presidentes 20 personas en El Salvador. Veinte personas que tendrán la posibilidad de hacer avanzar nuestro país y a los más de 8 millones de sus habitantes. Un presidente que no tenga que pensar en su futuro y el de su familia, porque al salir lo tiene ya garantizado, tendrá la posibilidad de ejercer la mano dura real contra la corrupción. Hay que pensar bien esta propuesta. A la par, hay que cerrar todas las posibilidades de que un presidente pueda robar; en el caso de que lo comprobemos, que la pena y el castigo sean ejemplarizantes: 35 años de prisión sin derecho a conmutaciones o libertad condicional y en un penal común.

Carlos y Fernando, si aspiran a ser la fórmula presidencial de Arena, de ese partido que fue mi esperanza por más de 32 años, háganlo bien. Democraticen Arena, que tenga un sistema de financiamiento que no permita que nadie lo controle por esa vía. Sé que padres y hermanos suyos son de los financistas más grandes de Arena, ahórrenles esos dólares y hagan las cosas bien. Creen un sistema de afiliación real en Arena: amplio, donde cada miembro del partido tenga el derecho a elegir a sus autoridades (COENA y direcciones de todo nivel); bajo el precepto de que “todo arenero es un voto con igual peso”; que su forma de llegar a la fórmula presidencial sea la democracia directa, la que requiere de voto universal, secreto y directo. Entre más areneros los elijan, en caso de serlo, más legítima será su candidatura, más legítima su posibilidad de ser legítimos al ganar. Carlos y Fernando, las cosas se pueden hacer bien.

Si no aspiran a ser la fórmula presidencial de Arena, basta decirlo, no pasa nada, de lo contrario lean con mucha atención este artículo de derechanueva.com.

 

P.D. No es bueno, Carlos y Fernando, hacer publicidad de la obras de las fundaciones. La sensibilidad social es inherente al cristianismo. La verdadera caridad se le ofrece a Dios, no al público.

Publicado en Política | 5 comentarios